Menú Portada
"Hay que casarlo como sea", espetó Aznar en 1996 ante un posible escándalo sexual de un dirigente del PP

Los otros frentes “sentimentales” de Aznar

Noviembre 27, 2007
pq__AZ.jpg

Amenaza con demandas por el hecho de desvelar su presunta, nunca mejor dicho, separación de Ana Botella. Más frentes para el ex presidente del Gobierno. Actualizamos: una pagina web de un movimiento solidario recauda firmas para que le acusen como autor de un crimen de lesa humanidad como máximo responsable de la participación de España en la guerra de Irak. Otro frente abierto: una Asociación mantiene una demanda contra el ex presidente del Gobierno por destruir ilícitamente documentos confidenciales cuando abandonó La Moncloa. ¿Qué pretendía ocultar Aznar? Del contenido de la querella informaremos ampliamente.
 

¿Cuántos “muertos” dejó en su camino presidencial?

Pero ¿y cuántos “muertos” o “colgados” ha dejado en su camino presidencial José María Aznar? Parece ser que la memoria histórica le ha pasado factura al todavía marido de Ana Botella. Nos referimos a distintos affaires más que políticos, sentimentales, que empleó para alzarse en 1996 como presidente del Gobierno. Allí, a su lado, se encontraba su fiel escudero, y bien pagado, Miguel Ángel Rodríguez, posteriormente secretario de Estado para la Comunicación en el primer Gobierno popular. ¿O es qué ahora nadie se acuerda de las conversaciones grabadas de forma ilegal mientras fue presidente de Castilla y León? Antes que MAR fuera elegido como hombre de su máxima confianza en materia de comunicación, otro periodista aspiraba al cargo. Curiosamente, quien rechazó la propuesta no fue el entonces presidente del PP sino el comunicador. ¿Y saben por qué? Puso como condición que quería conocer todo de él, “vamos, como si me metiera en la cama contigo”. Palabras textuales. Aznar se negó y el cualificado periodista rechazó la oferta. No quería secretos, ni tan siquiera de alcoba.
 

Los apartamentos de Pozuelo de Alarcón

Sin duda logró desbancar a algunos camaradas que podían hacerle sombra a costa de “chantajes” informativos de los que ahora él se queja. Dicen algunos de sus correligionarios que “donde las dan las toman”. ¿Quién desprestigia a quién?
Para finalizar, una anécdota. Dos meses antes de las elecciones de 1996. Planta quinta de la calle Génova número 13. Despacho de Miguel Ángel Rodríguez, al que se le informa de un asunto delicado respecto a un destacado dirigente del PP. Se trata de un apartamento en una lujosa Urbanización de Madrid, comunidad en la que conviven, entre otros, Juan Van Halen y Jordi García Candau, popular el primero, socialista el segundo, y que puede suponer un auténtico escándalo.

MAR solicita la presencia de Aznar para adoptar una decisión. Impertérrito, don José María espeta: “Hay que casarlo inmediatamente”. Pero ésta es otra historia que desvelaremos con pelos y señales próximamente. Acuérdense de una de las últimas entrevistas de El Loco de la Colina en su espacio “Ratones Coloraos”.