Menú Portada
El cantante ha viajado en innumerables ocasiones a la Isla como un "intocable"

Los motivos inconfesables de Miguel Bosé para apoyar a la Cuba de Fidel

Marzo 10, 2010
pq__bose.jpg

Sí algo ha conseguido Miguel Bosé en su reciente aparición pública es la promoción de su nuevo disco, Cardio. Sino llega a ser por sus polémicas declaraciones esta presentación habría pasado sin pena ni gloria por los distintos medios de comunicación. Y Cuba, donde el cantante, junto a otros artistas, celebró recientemente el concierto ´Por la paz´ en la Plaza de la Revolución de La Habana, y la muerte del disidente Orlando Tamayo Zapata tras una huelga de hambre de 86 días fue el detonante. Tras asegurar que “Cuba se va a poner cada vez más caliente” sentenció: “En Cuba siempre ha pasado de todo, y no se sabe cuánto hay de verdad y cuánto no. Si se habla de represión, en todos los países ocurre. Mira en Valencia, el ´caso Gürtell´, o lo de la exposición de fotografías. Si eso no es represión...”. Su declaración aplacaba la de su colega Willy Toledo quien afirmó que el mencionado Orlando “no era más que un delincuente común”.
 
Mala memoria histórica la de Miguel Bosé. Él nunca ha sido un turista más en la Cuba de Fidel Castro como tampoco es un ciudadano más en España. Nos explicamos. Corría el año 1999 cuando un disidente, no político, del régimen cubano se presentó en la redacción del extinto Diario 16, en el departamento de Investigación, y ofreció su testimonio. Se llama Delfín y había trabajado para los servicios secretos de Cuba así como para la seguridad personal del General Castro. La mayor parte de sus revelaciones quedaron plasmadas en sucesivos reportajes publicados en el mencionado periódico y que fueron refrendadas, posteriormente, por otro ciudadano cubano con residencia en Las Palmas de Gran Canaria, también exiliado, y que finalmente se suicidó. 

Todo grabado y filmado 

Siempre según esos testimonios, cualquier ciudadano español, fuera cual fuera su condición, era sometido a un estrecho y planificado seguimiento. Nadie se libraba: ni artistas, ni políticos, ni empresarios. Los servicios secretos cubanos eran los encargados de instalar los dispositivos necesarios para grabar y filmar todas sus actividades durante su estancia en la Isla. Es decir, el Gobierno de Fidel Castro dispone de un copioso archivo de imágenes, de incalculable valor, con las que, en más de una ocasión, ha negociado. Los mejores hoteles estaban plagados de micrófonos y cámaras ocultas.
 
En las grabaciones se puede visualizar las andanzas de muchos personajes públicos y no tan públicos de nuestro país, asiduos visitantes de Cuba: Antonio Gades, Sara Montiel, Bárbara Rey, Víctor Manuel y Ana Belén, Luis Eduardo Aute, y, como no, Miguel Bosé. Y lo dicho, empresarios y políticos. Todos, fieles o no fieles al régimen.

Privilegios de Fidel

 
El cantante español es un ciudadano privilegiado durante sus estancias en Cuba. Siempre le pusieron a su disposición todos los servicios que podía prestar el régimen de Fidel Castro. Las autoridades, por órdenes expresas de la oficialidad, hacían la vista gorda ante determinadas actividades consideradas como delito para el resto de los turistas y, por supuesto, para los ciudadanos cubanos. Sin problemas de visado; cuando aterriza en el aeropuerto de La Habana no se le revisa el equipaje…
 
Y no se pierdan el vídeo que les ofrecemos. Una entrevista de El Follonero a Miguel Bosé en Cuba en la que irrumpe Nacho Vidal.   
 

¿Qué tendrá qué decir Miguel Bosé de la vigilancia y control que sufren otros españoles en Cuba? ¿Y de aquellos que ni tan siquiera pueden viajar? ¿Podría haber dicho allá lo que dijo en España? Y si no que se lea el libro, demoledor, “Conexión Habana: Una peligrosa infiltración en las mafias cubanas”, escrito por los periodistas Santiago Botello y Mauricio Angulo.

 Miguel Bosé ha asegurado que es trisexual. No lo sabemos ni nos importa. Lo que si les demostraremos es la doble cara de, sin duda, uno de los iconos de la música pop española. En próximas ediciones.