Menú Portada
No las reportan al Tribunal de Cuentas

Los partidos políticos esconden sus deudas a través de sus organizaciones locales

Octubre 6, 2009

Toda empresa a la hora de llevar su contabilidad guarda sus facturas como justificante del gasto, todo particular custodia sus nóminas o sus recibos de autónomos para justificar sus ingresos y sus pagos de cara a Hacienda, pero los partidos políticos no, reciben millones de euros de subvenciones, se endeudan y gastan cantidades ingentes de dinero pero no justifican esos gastos que pagamos todos de forma debida.

Así no justifican los gastos por operaciones ordinarias contraídas por importes superiores a 100 euros mediante documentos que reúnan los requisitos exigidos por las normas mercantiles y tributarias, como lo hacen todos, y por tanto no garantizan la transparencia del proceso electoral en las diferentes circunscripciones.

Pero no sólo tienen esta situación de “privilegio” y opacidad respecto a los gastos, también sucede lo mismo respecto al endeudamiento. Así no revisan las condiciones de las deudas contraídas con las entidades de crédito, ya vencidas, pero pendientes de pago, y tampoco registran en sus estados financieros las obligaciones que pudieran derivarse de dichas operaciones, así no sorprende, condonaciones de deudas por entidades financieras, deudas que muchas veces están fuera de control incluso del Tribunal de Cuentas.

Así, en el desarrollo de la fiscalización de determinadas formaciones políticas, se ha tenido conocimiento, por comunicación de las entidades financieras no por parte de los partidos políticos, de operaciones de endeudamiento no recogidas expresamente en la contabilidad rendida, al corresponder a determinada organización local cuyas cuentas no están integradas en aquélla.

Por tanto, no existen mecanismos adecuados con los recursos económicos correspondientes, que permitan la rendición de la información necesaria para su fiscalización.

Teniendo en cuenta la multitud de agrupaciones locales existentes, estamos hablando de muchas operaciones de financiación fuera de control del Tribunal de Cuentas.