Menú Portada
Los créditos pagan sólo un interés de Euribor + 0,70%

Los otros privilegios de los trabajadores de Kutxa: Préstamos sociales de hasta 42.000 euros y 10% de las cuotas de alquiler con aval gratuito de 14.400 euros

Febrero 15, 2012
pq_926_mario_fernandez.jpg

Una semana más las entidades financieras no se libran del castigo de las agencias de Rating, en concreto, Standard & Poor’s ha revisado a la baja la calificación crediticia de 15 entidades. En esta revisión, ha entrado por primera Kutxabank ya que anteriormente se revisaba a Kutxa, Vital y BBK por separado y el resultado ha sido un rating a largo plazo que se sitúa en BBB y en A 2 el de corto plazo, con perspectiva negativa.

Datos no muy buenos cuando la semana pasada se presumía de solvencia y que su nivel de provisiones superaba lo exigido por el Gobierno en la nueva reforma financiera. Aun así, con un entorno “hostil”, como ya ha venido informando extraconfidencial.com en este mes de enero se aprobó un nuevo convenio en el que se blindaban a la inflación las subidas salariales de 3 años a la vez que se aprobaban beneficios como con hipotecas de hasta 300.000 euros a 50 años y a tipo inferior al Euribor.

Pero no sólo eso, si el trabajador quiere un préstamo personal tienen el “préstamo social” por el que pueden conseguir hasta 42.000 euros a un tipo preferencial de Euribor + 0,70% y que pueden solicitarse además de los diferentes anticipos a los que tienen derecho los empleados.

Estos préstamos se instrumentarán como cuentas de crédito por lo que sólo se  paga sobre las cantidades dispuestas con un tope del 8,50%, tipos que no alcanzarán nunca. Actualmente Euribor + 0,70% supone un 2,4% y la tendencia es a la baja.

Avales gratis y subvenciones al alquiler

Pero si el empleado prefiere alquilar vivienda, también Kutxa le ayuda. Así,  subvencionará el 10% del precio de la renta mensual, durante un máximo de 3 años, con un tope máximo a subvencionar sobre una renta mensual de 1.200 euros.

Y para garantizar el préstamo, Kutxa prestará un aval por un importe máximo equivalente a doce mensualidades de renta con el mismo tope máximo. Y excepción sólo una, si existe una relación de parentesco directa de primer grado por consanguinidad o afinidad y se trate de la vivienda domicilio familiar entre arrendador y arrendatario.

Todo un negocio.