Menú Portada
FALLECE UNA NOBLE IRREPETIBLE (V)
Al margen de Carlos Fitz-James Stuart, el nuevo duque de Alba, el más beneficiado de la herencia

Los “otros” hijos de la duquesa de Alba: de Alfonso Martínez de Irujo, buscador en otras economías no familiares, a la gran estrella mediática de la casa de Alba, María Eugenia Brianda Timotea Cecilia Martínez de Irujo

Noviembre 26, 2014

Fernando, el más introvertido y tímido de todos, podría ser presunto hijo de Antonio el bailarín según reconoció el artista en sus memorias


Según ya adelantó Extraconfidencial.com, el montante de la herencia de los Alba supera con creces los 5.000 millones de euros, de los cuales la revista Forbes valoró en 2.800 millones de euros en la parte de activos líquidos. El más beneficiado de ella es Carlos Fitz-James Stuart el nuevo duque de Alba, que gestionará las sociedades más importantes en el holding agrícola y ganadero como son: Actividades Agrotécnicas S.A.; Euroexplotaciones Agrarias S.A; Eurotécnica Agraria S.A y Agralsa S.A. las cuales gestionan las 34.000 hectáreas de su propiedad en España.

Al control del legado familiar, también ayuda el segundo hijo de la duquesa de Alba, Alfonso Martínez de Irujo, nacido en Madrid el 22 octubre de 1950. Es el economista de la familia. Es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid. También figura como accionista de las empresas familiares de la Casa de Alba: Agralsa S.A., Euroexplotaciones Agrarias S.A., CEO de Eurotécnica Agraria S.A. y consejero de Actividades Agrotécnicas S.A. A su vez, ha estado presente en otras empresas como Praga de Hipotecas y Créditos S.A., Inversiones Princesa S.A. y en Telepizza. Por eso, aunque ha tomado parte en los negocios familiares, siempre ha buscado un horizonte más amplio, dedicado a explorar otras economías que no fuera sólo la familiar.

Los otros hijos: Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia

Pero si Carlos es el controlador de los negocios de la Casa de Alba y Alfonso el economista que repara de ellos…el artista e intelectual de la familia es Jacobo Martínez de Irujo Fitz-James Stuart, conde de Siruela, tercer hijo de los duques de Alba, nacido en Madrid el 15 de julio de 1954. Es, según cuentan sus más allegados, “el más rebelde e inconformista”, pero al mismo tiempo es un “fino caballero que no depende de palacio”. Y aunque no renuncia al título nobiliario de conde de Siruela, asegura que como vive en la “república de las letras” no lo utiliza y es, simplemente, Jacobo Siruela.

Casi nada espiritual y menos artesano, pero más práctico, es el cuarto hijo de la duquesa de Alba, Fernando Martínez de Irujo, marqués de San Vicente del Barco, nacido el 11 de julio de 1959. Estudió, como su hermano Alfonso, Ciencias Económicas en la Universidad Complutense de Madrid, y se especializó en temas de banca con la Morgan Guaranty Trust; primero en París y luego en Nueva York. Nunca se ha mezclado mucho en los negocios familiares, aunque mantiene su participación en dos empresas del holding: Agralsa S.A.y Euroexplotaciones Agrarias S.A. Es el más introvertido de todos y, por ello, el más desconocido de los seis hijos de la duquesa. Está soltero y la característica que más lo define, según sus allegados, es “su gran timidez”. 

Posible hijo de Antonio el bailarín

Sin embargo, su figura saltó en marzo de 2006 a las páginas de los periódicos y de las revistas del corazón a raíz de la publicación de las memorias del fallecido Antonio Ruiz Soler, más conocido por Antonio el bailarín. En sus memorias, el célebre artista aseguraba al periodista Santy Arriazu que Fernando es hijo suyo y de la duquesa, con quien afirma haber mantenido una relación apasionada a lo largo de muchos años. Se lee textualmente: “Algún día acabará por reconocerse que soy el padre de Fernando, aunque sea después de mi muerte, y si es necesario, que me desentierren, que se hagan las pruebas de laboratorio…Quiero que se reconozca que es mi hijo… A Fernando lo adoro”. El bailarín indica también en el libro que se encontraba fuera de España, de gira por Johannesburgo, cuando nació Fernando y que recibió un telegrama de Cayetana advirtiéndole del alumbramiento. A continuación celebró una fiesta muy emotiva con toda su compañía. Tras su vuelta sólo vio una vez a su supuesto hijo. Fue pocos días después en el salón Goya del Palacio de Liria, en Madrid. Transcurridos ya muchos años desde ese trance, de nuevo los entresijos, las reservas y los secretos rodean al Imperio de la Casa de Alba.

