Menú Portada
La Audiencia Nacional también le investigará por la corrupción de las preferentes de Caja Madrid

Los oscuros negocios de Miguel Blesa: ha sido socio de la familia Franco, de Juan Villalonga, asesoró a Pilar de Borbón…y está vinculado a paraísos fiscales

Junio 13, 2013

800×600

Blesa coincidió con Aznar al opositar al cuerpo de inspectores financieros y tributarios del Estado, alcanzando en 1978 el mismo destino, La Rioja. En Logroño intensificaron su amistad y convivieron en el mismo inmueble durante varios meses

Coleccionista de grandes vinos y obras de arte, nunca ha descuidado sus aficiones como la caza o el golf. A su vez siempre le ha gustado que sus mujeres más próximas se dedicaran al mundo de la moda, ya que a él le gusta mucho presumir. Como dicen sus allegados, “Miguel es un cajero, todo menos automático”
 

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}


La tarjeta de presentación de Miguel Blesa de la Parra no sólo registra el haber sido presidente de Bankia (Caja Madrid). En su currículo figura, además de ser uno de los amigos más íntimos que ha tenido el ex presidente del Gobierno del PP, José María Aznar, el haber sido socio, apoderado, y representante legal de relevantes personajes de la vida pública española, como el que fuera presidente de Telefónica, Juan Villalonga, el nieto mayor del General Franco, Francis Franco Martinez Bordiu, y la hermana mayor del rey de España, Pilar de Borbón y Borbón; o el haber sido el interlocutor económico en su momento del Gobierno de Aznar con el empresario mediático, Jesús de Polanco, por entonces propietario del grupo Prisa.

Pero el nombre de Miguel Blesa de la Parra también ha figurado en sociedades cuya ultima pista traspasa las fronteras españolas y llega a paraísos fiscales como las Islas Vírgenes británicas o las Islas Cayman, a través de empresas de intermediación como CayMadrid Intenational Limited o Mediterranean Investment LTD.

Miguel Blesa nació en Linares (Jaén) el 8 de agosto de 1947, fue elegido presidente de Caja Madrid en septiembre de 1996, permaneciendo en el cargo hasta 2009, aunque desde anos antes ya ejercía de consejero, por recomendación expresa del hoy también imputado, el ex ministro de Economía Rodrigo Rato, y como no de su amigo José María Aznar, quien lo situó al frente de la entidad crediticia madrileña.

Blesa coincidió con Aznar al opositar, con éxito, al cuerpo de inspectores financieros y tributarios del Estado, alcanzando en 1978 el mismo destino, La Rioja. En Logroño intensificaron su amistad y convivieron en el mismo inmueble durante varios meses. Allí, los dos compartieron vivencias muy especiales. Aznar se afilió a la entonces Alianza Popular de Manuel Fraga, y Blesa cambió su puesto en la Delegación de Hacienda por una plaza en el gabinete técnico del Ministerio de Economía, como asesor del entonces ministro de la UCD, Jaime García Añoveros.

Aficiones de lujo

Blesa, coleccionista de grandes vinos y obras de arte, dejó a medidos de los años ochenta el Ministerio de Economía, tras trabajar para el primer ministro socialista Miguel Boyer. Fue entonces cuando se lanzó a la aventura profesional privada y constituyó un despacho de influencias en el barrio de Salamanca de la capital de España. Junto a él, sus compañeros Francisco Guío y Salvador Colmenar. Desde el bufete “Blesa, Colmenar & Guío”, donde asesoraba tributariamente, fue completando una cuidada cartera de clientes, todos ellos personajes relevantes dentro de la vida pública y privada española. En su listín figuraban miembros de la monarquía española, como la hermana mayor del rey de España, Pilar de Borbón y Borbón, con su empresa de gestión mobiliaria e inmobiliaria Labierbag SA, situada en la calle Velázquez de Madrid; como también importantes empresarios como Juan Villalonga Navaro, por entonces íntimo amigo del presidente Aznar y luego nombrado presidente de Telefónica, con quien fue socio en la empresa sanitaria Euromedical Care S.L., con domicilio en la calle Pedro de Valdivia, y también en Health Europe, con sede en la calle Ardemans. Tanto Blesa como Villalonga se unieron en este negocio de clínicas sanitarias al empresario José María Mas Mollet, consejero delegado de la empresa textil Ferrys, como también de Bodegas Berberana y de Sotogrande SA.

Fueron múltiples los embargos que ya por entonces se practicaron por parte de la tesorería de la Seguridad Social a las empresas de Blesa y Villalonga por impagos al Fisco y a la Seguridad Social.

