Menú Portada
El acuerdo más probable tan sólo conllevaría flexibilizar plazos y reducir intereses

Los problemas de Grecia y su contagio a España: Una quita de su Deuda dispararía nuestra prima de riesgo

Enero 26, 2015

El programa de recompra de Deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) es el último as en la manga para cerrar satisfactoriamente con un acuerdo. Si Grecia sale de la zona euro perdería esta herramienta mientras que Europa tendría la solución más fácil, reforzarlo adquiriendo más Deuda

pq_929_iglesias-tsipras.jpg

No hubo sorpresa en Grecia. Syriza ganó las elecciones y formó Gobierno con el apoyo de un partido nacionalista de derechas, Griegos Independientes, con el que sólo coinciden en un punto: estar en contra de las políticas acordadas por el anterior gobierno griego con la Unión Europea. Con este arranque y después de basar toda su oposición y la campaña electoral en la “injusta” Deuda que ahoga a los griegos, ahora toca algo más difícil que ganar unas elecciones y es, ni más ni menos, que conseguir un acuerdo con sus socios europeos.

En este proceso habrá dos fechas importantes. Por un lado, a finales del próximo mes, coincidiendo con el vencimiento del plazo del programa de financiación de la Unión Europea para Grecia.  Con tan poco tiempo, lo más probable es que desde la UE actúen de “buena voluntad” y se busque alguna fórmula para extenderlo, 4 o 5 meses más. El tope estará a final de primavera, ya que desde el mes de junio Grecia concatena el vencimiento de bastantes emisiones de Deuda por unos 8.000 millones de euros y -con acuerdo o sin acuerdo-, llegado el verano, habrá que tomar decisiones muy importantes. Hasta esa fecha se verá una negociación dura, al menos en apariencia Las dos posturas son muy divergentes pero ambas buscarán el acuerdo, ya que de no lograrlo, ambas perderán.

Quita de Deuda

Syriza no va adoptará ninguna decisión unilateral, ni tampoco puede hacerlo. Intentará negociar con sus socios europeos y sus acreedores una quita de parte de su deuda  que según este partido “resulta imposible de pagar”. Frente a esta postura esta la de la mayoría de los países de la UE, especialmente países centrales como Alemania, su principal acreedor, que se opone rotundamente. Por ello, lo más probable es la solución intermedia basada en flexibilizar el calendario de pagos y reducir el tipo de interés.  Esta postura tiene un claro coste político para Syriza. Tendría que“vender” estos logros que nada tienen que ver con las promesas a su electorado, pero juega con la fuerza de haber casi conseguido la mayoría absoluta.

¿Por qué la quita griega es improbable? Esta decisión podría transmitir un mensaje que puede gustar poco a los inversores de Deuda de otros países periféricos como Portugal, España o Italia. Cualquier cambio político en países periféricos podría llevar a que otro país también  solicitara una quita de su propia deuda tomando como ejemplo el hipotético caso griego. Con ello se llevaría a un empeoramiento general de las condiciones de financiación de estos países, desembocando en una escalada de la prima de riesgo; es decir, si hay posibilidad de que pierda parte de su dinero, el inversor pedirá a cambio recibir más dinero (interés), por arriesgar sus fondos en estos países. Por todo ello, el rechazo a la quita, por mucho que se diga lo contrario, sería beneficioso para países como España ya que mantendría la prima de riesgo baja y con ello una financiación más barata.

La más que improbable salida de Grecia del euro

La posibilidad más remota en el escenario actual sería la salida de Grecia de la moneda única, un punto que ni Syriza ni la Unión Europea contemplan. Una salida de cualquier país miembro, por pequeño que sea, no deja de ser un punto de debilidad para la UE y su proyecto. En el otro lado, Grecia sin el Euro entraría en el caos económico con alta inflación (el dracma o cualquier moneda local perdería valor con respecto al euro u otras monedas de referencia), y con ello enormes problemas de financiación y fuga de capitales.

Pero también existe otro as en la manga que hace que esta posibilidad sea más remota. El anuncio por parte del Banco Central Europeo (BCE), del programa de compra de Deuda, que se iniciará en marzo, beneficia especialmente a países como el griego. Si Grecia se sale de la zona euro perdería esta herramienta mientras que Europa tendría la solución más fácil: reforzar el programa comprando más. Con todas estas posibilidades sobre el tablero, el acuerdo sin quita es la más plausible. Pero sólo en las próximas semanas veremos si lo más racional triunfa.

Meses decisivos para el futuro del país heleno con una ventaja para España: los ciudadanos tendremos oportunidad de comprobar hasta qué punto Syriza cumple sus promesas electorales y constatar Así la postura que adopta su hermano gemelo en nuestro país, Pablo Iglesias, por cierto más español que nunca.