Cayetano y sus dotes de galán con talante caballeresco

Otro de los protagonistas principales es el quinto de los seis hijos de la duquesa de Alba, Cayetano Martínez de Irujo. Sus dotes de galán con talante caballeresco han llevado a Cayetano hasta las más altas cotas de “guapo” nacional y a ser portada de las revistas de papel couché. El conde de Salvatierra nació en Madrid el 4 de abril de 1963. Cursó el Bachillerato en el Instituto Británico de Madrid y en el Colegio Santa María de las Nieves. Pero la vida de Cayetano está dedicada desde muy pequeño a la hípica. Sin embargo, a pesar de su clara vocación como jinete, la duquesa obligó a Cayetano a estudiar Ingeniería Técnica Agraria, carrera que, como era normal, abandonó en el primer curso para dedicarse por completo al deporte hípico como profesional.

En esa época, compaginó la cabalgadura con trabajos en el mundo de la moda, en concreto, como modelo de las firmas Ralph Lauren y Springfield. Al igual que sus restantes hermanos, no abandonó jamás su legado en el Imperio Alba. Así, figura como accionista de las empresas del holding: Agralsa S.A, Euroexplotaciones Agrarias S.A. y Eurotécnica Agraria S.A. Esta última, al margen del negocio agrícola, esconde el ser una empresa tenedora de bienes muebles. Dentro de su capital social figuran trece heredades de la familia Alba valoradas en seis millones de euros y con una extensión total de 2.823 hectáreas. Entre ellas, la gran mayoría situadas en la provincia de Sevilla, figuran el Cortijo de La Pizana, el Cortijo Motilla de Parias, el Cortijo Arroyuela Baja, el Cortijo Guaderrecife (Carmona), el Cortijo del Puente (Carmona), el Cortijo Torre del Viejo, la Dehesa Aljóvar (Aznalcazar), el Caserío Arroyuelo Alta, el Olivar de Estacada del Río, el Olivar de la Viña, el Olivar Estacada Grande, el Olivar Cuarto Trujillo y el Rancho del Rincón ( Dos Hermanas).

Pero además de las propiedades familiares que le corresponden, Cayetano posee la mayoría del capital de la sociedad Palestro II S.L., dedicada a la promoción inmobiliaria. Al margen del ladrillo y la hípica, también mantiene otros intereses empresariales muy variados. Éstos van desde su presencia como administrador en Cash Colombino S.A., empresa situada en Huelva y dedicada al comercio al por mayor de productos de droguería; hasta en Eurofrutos Sevilla S.A, empresa de alimentación ya extinguida. Actualmente, Cayetano disfruta de una finca y de dos casas en Madrid, una de ellas en la exclusiva urbanización de Somosaguas.

María Eugenia, la gran estrella mediática

Pero actualmente la gran estrella mediática de la Casa de Alba es la menor y única hija de la duquesa, María Eugenia Brianda Timotea Cecilia Martínez de Irujo Fitz-James Stuart. La duquesa de Montoro, nacida en Madrid el 26 de noviembre de 1968, es la favorita de mamá, aunque ella, dicen quienes la conocen, “no se considera una niña mimada”. Tiene fama de ser vital y pasional, cariñosa y con mucho carácter. Siempre fue una mala estudiante, como su hermano Cayetano. Al igual que mamá, es una gran aficionada al flamenco y a la poesía; y en sus deportes favoritos figuran la equitación y el tenis. Su comida preferida es la vegetariana y ama en demasía a los animales.

Nada más terminar su bachillerato en Madrid, Eugenia se trasladó a Sevilla. En la capital andaluza tuvo abierta durante siete años la tienda de ropa “Ciencias Naturales”, controlada por la extinta sociedad Europpa. Hoy trabaja como promotora internacional de los joyeros catalanes Tous. Y también figura como accionista de las empresas del holding Alba: Agralsa S.A., Euroexplotaciones Agrarias S.A. y Eurotécnica Agraria S.A. Al igual que es propietaria de varias fincas que le ha donado su madre, una de ellas es La Campiñuela Alta, 38 hectáreas de terreno en la provincia de Córdoba. Sin embargo, Eugenia es de todos los hermanos la que menos se ha ocupado de los negocios familiares. Dicen sus allegados, que “el mundo empresarial no es lo suyo”. Este es el Imperio de la Casa de Alba.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho