Menú Portada
Le permitieron el acceso a un recinto restringido a pasajeros

Los privilegios de la concejala Botella: silbada, abucheada e insultada por los presentes

Octubre 21, 2007

Acompañada de su guardaespaldas, pasó a recoger a a su hija embarazada a la terminal de equipajes

pq__ANABOTELLA.jpg

Los presentes en la tristemente famosa T4 de Barajas no daban crédito, entre ellos algún ilustre personaje de la jet. De repente, la mayoría recuperó la tan denostada, por algunos, memoria histórica. Recordaron viejos tiempos y privilegios que se creían superados con la transición y la llegada de la democracia.
Eran las 14.45 horas de la tarde del pasado sábado. Los pasajeros procedentes desde distintos destinos se agolpaban, como casi siempre, en las cintas transportadoras dispuestas para recoger los equipajes. Interminables minutos con la angustia que Iberia o la compañía en cuestión no haya perdido las maletas. Los familiares, algo muy español, esperan fuera el retorno ansiado de sus familiares. Los servicios de seguridad impiden cualquier aproximación. Pero, sorpresa, aparece Ana Botella, concejala del Ayuntamiento de Madrid.


Acceso restringido menos para ella

Su hija, Ana Aznar Botella, suponemos que procedente de Londres, su residencia habitual -¿por qué no vivirá en España?-, aterriza en Madrid, en la T4, en pleno embarazo acompañada de sus dos hijos. Para la indignación, y de nuevo sorpresa, de los presentes, las fuerzas de seguridad le permiten el acceso, junto a sus guardaespaldas, a la terminal donde se depositan los equipajes.
La indignación fue en aumento para el sonrojo de la compañía de seguridad, y también de la Guardia Civil, que custodia las instalaciones. “¿Para que tantas medidas de seguridad?. ¿Qué tiene ella que no tengamos nosotros?. Fuera, fuera…” Son algunas de las frases con las que los airados ciudadanos se desfogaron. Impasible el ademán. Ana madre y Ana hija salieron de la T4 sin pestañear. “Cara dura” y “jeta” fueron algunos de los adjetivos que desde aquí nos atrevemos a reproducir.


Próspero embarazo

Incluso, aseguran, que alguien osó a grabar el momento y, apresuradas, las fuerzas de seguridad lo evitaron. Pronto veremos las imágenes. Tan sólo un apunte final: alguien le espetó a Ana Aznar que gracias a las medidas de José Luis Rodríguez Zapatero podrá embolsarse los 2.500 euros de rigor cuando dé a luz. Enhorabuena.