Menú Portada

Los problemas de comScore pueden ir más allá de su investigación contable: Sus acciones han sido suspendidas de cotización en Bolsa y, tanto las cuentas como las adquisiciones de los últimos cuatro años, están en entredicho

Febrero 15, 2017
comscore

ComScore, la empresa norteamericana con sede en el Estado de Virginia (Estados Unidos), y especializada en la medición de audiencias de páginas webs y diarios digitales en España, entre otros medios, tiene un problema más que grave y el Mercado ya lo percibe así. El pasado lunes, 6 de febrero, sus acciones, que cotizaban en el índice tecnológico NASDAQ, se desplomaron un 28% tras el anuncio de la Compañía de que necesitaría un plazo de tiempo para reestructurar sus cuentas financieras, y cumplir todas las solicitudes de información exigidas por la SEC. Este organismo norteamericano, que como la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), española regula todas las empresas que cotizan en Bolsa, había dado como plazo máximo para presentar sus cuentas corregidas el próximo 23 de febrero. Tras conocerse la imposibilidad de presentar la información, llegó el peor de los escenarios para la empresa: el pasado miércoles 8 de febrero sus acciones fueron suspendidas de cotización en el NASDAQ.

La realidad se ha impuesto a muchos inversores tras una subida artificial que en las últimas semanas había llevado a la acción a un precio de 34 dólares, su máximo en 11 meses, antes del derrumbe del lunes. El último precio de las acciones antes de su suspensión de cotización fue de 23 dólares, casi tres veces menos que el máximo histórico de 65 dólares que alcanzó en 2015, cuando se desconocía su práctica desvelada en los últimos meses de engordar sus ingresos no monetarios y también algunas transacciones financieras.

 Accion comScore

Qué esconde comScore

A pesar de conceder a la empresa un plazo más que dilatado para cumplir con sus obligaciones de información, al no presentar sus cuentas anuales del 2015 y los Informes trimestrales subsecuentes, no ha quedado más remedio que suspender la cotización. Según palabras de la propia empresa, se ha “avanzado en la finalización del proceso de auditoría requerido” pero la “magnitud del trabajo, especialmente en el área de ingresos ha hecho imposible cumplir los plazos”. Estas frases intranquilizan enormemente, ya que queda claro que la práctica de inflar ingresos ha sido generalizada y no sólo en el ejercicio 2015, ya que se revisan todas las cuentas desde el año 2013 al 2016 tras como ya informó Extraconfidencial.com.

La sospecha más generalizada es que los máximos ejecutivos podrían haber manipulado los ingresos para así elevar el precio de las acciones de la Compañía y alcanzar los objetivos establecidos por la empresa para cobrar cuantiosos bonus económicos, pero no es el único posible motivo, y tampoco el que tiene más trascendencia.

Adquisiciones de empresas en entredicho

En el año 2015, con las acciones en máximos, y con un valor de 800 millones de dólares, comScore adquirió la empresa Rentrark Corporation con la intención de ganar peso frente al gigante de la medición de medios Nielsen, cuyas valoraciones son la base para las tarifas de publicidad de televisión en la mayor parte de los países del mundo, especialmente en Estados Unidos. Con la compra de Rentrak, comScore entró en el negocio de la medición de cine y televisión y lo hizo, no adquiriendo la citada sociedad mercantil con dinero, sino intercambiando acciones. En concreto, otorgó a los inversores de Rentrak un tercio de la propiedad de la entidad fusionada, unas acciones a precio inflado en el momento de la compra, tal y como queda ya claro, y suspendidas de cotización actualmente, imposibilitando su venta.

La compañía promete ahora que cumplirá con todas las presentaciones de información a la SEC y presentará la reformulación de sus cuentas en ¡el verano de 2017! Hasta que esto se produzca, tendrá a miles de accionistas atrapados, que no sólo han perdido buena parte de su inversión, sino que tampoco pueden ni siquiera venderlas. Y también una pérdida de credibilidad, que afecta a todas sus áreas de negocio y que, quizás, ni pueda recuperar nunca. Esta es la empresa que dice cuántas personas visitan las webs o ven una determinada película. Ver para creer.