Menú Portada
Retienen mercancía irregularmente o liquidan impuestos a Hacienda por un importe inferior, quedándose con la diferencia

Los nuevos piratas marítimos ya no están en Somalia, sino en España

Junio 5, 2009

La crisis es la excusa, muchas empresas se arruinan, otras se forran. La excusa de los impagos lleva por ejemplo a que empresas “secuestren” mercancías que no entregan hasta que el destinatario adelante el importe de los impuestos que teóricamente liquidarán un mes más tarde.

pq_793_suardiaz.jpg

Sin saber si la mercancía ha llegado bien, un mes antes de la misma fecha de vencimiento de la factura de la propia empresa y por supuesto mucho antes que el propio agente de aduana realice el pago, ciertas empresas han decidido secuestrar mercancía que no es de su propiedad para, a sabiendas del valor superior de ésta, obtener los fondos antes de tiempo y conseguir financiación barata mediante la coacción.

Este es el caso por ejemplo de la empresa Vapores Suardiaz, que como “política de empresa” está obligando a que se le pague hasta con un mes de antelación unos pagos que no ha hecho y “secuestrando” como los antiguos corsarios del Caribe o piratas somalíes mercancía que no es suya. Lo peor es que ni avisan, te piden el justificante de pago y cierran una cita para entregar la mercancía; curiosamente la mercancía se demora, no llega a almacén, el transportista no puede, viene con retraso hasta que se descubre la liebre. Sin anticipar el pago no hay mercancía,sin que además el sepa cuál es su estado. Auténtico chantaje, cuando como es el caso de la empresa Vapores Suardiaz ni avisa de cómo se realizará el pago para que el cliente lo tenga en cuenta; cliente muchas veces a la fuerza, ya que ha pagado el transporte en destino y el agente le viene impuesto.

Pero como un Técnico de Hacienda ha explicado a Extraconfidencial.com, existen prácticas peores, como mandar facturas con liquidaciones de IVA y aranceles superiores a las que se van a pagar al final, y si hay multa, pues para el cliente.

Ya se sabe que en época de crisis muchos hacen negocio aprovechándose de la situación del más débil.