Menú Portada
Mariano Rajoy compareció en el Congreso por el Caso Bárcenas: El PP ha ingresado, sólo en el concepto de subvenciones estatales, 542,1 millones de euros entre los años 1994 y lo que llevamos de 2013

Los partidos políticos han recibido más de 2.691 millones de euros en subvenciones entre los años 1990 y 2008, (447.841 millones de las antiguas pesetas)

Julio 30, 2013

Esta cantidad es igual al 0,26% del PIB total de España en el 2012
Si en 1996 se entregaron 118,9 millones, esta cifra se duplicó hasta los 237,3 millones de euros anuales en 2008
Las partidas más importantes son las subvenciones de ámbito estatal con 1.104 millones de euros en total, seguidas por las que reciben por la representación en las asambleas legislativas autonómicas que supusieron otros 736 millones

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Mariano Rajoy comparece mañana día 1 de Agosto en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre “Los papeles de Bárcenas”, ex tesorero del PP que ha denunciado la supuesta financiación ilegal del Partido Popular. La presencia del presidente del gobierno en la Cámara Alta se produce no tanto por la petición de los partidos de la oposición sino por la presión de destacados dirigentes del partido que preside. Además, ayer martes el Instituto Nacional de Estadística (INE), publicaba el dato del PIB correspondiente al segundo trimestre del 2013: una caída del 0,1% que ya adelantó el Banco de España hace unas semanas, pero que ayudará a “sacar pecho” a Luis de Guindos, ministro de Economía, y al gobierno de Mariano Rajoy en general, ya que anticipa una presumible salida de la recisión en el tercer trimestre, en una más que presumible mezcla de realidad, ficción y deseos. Y es que un futuro débil crecimiento de la economía española no va a solucionar el problema más grave el del desempleo y a pesar de los enormes esfuerzos que han recaído en forma de recortes y de subidas de impuestos encima de los hombros de los españoles.

Y en medio de todo ello, la financiación de los partidos políticos está más cuestionada que nunca, especialmente porque los recortes actuales ni mucho menos son proporcionales o equiparables al de otros servicios, con vías de financiación múltiples y variadas. ¿Cuánto han recibido los partidos en los últimos años? La cifra como pueden ver en el cuadro adjunto, que ofrece en exclusiva Extraconfidencial.com, es más que escandalosa: más de 2.691 millones de euros -447.841 millones de las antiguas pesetas-, que han nutrido las arcas de los partidos políticos en una trayectoria claramente ascendente.

Chupando del bote

Las fuentes de ingresos son más que variadas: subvención Estatal, de los gobiernos autónomos, Cortes Generales o por representación en las Asambleas Legislativas Autonómicas y en las Corporaciones Locales. Las cantidades más importantes provienen de las subvenciones Estatales, más de 1.104 millones con subidas más que importantes. Si en 1990 se entregaban 49,8 millones de euros en 2008 la cifra se elevaba hasta los 82,1 millones de euros. Le siguen las cantidades recibidas desde las asambleas legislativas autonómicas, con 736,5 millones, pero en este caso el crecimiento ha sido más que exponencial, de 18 millones de euros en 1990 a 69 millones en 2008, casi 4 veces más. Pero el crecimiento más importante es en las corporaciones locales, si en 1990 entregaban 7,8 millones en 2008 llegaban a 60 millones, multiplicaron por 7,5 las subvenciones hasta sumar en estos años los 582 millones de euros. En total estos 2.691 millones de euros suponen el 0,26% del PIB actual de España, y lo que es lo mismo muchos recortes de servicios necesarios.

Esperando a la Ley de transparencia

Y mientras sigue la lluvia de millones, el Partido Popular ha aceptado someter a Ley de Transparencia todas aquellas ayudas y subvenciones públicas que reciban las administraciones, instituciones y entidades privadas que sean afectadas por la ley, aunque estas ayudas no estén contempladas en la Ley General de Subvenciones, lo que abre la puerta a que también sean transparentes, por ejemplo, las que reciben los grupos parlamentarios municipales, autonómicos y de las Cortes. Y es que en pleno tijeretazo, está previsto que este año sólo los partidos con representación en el Parlamento reciban 52,7 millones de euros en subvenciones estatales.

Un tarta muy bien repartida

Esta enmienda de UPyD aceptada por el PP, busca que no queden fuera de la transparencia aquellas subvenciones que perciben los “grupos parlamentarios, los partidos políticos y sus fundaciones“, según argumentaban en su enmienda. Y es que precisamente hace apenas diez días el Boletín Oficial del Estado publicaba las últimas ayudas abonadas a los partidos con representación en las Cortes para cubrir sus gastos de funcionamiento ordinario y compensar los gastos de seguridad frente al terrorismo, alrededor de 28 millones de euros en subvenciones estatales recibidas en el primer semestre, cerca de la mitad de esa cuantía, que se distribuye en función de los resultados electorales, fue a parar al PP, que ha obtenido 12 millones.

Por su parte, el PSOE, junto con el PSC, ha percibido entre abril y junio 4,4 millones de euros por estos dos conceptos que, sumados a los 4,2 que obtuvo en el primer trimestre, hacen un total de 8,6 millones. Izquierda Unida –agregando las subvenciones recibidas por ICV, y Chunta Aragonesista, los partidos con los que integra el grupo de la Izquierda Plural– recibió 1,47 millones y CiU lleva reunidos 1,2 millones desde enero.  Pero lo más llamativo está en la  compensación para cubrir gastos de seguridad, una partida ideada en su día para ayudar a las formaciones políticas frente a las amenazas de la banda terrorista ETA,  y en la que la coalición abertzale Amaiur, que incluye a los herederos de la ilegalizada Batasuna, ha recibido del Gobierno 11.006 euros tanto en el primer como en el segundo trimestre del año. Una incongruencia que dice mucho del sistema. Mientras pague el contribuyente, ¿por qué cerrar el grifo Cristóbal Montoro?