Su relación con los Franco

Pero también en la agenda de Miguel Blesa se encontraban los miembros de la familia del General Francisco Franco, la relación de Blesa con la familia Franco-Martínez Bordiú aparece reflejada en diferentes sociedades de tipo inmobiliario. Una era Alquiler y Rehabilitación de Viviendas (Alrevisa), cuyo domicilio estaba en la calle madrileña de Alcalá. En ella Francis Franco Martínez Bordiú aparece como apoderado, mientras Blesa era el secretario del consejo de administración. El que fuera presidente de Caja Madrid figuraba como apoderado y representante del mayor accionista por entonces de Alrevisa: la sociedad de opacidad fiscal Mediterranean Investment Limited. Esta empresa se constituyó en Miami el 22 de julio de 1988, con un capital inicial de 10.000 dólares. Según un informe de la policía norteamericana, Mediterranean Investment LTD no contaba ni con personal, ni con licencia preceptiva de actividad empresarial en Estados Unidos.

Como principal accionista de Mediterranean figuraba una sociedad radicada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas de nombre Solimar Continental LTD Company. Esta tiene a su vez como administrador a otra compañía denominada Worlwide Corporate Services Inc. LTD. Y en Estados Unidos figura representada por otra sociedad, Goldenberg & Goldenbreg PA. Según los expertos consultados, se trata de “un complejo entramado de ingeniería financiera para ocultar la identidad de los verdaderos propietarios y así evadir al Fisco”.

El despacho tributario de Blesa en la capital de España, en la calle Velázquez de Madrid, trabajó intensamente durante la segunda mitad de los años ochenta y principios de los noventa para los intereses de la familia Franco Martínez Bordiu. Otra de las sociedades ligadas a éstos en la que Blesa figuró fue Urme SA, dedicada al transporte terrestre, y en Estacionamientos Urme Sl., dedicada a la explotación de parkings y domiciliada en la calle de Ríos Rosas. Los Franco comenzaron su singladura en el negocio inmobiliario en 1994 asociándose por entonces a un empresario con fuerza dentro del sector, Antonio Cadierno Plaza, para el que también trabajó Blesa.

Pero el intenso trabajo de asesor tributario de Blesa con sus clientes “vips” no privo al que luego fuera presidente de Caja Madrid durante más de una década, de descuidar su hobbies como la caza o el golf. Blesa fue consejero del Golf de La Moraleja SA o a través de Caja Madrid del Club de Golf Los Retamares.

Mujeres y moda

Siempre le ha gustado que sus mujeres más próximas se dedicaran al mundo de la moda, ya que a él le gusta mucho presumir. Así, Gema Gámez, la prometida de Miguel Blesa, que hasta ahora siempre se ha mantenido en un discreto segundo plano, y a quién conoció en la sede bancaria de la plaza de Celenque durante su etapa al frente de Caja Madrid, creó en 2011 la empresa de moda “Octubre en Florida”, con domicilio en la madrileña calle de Goya, en el Barrio Salamanca.

El ahora imputado en varios procedimientos judiciales, que le han llevado la madrileña cárcel de Soto del Real, donde por ahora descansa, también ejerció de representante, apoderado y administrador único de muy variadas sociedades inmobiliarias, de distribución, de consultoría, una agencia de viajes, una empresa de fabricación de componentes electrónicos o una empresa de fabricación de vehículos de motor. Junto a ellas, Miguel Blesa también figuró en varias sociedades vinculadas en su día al banquero Mario Conde. Fue por recomendación directa de su amigo José María Aznar, y tras la intervención de Banesto por el Banco de España, cuando Blesa formó parte del consejo de administración de Isolux Wat y de Antena 3 TV, donde fue nombrado miembro de la comisión ejecutiva por el entonces propietario Antonio Asensio.

Blesa es un personaje educado en la cultura de la guerra financiera que logró penetrar a través de Caja Madrid en el sector de la electrónica y la defensa, a través de Indra, en la compañía aérea Iberia, en la cual participó en su extraña venta a los ingleses de la British, y en la compañía hotelera AC, propiedad de Antonio Catalán.

Actualmente, además de ser investigado por el juzgado de Instrucción nº 9 de Madrid por la presunta corrupción en la compra del City National Bank of Florida en 2008 por parte de Caja Madrid, o de haber beneficiado con créditos sospechosos de corrupción al entonces presidente de la patronal española, Gerardo Díaz Ferrán, también en prisión está imputado en una nueva querella por la venta de participaciones preferentes de Caja Madrid (Bankia). El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, investiga ya la presunta participación de Blesa en estas operaciones financieras opacas y de alto riesgo. Además de él figuran también imputadas otras seis personas más que formaban parte del Consejo de Administración de Caja Madrid en 2009, entre ellas el ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, y el ex presidente del Consejo Superior de las Cámaras de Comercio, José Manuel Fernández Norniella. Todos ellos están siendo investigados por presuntos delitos de estafa, maquinación para alterar el precio de las cosas y publicidad engañosa.

Como dicen los allegados a Blesa, que no pudieron celebrar el pasado día 8 como estaba prevista su boda con Gema Gámez, “Miguel es un cajero, todo menos automático”

 
Juan Luis Galiacho