Menú Portada
Hacia colocar cámaras y micrófonos en los servicios de habitaciones de hoteles de lujo

Los otros poderes de Rodríguez Menéndez

Diciembre 9, 2010
pq_922_Jose_Emilio_Rodriguez_Menendez.jpg

Ha resurgido de sus cenizas gracias a Tele 5 y los programas Sálvame, La Noria y Enemigos íntimos. Pero el abogado Emilio Rodríguez Menéndez se reserva su artillería pesada para otros fines y otros personajes de mayor calado social, político y financiero. Hasta ahora se ha centrado en intentar desprestigiar a personales del mundo del corazón como Mila Ximénez, Karmele Marchante, Lydia Lozano, Malena Gracia…  Y de momento ha logrado su objetivo: volver a la actualidad y dar aviso a navegantes.

En todos esos programas mencionados se ha destacado entre sus maniobras intimidatorias, por ejemplo, el vídeo sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, que intentó publicar el ya extinto diario YA que editaba el polémico abogado. ¿Y quién o quiénes creen ustedes que financiaron toda aquella operación? Pues, supuestamente, ni más ni menos que servicios dependientes del ministerio del Interior y del CESID (hoy CNI), es decir, Alfredo Pérez Rubalcaba, hoy vicepresidente primero del Gobierno.

La proximidad de Rodríguez Menéndez a esas instituciones del Estado le proporcionó información muy delicada y exhaustiva de importantes personalidades del Estado, el Gobierno, la oposición, banqueros, financieros… Y no es sólo de Pedro J. sobre el que existen vídeos delicados; otros afamados periodistas, muchos aún en ejercicio, también sufrieron estas prácticas mafiosas.

Saben que lo sabe

Por ejemplo, cómo va a saber más de estos asuntos el ex testigo protegido, hoy arrepentido, del Caso Nécora, Ricardo Portabales, de cuyas aventuras parapoliciales hemos informado desde éste periódico, que Rodríguez Menéndez. El abogado lo sabe y los afectados también. De hecho obtuvo alojamiento especial en la cárcel de Valdemoro (Madrid), donde permaneció preso, por miedo a otros reclusos.

El caso es que una de las prácticas habituales de Rodríguez Menéndez mientras “ejercía” en España era pagar a precio de oro la colocación de vídeo cámaras en las bandejas de servicio de habitaciones de los hoteles más lujosos de Madrid (elijan el que más les guste): eso sí, previo chivatazo de los empleados encargados de tales menesteres. Y ese es ahora su verdadero poder y por ello se muestra tan seguro. Aseguran que el Estado se ha gastado 2 millones de euros en localizar a Rodríguez Menéndez; Pérez Rubalcaba que “más me gustaría ponerlos a disposición de la Justicia española”. Seguro que no piensan lo mismo, entre otros, Rafael Vera, José Luis Corcuera o José Barrionuevo, todos ex altos cargos de Interior.

¿Estará Mario Conde detrás de todo ello?