Menú Portada
Con el anuncio de abandono de Belén Esteban, parece que se ha abierto la veda

Los secretos mejor guardados de su vida entre los colaboradores de “Sálvame”

Abril 9, 2013
pq_929_salvame-diario.jpg

Pasado viernes 5. Programa, “Sálvame de Luxe”. Jorge Javier Vázquez entrevista por enésima vez a Belén Esteban. Ella comparece como siempre pero nadie se explica para qué. Y como no es ingenua, ante las preguntas de sus supuestos compañeros, arremete –como siempre-, contra el/la que se pone enfrente. A raíz del robo que sufrió en su domicilio vuelve a convertirse en carne de plató. Parece que ya no quiere que se no entrometan en su vida privada. Y así fue. 

Y pese a todo lo que a ustedes le hagan creer, todo había sido un montaje hasta ese día en el que Belén Esteban se sintió despreciada, menospreciada… Y saltaron a relucir los “muertos” que todos llevamos en el armario. Todos los colaboradores responden a un guion que les reporta un pingüe beneficio y por el que están dispuestos a “matar”. Pero ese viernes por la noche tuvo algo de especial. Y como quiera, que al margen de ese guion, ellos se comentan sus desgracias, pues, a medias, Belén Esteban puso las cartas sobre el plató…

El primero, Kiko Matamoros, personaje singular y agresivo. Belén le venció con la palabra, mientras él argumentaba que ella carecía del sentido del humor. Sin mencionar a Makoke, sí que le espetó que mejor estaría callado. Y, pese al maquillaje, Matamoros empalideció. Y eso que no contó cuando fue retenido con ese Porsche Cayyane blanco en compañía de una mujer a las cinco de la madrugada por la Policía Municipal. Y alguna que otra cuestión judicial pendiente.

La siguiente, Lidia Lozano que se ha “forrado” a costa de hablar de la familia y del matrimonio de Belén Esteban. Ahora, cuando la ex co-presentadora de “Sálvame” la inquirió o sugirió que quizás los mismos problemas sentimentales que ella tuvo con Fran los habría o sufre con su pareja, más conocido por Charly, Lozano recurrió al fácil recurso del lloro, del lamento, de la compasión. Y en ese momento Belén Esteban tiró la toalla.  

Y en medio de todo este berenjenal televisivo, la actitud conciliadora de Mila Ximénez, Kiko Hernández y María Patiño que son, sin duda, quienes más saben de los secretos de la vida privada de sus compañeros. ¿Y saben por qué? Porque son fieles a sus fuentes. Y a sus compañeros. Entre otros a Jorge Javier Vázquez que, el pasado lunes, sin sujetarse a guion despreciaba a Belén Esteban con un, más o menos, “ya no está en condiciones. Debe ser su familia la que tome cartas en el asunto”. JJV, ¿por qué no decías esto cuando sabías hace meses que tampoco lo estaba? La pela, la pela.

Pero nos dicen que ella, pese a todo, jamás contará nada. Quizás a Belén Esteban le pierdan las formas, pero no el fondo. Y sin ella, “Sálvame” ya no será el mismo.