Menú Portada
A pesar de la enorme sobreoferta que tardará cuatro o cinco años en absorberse

Los promotores se niegan a bajar precios para vender más

Julio 28, 2008

En un ejercicio de soberbia los promotores inmobiliarios aseguran que el descenso de las compraventas no se traducirá en una caída de los precios de las viviendas nuevas, puesto que “ya han caído todo lo que tenían caer”.

pq_576_Fernando-Martin.jpg

Parece que la famosa ley de la oferta y la demanda no existe para los promotores inmobiliarios, y creyéndose aun en una posición fuerte se niegan a bajar precios, pero la realidad es otra. Las deudas acosan a las inmobiliarias, (a no ser que bancos como Banesto con Reyal Urbis salgan al rescate) pisos hay muchos y el que venda el primero se llevará una parte del pastel, y vender como hemos visto en los datos de ayer, se vende muy poco, un 34,3% menos según destacó ayer el Instituto Nacional de Estadística. Por el momento, el precio medio de la vivienda nueva en las capitales de provincia descendió un 1,2% en el primer semestre respecto a diciembre de 2007, según datos de Sociedad de Tasación (ST). Sin embargo, según la Asociación de Promotores y Constructores de España podría darse una caída de precios en el mercado de segunda mano a raíz de este frenazo de las transacciones. Según argumentó, los particulares son más reacios a rebajar los precios de sus inmuebles “porque perciben que éstos valen más”, por lo que podrían estar retrasando el ajuste que los promotores ya han llevado a cabo. ¿Cuándo? Es la pregunta de los consumidores. Todos hemos visto las subidas, las bajadas son más que mínimas aun así no es el único que piensa así. El presidente del Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Santiago Baena, aseguró que los precios de las viviendas ya han caído un 30% desde el inicio de la desaceleración del sector de la construcción y que el problema ahora es permitir el acceso de los compradores a los créditos. La solución muy fácil, que el Gobierno compre suelo y rescate a las constructoras y que Trichet baje tipos y a volver a llenar la panza.