Menú Portada
Los diez hijos vivos del difunto, primos y compañeros inseparables del rey don Juan Carlos durante sus años de infancia y de juventud en Estoril

Los príncipes de Orleans continúan su batalla legal por la herencia del conde de París

Mayo 19, 2013

Los 150 objetos personales de Diana de Gales expuestos en su Museo, y que han producido más de un millón de libras esterlinas para instituciones caritativas, tendrán que ser ahora reintegrados a sus hijos los populares príncipes Guillermo y Harry que podrán tener libre disposición de ellos

pq_931_Helene-de-Orleans.JPG

Mientras en España distintos miembros de la familia real se ven expuestos a situaciones muy desagradables en las que son increpados por personas de a pie (la última doña Elena en las Fiestas de San Isidro), y la princesa de Asturias solicita valientemente verdad en el eufemístico lenguaje político, en los Tribunales de París los príncipes de Orleans batallan por los restos de la herencia de su padre, el difunto conde de París. En el marco de una batalla judicial interminable, el jueves pasado el príncipe Jacques de Orleans y su hermana la princesa Hélène, que se consideran particularmente lesionados en el reparto de la en otro tiempo inmensa fortuna de su padre el conde de París, reclamaron ante la cámara segunda del Tribunal Civil de París a la Fundación San Luis la devolución de bienes históricos de la casa real de Francia entre los que se encuentran el magnífico castillo de Amboise, el castillo de Bourbon l’Archambault, la capilla real de Dreux, retratos, acuarelas, servicios de porcelana de Sèvres, y hasta algunos dibujos salidos de la mano del mítico rey Luis XIV a los 7 años de edad.

Un proceso judicial comenzado en 2001 y en el que los abogados de los príncipes piden la aplicación de la estricta ley republicana por considerar que el 75% del patrimonio entregado por el conde de París a la fundación San Luis daña los intereses de sus hijos, afirmando: “El conde de París que consideraba que tras su fallecimiento ya nada importaba, quiso dilapidar toda su fortuna y aquello que no pudo gastar lo donó a la Fundación desheredando a sus hijos”. Ciertamente ese era el ánimo del fallecido Henry de Orleans que antes de morir confió a una de sus cinco hijas: “Yo no os dejaré sino el odio”. Palabras proféticas porque desde entonces nunca ha habido entendimiento sino confrontación entre los diez hijos vivos del difunto, todos ellos primos y compañeros inseparables del rey don Juan Carlos durante sus años de infancia y de juventud en Estoril.

¿Asistirán los príncipes de Asturias a la boda de Magdalena de Suecia?

Más entretenidos están en Suecia, donde todos los ojos están puestos en la próxima boda real una vez concluido el viaje oficial de los reyes Carlos Gustavo y Silvia por los Estados Unidos, país natal de su futuro yerno Chris O’Neill. Aunque el palacio de la Zarzuela continúa sin pronunciarse sobre quien representará a la familia real española en la boda de Magdalena de Suecia, ya han confirmado su asistencia los príncipes herederos de Dinamarca, el príncipe Joaquín de Dinamarca y su esposa Marie, la princesa Benedicta de Dinamarca (madrina de la novia), los príncipes herederos de Noruega con la princesa Marta Luisa y su esposo Ari Behn, y los condes de Wessex representando a Inglaterra.

No se descarta la asistencia de los nuevos reyes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda, se espera a los príncipes herederos o incluso hasta a los reyes de Bélgica, y aún quedan en la duda Alberto y Charlene de Mónaco. Si se sabe ya que el futuro marido de la princesa, que ha decidido mantener su nacionalidad norteamericana, no llevará como consorte los títulos de su esposa de duquesa de Hälsingland y de Gästrikland. Entre tanto, desde Belgrado llegan noticias de la repatriación el miércoles pasado de los restos del príncipe Andrej de Yugoslavia, la última antes del gran funeral de estado que su sobrino el príncipe Alejandro de Serbia presidirá el próximo 26 de mayo.

Beneficios para los hijos de la princesa Diana de Gales

Y en Gran Bretaña el conde de Spencer ya ha anunciado que el Museo dedicado a su hermana, la difunta princesa de Gales, y ubicado en su gran propiedad familiar de Althorp, será definitivamente cerrado en agosto de 2014. En cumplimiento de los deseos de la princesa Diana los 150 objetos personales allí expuestos, que en estos años han producido más de un millón de libras esterlinas para instituciones caritativas, tendrán que ser ahora reintegrados a sus hijos los populares príncipes Guillermo y Harry que podrán tener libre disposición de ellos.

Pero también es noticia una entrevista de la princesa Astrid de Bélgica para el programa “De Zevende Dag” de la cadena de televisión flamenca VRT, que ha despertado una gran polémica y una fuerte avalancha de críticas. Una entrevista que algunos han calificado de lamentable por la pobre capacidad de expresión en lengua flamenca de la princesa, que se mostró fuertemente insegura y declamando cada una de las palabras y de las frases de sus respuestas haciendo largas pausas mientras miraba a la cámara con desasosiego. No han faltado por tanto las comparaciones con el excelente conocimiento del holandés de la reina Máxima de Holanda, en el caso de una monarquía como la belga que pasa por momentos de escasa popularidad especialmente entre las regiones flamencas del país.       

Ricardo Mateos