Menú Portada
El canje obligatorio de Deuda subordinada y Preferentes de Liberbank supondrá miles de euros de pérdidas para los ciudadanos

Los otros “corralitos” de España impuestos por Europa

Marzo 18, 2013
pq__manuel-menendez.jpg

Lunes de pasión para los mercados europeos y especialmente el español, bajada de la bolsa y subida de la prima de riesgo y todos con los ojos puestos en Chipre y su corralito. Aunque con la nueva propuesta se ha suavizado el impuesto que pagarán los ahorradores con depósitos inferiores a los 100.000 euros a cambio de subir los que tienen más de esta cantidad, este nuevo ajuste es un duro golpe a los ahorradores y marca un antes y un después a los rescates por parte de la Unión Europea. Y es que desde este sábado la pregunta es recurrente ¿Puede suceder algo parecido en España? La respuesta por parte de dirigentes españoles y comunitarios es NO, pero no deja de ser paradójico cuando son miles los ciudadanos patrios que si se han visto y se verán afectados en el futuro, perdiendo buena parte de su dinero en bancos hoy nacionalizados o intervenidos.

Uno de los últimos ejemplos lo tenemos con Liberbank, la entidad resultado de la fusión de CajaAstur (que anteriormente se había hecho con Caja Castilla-La Mancha), Caja Extremadura y Caja Cantabria que acaba de anunciar unas pérdidas de 1.622 millones de euros en los 9 primeros meses de 2012, más que la valoración por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)  que fue establecida en 1.113 millones de euros. Esta entidad saldrá a bolsa el próximo 16 de mayo de forma forzada, y con unas víctimas muy claras, los ahorradores que después de verse engañados por contratar productos como Participaciones Preferentes y Deuda Subordinada donde la mayoría creían que eran depósitos, se ven abocados a perder buena parte de sus ahorros en una conversión “obligatoria” a acciones.

Duras advertencias de la CNMV

Después de “quemarse” con la salida a Bankia, la CNMV ha aprobado el folleto por el que Liberbank propone a los tenedores de un total de cinco emisiones de preferentes y subordinadas, emitidas por las antiguas cajas de ahorro integrantes de la entidad, canjear sus títulos por acciones de Liberbank, a un valor de 1,11 euros cada una. Aunque algunos tenedores podrán recibir el valor nominal íntegro en acciones (según la valoración que hace el FROB de los títulos de Liberbank), otros podrán tener pérdidas de hasta el 39% del valor nominal. Es por eso que la CNMV ha obligado a la entidad a incluir una advertencia a los inversores: si aceptan el canje y venden las acciones de inmediato, pueden tener pérdidas. La razón es muy sencilla, en el momento en el que los clientes quieran recuperar el dinero “llenaran” de órdenes de venta el mercado derrumbando el precio.

Las opciones que están ofreciendo a los clientes son a cual peor, en primer lugar cambiar el 100% en acciones, o el 20% en este tipo de valores y el 80% en obligaciones convertibles en acciones dentro de 5 años, con un interés que difícilmente cobrarán dado los resultados negativos de la entidad. En definitiva, no recibir ni un solo euro y en cinco años percibir acciones con unas pérdidas más que importantes.

Sin salida para los ahorradores

El caso es incluso peor para aquellos que tenían deuda con vencimiento y que por no poder canjear esta, recibieron a cambio un préstamo sin intereses que se pagaría en el momento en el que se recuperara la inversión. Con el canje actual, se encuentra con pérdidas sobre su “inversión segura” por un lado y con una deuda que tiene que amortizar sin tener fondos para ello. ¿Y si se niega? La CNMV avisa: si más de un 10% se niega a participar en el canje hasta el 31 de marzo, el mismo FROB impondrá las condiciones, que pueden implicar una quita en el valor nominal de los títulos. Si no quieres, toma 2 tazas y suma pérdidas.  La salida de Liberbank a Bolsa es una de las principales condiciones de la ayuda europea a la entidad ¿Quién dijo que no pierden los ahorradores en España? No serán todos, pero cada día son más los que ven perder miles de euros por creer en entidades financieras, que José Luis Rodríguez Zapatero definió en 2007 que estaban en la Champions League.