Menú Portada
Más de 12 años de media para poner en marcha un PGOU en Andalucía

Los Planes Urbanisticos de Chaves tardan más en elaborarse que en entrar en vigor

Diciembre 28, 2009

Han pasado casi siete años desde que entró en vigor la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, y la burocracia ha llevado a que la mayoría de los ayuntamientos no hayan logrado elaborar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana adaptado a la normativa. Mientras que el plazo para elaborarlo era de cuatro años, la media en Andalucía es tres veces más, doce años y tres meses.

pq_919_Chaves.jpg

Los datos hablan por si solos,  el tiempo medio que tardan los ayuntamientos en aprobar la revisión de sus planes generales se sitúa, como mínimo, en 12 años y 3 meses. De manera que los planes generales de urbanismo están más tiempo redactándose y revisándose, que en ejecución

Este lapso de tiempo es la suma del que transcurre desde la entrada en vigor del plan y el acuerdo, adoptado por las Entidades locales para iniciar su revisión, que se sitúa en ocho años y cuatro meses y casi otros cuatro años hasta que adoptan el acuerdo final.

El resultado es que transcurridos más de 6 años desde que entró en vigor la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, el 20 de enero de 2003, la inmensa mayoría de los ayuntamientos no han logrado elaborar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana adaptado a la normativa, pese a que ésta fijó un plazo de cuatro años para ello.

Una de las consecuencias de este laborioso procedimiento y de los retrasos en la tramitación es que los planes de ordenación urbana son obsoletos. La mitad de los planes en vigor tienen entre nueve y 18 años, y más de una cuarta parte, el 27%, supera los 18 años.

La misma Junta obstáculo en la aprobación

La propia burocracia de la Junta de Andalucía es uno de los principales causantes de estos retrasos. La propia Cámara de Cuentas recomienda reformar la legislación “con la finalidad de que no se dilaten en exceso los procedimientos”. Así por ejemplo las alegaciones del Ayuntamiento de Fuengirola que se queja de que los informes de Carreteras y de impacto ambiental necesaruis para la aprobación provisional han tardado 19 y 17 meses, respectivamente. Tres años entre los dos.

Pero no es un caso particular, ya que Cuentas admite también  que en los retrasos en la tramitación de los planes ha influido “de manera decisiva” la aprobación del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) y de los planes subrregionales.

Quien hace la Ley hace la trampa

Ante el desastre que se avecinaba, la Junta de Andalucía creó una fórmula en 2008 para “disimular” el caos organizativo, la adaptación parcial. Así 10 municipios se han acogido a este procedimiento rápido para poner al día las determinaciones que afectan a la ordenación estructural pero no impide que los municipios que lo hagan tengan que completar una revisión completa de su planeamiento, pero disimulando la penosa gestión urbana realizada por Manuel Chaves.