Menú Portada

Los Ruiz Mateos se oponen tajantemente a la exhumación del cadáver del fundador de Rumasa para realizar las pruebas de filiación de ADN en el caso de su hija secreta

Diciembre 1, 2016
hija-ruizma

La familia Ruiz Mateos ha hecho constar ante el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) su total oposición a que se lleve a efecto la exhumación del cadáver del difunto José Maria Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada a fin de extraer pruebas de ADN y que sean remitidas al Instituto Nacional de Toxicología con el fin de contrastarse con el ADN de Adela Montes de Oca, conocida como Adelita, supuesta hija secreta del fundador de Rumasa, quien ya se realizó estas pruebas de ADN hace meses.

En el escrito, que obra en poder de Extraconfidencial.com y que hoy reproducimos, los hijos de  Ruiz Mateos (Zoilo, Álvaro, Pablo, Alfonso, José María y Javier Ruiz Mateos Rivero), a quienes también se les solicita su filiación de ADN,  se niegan tajantemente a la exhumación del cadáver de su padre. “En vida, Don José María, el originario demandado, de haber sido requerido para someterse a la práctica de la prueba biológica, hubiera podido ejercer su derecho a consentir, o negar, la práctica de la prueba. Si en vida tenía ese derecho (que no llegó a ejercitar pues no fue requerido al efecto), no es legítimo que, muerto, cuando ya no es posible obtener su consentimiento, pueda tomarse, al margen de su voluntad, la decisión de exhumar su cadáver para someterlo a una prueba biológica que, en vida, pudo negar”, afirman en su escrito.

Además, la defensa de los Ruiz Mateos indica que para actuar sobre el cadáver del fundador de Rumasa hay que contar, “cuando menos”, con el consentimiento de su esposa  e hijos, que niegan tajantemente dicho permiso.

La Fiscalía está acuerdo con la exhumación

Por su parte, la Fiscalía adscrita al Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), que lleva el caso por la demanda de paternidad sobre el ya fallecido empresario José María Ruiz Mateos, indica que sí  “procede acordar lo solicitado, debiendo acordarse, en consecuencia su admisión y práctica, habida cuenta que lo es en el seno de un proceso civil sobre filiación, en el que se investiga una acción de investigación de la paternidad (…) Por ello, dado que con la demanda inicial se aportó un principio de prueba, conforme dispone el artículo 767.1 LEC, la admisión y práctica de la  prueba pericial biológica que conlleva la exhumación del cadáver, se considera proporcionada y adecuada para el esclarecimiento de la filiación objeto de la demanda”. La prueba de la exhumación del cadáver del fundador de Rumasa fue admitida ya en su día a trámite por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), pero nunca se realizó.

Según los Ruiz Mateos, la supuesta hija secreta de su padre, “tuvo muchos años para haber ejercido la acción, haber propuesto prueba biológica, haber instado el requerimiento de práctica de esta prueba respecto de la persona a quién atribuía la supuesta paternidad. En vez de actuar con diligencia (en la hipótesis, polémica, de ser cierta su versión de los presuntos hechos), la hoy actora ha actuado con una pasividad extrema a lo largo de casi 23 años y ha esperado la inminencia del fallecimiento del inicial demandado para formular su pretensión”.

La supuesta hija número 14

Adelita, de nacionalidad estadounidense, nacida el 11 de junio de 1991, es fruto de la supuesta relación mantenida por el empresario jerezano con la mexicana Patricia Montes de Oca, con la que el propietario de Rumasa mantuvo una presunta relación extramatrimonial a comienzos de la década de los noventa. Se trata de una supuesta relación que Ruiz Mateos mantuvo fuera de su matrimonio -de toda la vida- con la también jerezana Teresa Rivero.

Adela María Montes de Oca sería la supuesta hija número 14 del ex propietario del Rayo Vallecano y dueño de Rumasa, José María Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada, quien falleció el 7 de septiembre de 2015. Los restos de Ruiz Mateos hoy permanecen en la Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de la O de Rota, en cuyo columbario está enterrado junto a sus padres y hermanos. Tanto la chica, como su madre, tienen actualmente residencia en la ciudad americana de Chicago. Allí la joven trabaja en el departamento de Marketing del canal de televisión hispano Univisión.

Los Ruiz Mateos hablan incluso del afán publicitario para dar cobertura a esta noticia y en su escrito citan los reportajes de investigación de Extraconfidencial.com, como si fueran filtrados por la abogada de Adelita. “Este afán publicitario puede alcanzar cotas inasumibles, en términos de normalidad procesal, en caso de atenderse su petición de exhumación del cadáver del inicial demandado… La exhumación del cadáver, dada la conducta de la parte actora, realizando constantes declaraciones públicas y filtraciones del proceso, constituiría un acto de previsible publicitación… y digo previsible porque, sin haber sido dictada resolución judicial, ya ha sido publicitada, como actual, una inexistente decisión judicial”.

Esta decisión judicial final tiene que tomarse por la titular Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en los próximos días, ya que la vista oral ya tiene fecha para su realización: el 31 de enero de 2017.

Los hijos también se niegan a la prueba de ADN

También al estar personados en la causa los hijos del empresario jerezano, Zoilo, Álvaro, Pablo, Alfonso, José María y Javier Ruiz Mateos Rivero, se niegan a su vez a someterse a la practica de prueba biológica que se les solicita para su filiación de ADN ante el Instituto Nacional de Toxicología.

Tanto Adelita como su madre confían plenamente en la prueba de ADN para que se sepa toda la verdad. La defensa de Adela Montes de Oca, que lleva la abogada Teresa Bueyes, “considera muy relevante la realización de esta prueba. Definitiva para acreditar la filiación de mi representada”.

Este procedimiento contra el fallecido Ruiz Mateos y su familia, por reclamación de filiación paterna extramatrimonial, marcado con el número 201/2014, lleva ya dos años en los Tribunales, con tres juezas diferentes en la instrucción, y todavía no se ha proveído ninguna prueba mientras que el juicio ya tiene fecha para el próximo día 31 de enero.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

 @jlgaliacho