Menú Portada
La Administración española se ve obligada a llevar su protesta contra las manifestaciones del presidente de la FIFA a Bruselas

Los oscuros intereses de Joseph Blatter, el amigo y aliado de Ángel María Villar contra España

Marzo 16, 2008

La Administración española se ve obligada a presentar una protesta formal contra la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) y su presidente Joseph Blatter por las amenazas e intromisión en su ordenamiento jurídico. La injerencia de un organismo privado como es FIFA, que ostenta un monopolio, en las legislaciones de los países de la Unión Europea, tendrá que ser analizada por la Comisión Europea y a buen seguro se pondrá fin a los desmanes de esta institución.

pq__fifa-sede.jpg

A la gente de Villar en la Federación Española la situación comienza a desbordarle. Pese al respaldo de Blatter en el comité ejecutivo del pasado viernes, reiterando las amenazas contra España por no permitir que la RFEF obre al margen de la ley española, las cosas no se ven nada claras. Porque el CSD lejos de amilanarse lo que va a empezar esta misma semana es a tomar medidas contra el desacato de la no convocatoria de las elecciones. Recordemos que las medidas disciplinarias contra Villar serán dos, una por el incumplimiento de la orden ministerial, y otra por los hechos de la asamblea federativa en la que se cambiaron los estatutos, sacándolos del ordenamiento jurídico español. De esto último aún no hay constancia porque hasta el CSD no han llegado ni los estatutos, ni las cuentas ni el acta de la asamblea. Será pues por el incumplimiento de la OM por lo primero que se intervenga, como así lo exigieron el mismo viernes las federaciones territoriales contrarias a los deseos de la RFEF.
Hoy, Villar ha convocado junta directiva. A la misma lleva el Reglamento electoral por si entre todos entienden que tras perder el PP las elecciones ya no se puede esperar ningún acuerdo con la Administración, y lo mejor sería convocar las elecciones. La otra opción sería solicitar al CSD el aplazamiento de las elecciones, pero eso sería acatar la OM, con lo que no valdría para nada la asamblea de la semana pasada. La verdad es que no se ve salida alguna.

Blatter la lía un poco más

Y en esta espiral, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, insistió el pasado viernes en sus amenazas a España con la anuencia y colaboración del presidente de la RFEF, Angel María Villar, quien defiende sus intereses personales antes que los españoles, como hace años, en su época de militancia abertzale. Y eso que ahora ideológicamente está unido a la rama más conservadora del PP. Blatter volvió a repetir que “no hay amenaza ni presión contra España, pero si toman cualquier decisión contra la Federación Española no tendremos más alternativa que intervenir. Estamos esperando la respuesta de las autoridades españolas, que deben entender que no tienen que intervenir en las organizaciones deportivas”.
Para Blatter el tratar de avasallar a los que considera sus enemigos no es nuevo, ni tampoco en lo de beneficiar a los suyos. Y para ello no le importa utilizar argumentos falsos que quienes le escuchan desconocen y dan por buenos. Por ejemplo, en su insistencia en decir que “si los estatutos de la Federación dicen que las elecciones deben celebrarse a finales de año, no entiendo por qué tienen que cambiar la fecha. El ochenta por ciento de la Asamblea de la RFEF respaldó las decisiones. El ministro español debe ver la situación y debe parar”. Afirmación radicalmente falsa porque los estatutos no dicen eso sino que las elecciones serán en períodos olímpicos; ni hablan de fechas ni tan siquiera de duración de mandatos, sino de años en los que debe haber elecciones. De hecho, si un presidente dimite, es inhabilitado o fallece, el sucesor no será elegido por un período de cuatro años sino por el tiempo que reste hasta cubrir el período olímpico, ya sean tres años o tres meses.
El autoritario Blatter añadió en presencia de Villar en Zurich el pasado viernes que “mi mensaje siempre es el mismo y mi visión no ha cambiado. UEFA está en el mismo contexto que nosotros. FIFA ha intervenido en países pequeños pero no puedo imaginar hacerlo en un país tan importante en la historia y también en la historia del fútbol como España”. Nuevo matiz incorrecto, porque la UEFA, organizadora de la Eurocopa y de los torneos europeos, no está por la labor de la expulsión de España, primero porque sabe de la ilegalidad del caso y segundo por los conflictos económicos que tendría que soportar por la venta de derechos televisivos.

Los intereses de Blatter

Para esta semana se espera que la Corte de Comercio de Zurich se pronuncie sobre la demanda interpuesta por Javier Tebas, vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), contra la FIFA para impedir la intromisión de este organismo en las legislaciones de los países de la Unión. Recordemos que FIFA es una privada sometida al derecho comercial y tributario de Suiza, y por tanto sometida a las normas del espacio económico europeo.
Si esa demanda fuera resuelta de inmediato, se acabarían todos los problemas de las elecciones de la RFEF y a la FIFA se le acabarían de golpe todas las tonterías y el autoritarismo de su presidente. Que dicho sea de paso, no está en ningún pedestal de la honestidad. Seis ejecutivos de la agencia de marketing ISL se sientan desde el martes en el banquillo de un tribunal de Zug (Suiza), acusados de fraude y desfalco. La agencia, que había sido contratada por la FIFA, se declaró en quiebra en 2001 y dejó una deuda estimada en 300 millones de dólares. Sobre sus directivos pesa la acusación de soborno a funcionarios de deporte para la obtención de contratos.
Los fiscales sostienen que los ejecutivos sabían que se pagaron 11,5 millones de euros a personas que participaron en la negociación de contratos legales, y que más de 100 millones de francos suizos fueron malversados por la ISL y su grupo matriz ISMM, que administraban los derechos de televisión y comercialización para los Mundiales de Fútbol de 2002 y 2006. Los ex dirigentes niegan las acusaciones de fraude, malversación, quiebra, engaño de acreedores y falsificación de documentos, por las cuales cada demandado es posible que tenga que vérselas con hasta cuatro años y medio de prisión.
La fiscalía abrió una investigación criminal contra la agencia, después de que la bancarrota de la compañía afectara las finanzas de la FIFA, instándole a presentar una denuncia por irregularidades en las cuentas bancarias de la ISL/ISMM. Éstas fueron el motivo para el enfrentamiento entre Blatter y Michel Zen-Ruffinen, el entonces segundo al mando en FIFA. Zen-Ruffinen acusó a Blatter de haber expedido pagos irregulares en relación con contratos de marketing. El 92% de todos los ingresos que la FIFA genera provienen de los derechos de televisión y comercialización para los Mundiales. La agencia ´International Sports and Leisure/International Sports Media and Marketing´ (ISL/ISMM) se encargó del márketing de la FIFA durante casi veinte años.
Mañana les contaremos las novedades de todo lo que pase. Y la historia del sobrino de Joseph Blatter, Philippe.