Menú Portada

Los patrocinios millonarios de Hugo Chávez y Nicolás Maduro a sus “niños mimados” de la Fórmula 1 y el mercado negro del cambio con la moneda importada

Febrero 10, 2016
pdvsa maldonado

La pesada semana se conoció una noticia que era un rumor a gritos en el mundo de la Fórmula 1. Pastor Maldonado dejaba de ser piloto de Renault y se quedaba sin equipo. En lo deportivo, pocas sorpresas. Tal y como informó Extraconfidencial.com las razones por las que ha continuado primero en Williams y luego en Lotus (escudería adquirida este año por Renault) estaban claramente relacionadas con el reguero de millones de dólares que la Venezuela de Hugo Chávez primero y Nicolás Maduro a continuación han pagado en patrocinios a través de la empresa nacionalizada Petróleos de Venezuela (PDVSA). Un gigante cuyas exportaciones suponen el 95% de los bienes que vende Venezuela al extranjero y que poco le ha parecido importarle ni el desplome del precio del crudo ni la emergencia económica en la que está sumido el país (con una caída del PIB del 10% y una inflación del 200%), para dejar un reguero de millones a Pastor Maldonado. Pero no es el único caso, ya que son otros muchos los que han sido “agraciados” por patrocinios y todo tipo chanchullos.

El nivel de la competición de motor en el país latinoamericano es escaso. Sin apenas circuitos ni categorías, los pilotos de cierto nivel que quieran desarrollar su carrera necesitan salir al extranjero si no quieren quedarse estancados, y muchos vieron en la petrolífera la catapulta necesaria para dar continuidad a su ejercicio… pero no todos buscaban exactamente esto. En las 24 Horas de Montmeló aparecieron hace un par de años dos tipos con un equipo holandés de bajo perfil. Aquel imponente Audi de carreras llevaba una bien visible publicidad de PDVSA en sus flancos pero mientras un tercer piloto, español, conducía aquel coche en pista los dos venezolanos devoraban una copiosa mariscada en La Barceloneta acompañados de sus familias. La jugada cambiaria y se convirtió en un modus vivendi de muchos deportistas que volvían su país con los bolsillos repletos de dólares. En realidad no querían correr, sino obtener los beneficios  en el mercado negro del cambio con la moneda importada. Uno de estos entró directamente en la cárcel a los pocos días del evento a su vuelta a Venezuela.

Maldonado, el último superviviente de los patrocinados por el petróleo venezolano

Obviamente no todos han caído en este tipo de prácticas. Muchos nunca han sido apuntados con el dedo acusador, pero si que han sufrido las consecuencias. Johnny Cecotto Jr. o Rodolfo González no han sido formalmente acusados pero sus carreras sufrieron cuando PDVSA les cerró el grifo dinerario (Cecotto protagonizó una curiosa escena al sentarse en la puerta de un responsable político hasta que se marchó con el patrocinio que buscaba bajo el brazo). Buscar sponsors fuera de su país se volvió muy complicado y sus estelas se diluyeron a pesar de que ambos rodasen en tests o jornadas de viernes con equipos de Fórmula 1 como Manor, Force India, Marussia o Toro Rosso. Otros han tenido menos suerte y directamente han desaparecido.

Por todo ello, el destino deportivo de Pastor Maldonado, el último superviviente de los patrocinados por el petróleo venezolano, pendía de un hilo como al final ha ocurrido. No es que no querían contar con él desde un punto de vista meramente deportivo, sino que las escuderías más potentes y que tienen sus presupuestos cerrados, ya tienen a sus pilotos, mientras que las más pequeñas y con ciertas dificultades en este plano no quieren un piloto ni bueno ni malo, sino con dinero. En su caso no se trata de evaluar su calidad, sino su posible aportación, así, si llega otro con una bolsa apetecible que ayude a cuadrar los presupuestos, pierde su puesto. PDVSA era la gallina de los huevos de oro para los corredores venezolanos, pero al final se ha convertido en su tumba deportiva, de hecho así ha sido ya para varios que no pudieron encontrar un camino mejor.