Menú Portada
Interior frena un plan para reducir a la mitad el centenar de agentes en el extranjero

Los policías destinados en el exterior mantienen los 8.000 euros de sueldo mensual de media a pesar de los recortes

Octubre 31, 2013

Esa cifra puede alcanzar los 17.000 euros en destinos como Moscú
Recientemente, dos de los cuatro comisarios responsables de Unidades en la Comisaría General de Información de la Policía han dejado sus puestos de forma temprana
Los aspirantes a dejar España han crecido y en los últimos tiempos, comisarios destinados en relevantes unidades han dejado sus puestos de forma temprana para trabajar a miles de kilómetros durante al menos tres años

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Los recortes presupuestarios no han afectado a la partida para los policías y guardias civiles que son destinados en las embajadas españolas en el exterior. Un consejero de Interior, responsable del equipo de agentes en una Embajada, sigue cobrando 8.000 euros mensuales de media. Esa cifra puede alcanzar los 17.000 en destinos como Moscú. En plena crisis económica, los aspirantes a dejar España han crecido y en los últimos tiempos, comisarios destinados en relevantes unidades han dejado sus puestos de forma temprana para trabajar a miles de kilómetros durante al menos tres años.

Es el caso de dos de los cuatro comisarios responsables de unidades en la Comisaría General de Información de la Policía. Uno de ellos ha sido destinado a Venezuela y el otro a Pakistán. En contra de lo previsible, el mando que se encargaba de la lucha contra el terrorismo islamista ha sido destinado a Caracas, mientras que el jefe de la Unidad Central de Inteligencia ha viajado a Islamabad. Con el cambio de Gobierno en 2012 y el nombramiento de Enrique Barón al frente de la estructura antiterrorista de la Policía, ambos habían sido elegidos para desempeñar relevantes funciones en la Comisaría General de Información. Por tanto, apenas han cumplido un año y medio en el cargo antes de solicitar puesto en una embajada. Venezuela y Pakistán son considerados puntos de interés para la seguridad interior española.

Salario fruto de cálculo matemático

Los sueldos de los agentes en el exterior son fruto de un cálculo matemático. Se realizan a través de una orden comunicada del Ministerio de Hacienda que incluye en la ecuación el sueldo del policía o el guardia civil en España y el nivel de vida del país al que es destinado. Aquellos agentes que viven fuera de la Embajada tienen un complemento.

En cualquier caso, el destino en el extranjero suele ser considerado un premio dentro de las Fuerzas de Seguridad, mayor cuanta más alta es la retribución que conlleva. En consecuencia, las designaciones han sido con frecuencia objeto de polémica y de crítica por los sindicatos policiales. Ocurrió cuando el comisario Vicente Cuesta fue enviado a Cuba después de haber estado destinado en el Palacio de La Moncloa. El Sindicato Unificado de Policía consideraba que otros policías reunían más méritos que Cuesta y que la elección de éste para trabajar en La Habana respondía a su amistad con el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, leonés como él. Algo similar ocurrió con Telesforo Rubio, que tras ser destituido como primer comisario general de Información de la ‘era Zapatero’ fue destinado a la Embajada en Moscú.

Recorte suspendido.

Los recortes presupuestarios motivaron que el Ministerio del Interior diseñara el pasado año un plan para reducir su despliegue de policías y guardias civiles en el extranjero que nunca se llegó a hacer público. El centenar de agentes destinados en las embajadas se quedaría en casi la mitad con el consiguiente ahorro en unos sueldos que son los más elevados a los que puede aspirar un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los afectados recibieron durante el verano de 2012 una carta en la que se les informaba de que su puesto iba a ser suprimido y que deberían regresar a España en un plazo de tres meses. Pues bien, tras varias dilaciones en la ejecución del plan, recibieron otra comunicación ratificando su destino. Fuentes del Ministerio aseguran que se ha preferido recortar de otras partidas y mantener el despliegue de agentes dedicado a combatir fuera de las fronteras españolas el terrorismo, el crimen organizado o las mafias de la inmigración.

El anterior secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, solicitó varios informes para conocer qué partidas presupuestarias podían ser reducidas debido a la crisis. Uno de los planes que recibió hablaba del despliegue exterior. El plan, ahora aplazado sin fecha, permitía ahorrar “millones de euros”, según las citadas fuentes. Ignacio Ulloa dejó el puesto –fórmula elegida para explicar un cese decidido por Fernández Díaz– y el plan se paralizó. Su sucesor, Francisco Martínez, ha considerado que ese recorte puede obtener de otras partidas y que el despliegue en el exterior es demasiado relevante como para acometer ahora una reducción del mismo. En la mayoría de los casos se trataba de suprimir la figura del Agregado de Interior y dejar en la embajada al Consejero, máximo representante del Ministerio en las delegaciones extranjeras.

Pedro Agueda