Menú Portada
Los sindicatos critican que los pilotos no estén sometidos al secreto profesional

Los helicópteros de Aduanas e Impuestos Especiales, en manos privadas por 12,7 millones de euros

Enero 12, 2010

No tienen dependencia orgánica ni en las operaciones de seguimiento ni en las de intervención de narcotraficantes

Los servicios de custodia de las embarcaciones de vigilancia aduanera en los puertos también son subcontratados



Poco trabajo les debe quedar a los funcionarios de Hacienda si nos atenemos a las subcontrataciones que a lo largo de los últimos ha ejecutado el ministerio de Elena Salgado y de las que hemos informado en nuestras últimas ediciones. En la de hoy, les adelantamos otra más que, algunos altos cargos de desde la Agencia Estatal de Administración Tributaria califican como “necesariamente prescindibles”: los pilotos de los helicópteros de vigilancia aduanera. Y de la que queda constancia en las siguientes adjudicaciones:
 
Servicio de operación de vuelo, suministro de repuestos, mantenimiento y administración de la flota de helicópteros con destino al Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.
Presupuesto base de licitación o canon de explotación. Importe total (euros). 12.750.000 euros (IVA exento). Adjudicación: 30 de septiembre de 2008.
Contratista: UTE Inaer Helicópteros Off Shore, Sociedad Anónima, e Hispacopter, Sociedad Limitada.
Importe de adjudicación: 12.749.388 euros (IVA exento).

 
Servicio: Operación de vuelo, suministro de repuestos, mantenimiento y administración de la flota de helicópteros del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.
Presupuesto base de licitación o canon de explotación. Importe total (euros). 8.300.000 euros (IVA exento). Adjudicación: 29 de septiembre de 2004. Contratista: Helicsa Helicópteros, Sociedad Anónima. Importe de adjudicación: 8.300.000 euros (IVA exento).

Una subida de más de 4 millones de euros para la prestación del mismo servicio y que no ha dejado indiferentes a los colectivos afectados. Según los sindicatos y las asociaciones de los funcionarios de vigilancia aduanera “no es admisible que los pilotos no estén sometidos al secreto profesional, ni a la relación de dependencia orgánica en las operaciones de seguimiento, ni en las de intervención de narcotraficantes principalmente (en otros presuntos delitos no suele operar los helicópteros)”. Siempre según las mismas fuentes, esta situación se repite con las subcontrataciones de los servicios de custodia de las embarcaciones de vigilancia aduanera en los puertos, ya en manos de la seguridad privada.

Nulidad de los procedimientos

Así que las operaciones contra el narcotráfico o de entrada ilegal de inmigrantes o mercancías controladas son ejecutadas por personal privado, algo imposible de creer pero una realidad desde que el ministerio de Hacienda autorizara que las tripulaciones de los helicópteros que participan en operaciones antidroga y de protección de fronteras puedan estar formadas en su integridad por personal privado.

Para los funcionarios de Vigilancia Aduanera la situación ha sobrepasados los límites. “Uno de los colectivos que maneja información más importante, termina en manos de personal ajeno a la investigación”, afirman. Y así se lo han advertido a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega: que tales procedimientos pueden incluso llevar a la nulidad de sus actuaciones.

<p>El departamento de Vigilancia Aduanera, que pertenece a la Agencia Tributaria, participa en acciones contra el narcotráfico siendo una de sus herramientas fundamentales el uso de medios aéreos que colaboran con la Policía y la Guardia Civil. Es en esta parte donde Hacienda ha dado pasos hacia su privatización.

Sin funcionario en las operaciones

Desde hace años son sociedades mercantiles las que se encargan del mantenimiento de los aparatos y las que contratan a los pilotos, de tal manera que todas las operaciones de acoso desde el aire y abordaje de las lanchas sospechosas son ejecutadas por personal privado. Los pilotos responden a las órdenes de los funcionarios de Vigilancia Aduanera que forman parte de la tripulación del aparato. Este servicio integral incluye operación de vuelo, suministro de repuestos, mantenimiento y administración de la flota de helicópteros. Pero ahora se ha dado un paso más, al no hacer falta que le acompañe el funcionario y la tripulación de un helicóptero poder estar formada íntegramente por personal no funcionario.

Así consta en el Manual de Operaciones de la compañía Inaer Helicópteros Off Shore, una de las adjudicatarias, aprobado por la Agencia Tributaria y editado el 10 de noviembre de 2008, tan sólo 25 días después de que el BOE anunciara la adjudicación por parte de la Agencia Tributaria del concurso a una Unión Temporal de Empresas formada por las empresas Inaer e Hispacopter. La cuantía de dicho contrato es de 12.749.388 euros. La cuantía de este contrato supone un tercio de toda la facturación de la empresa Inaer Helicópteros Off Shore, que en el último ejercicio se elevó hasta los 36,3 millones de euros con un beneficio de 9 millones de euros después de impuestos.

En el citado manual, se habilita a Inaer Helicópteros Off Shore, SA para realizar vuelos en misiones de vigilancia aeronaval dirigidos a la persecución y represión de los delitos de contrabando y narcotráfico, solamente con personal contratado sin la presencia a bordo de funcionarios.

Para la Agencia Tributaria, la utilización de personal privado en los helicópteros es un ahorro del gasto y se ha amparado en el que debe estar presente siempre al menos un funcionario de Vigilancia Aduanera dentro del aparato dirigiendo las operaciones y que, sólo en casos excepcionales y con autorización pertinente, puede formarse una tripulación al completo con personal privado, pero dejando esta puerta abierta.