Menú Portada
El duque de Palma "se va de rositas" ante el juez Castro y el fiscal Horrach, sin aportar nada nuevo en su segunda declaración controlada por la Casa del Rey

Los graves errores en los registros policiales y judiciales permitieron a Diego Torres recuperar sus emails comprometedores contra la monarquía

Febrero 24, 2013

800×600

D.T: Bueno, oiga, yo no tengo toda la información, yo tengo, bueno, usted ha estado en el registro en el despacho. Hay cientos de cajas, y yo he tenido un año para mirar caja a caja, papel a papel…
Fiscal: ¿de dónde lo ha sacado esta?, ¿de dónde ha sacado esta? La documentación que ahora nos exhibe ¿de dónde la ha sacado?
D.T: De ahí, del despacho, de lo que quedó en el despacho, de los medios físicos, de los papeles que había y de los medios electrónicos que había allí en el despacho. No tengo ninguna otra fuente. Todo está en las actuaciones o estaba allí en el despacho, accesible…
Fiscal: ¿…?
DT: Si me permite, yo lo que sí le puedo explicar es ejemplos de actuaciones, donde se ve perfectamente la mecánica, todos los mails no los tengo, ojala los tuviera.

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4


La lectura de un comunicado “oficial” nada más comenzar la segunda declaración de Iñaki Urdangarín ante el juez José Castro en el que exculpaba de cualquier acto relacionado con la trama Noos a la Casa del Rey y, por ende, a la infanta Cristina, anunciaba ya la falta de verdad con la que el yerno del rey Juan Carlos iba a encauzar su segunda declaración judicial en esta pieza separa del Caso Palma Arena. Además, su filtración -escasos minutos después, a la agencia estatal Efe sin que hubiera posibilidad alguna de que hubiera salido de la propia sede judicial-, indicaba también el grado de control que la Casa del Rey había puesto en esta segunda declaración del duque de Palma y en la posterior del secretario personal de las infantas, Carlos García Revenga. Se trataba de establecer con urgencia  unos cortafuegos y un escudo protector para que nada sobrepasara los límites establecidos y que no se salpicara aún más a la Corona.

Y así fue. El duque de Palma “se fue de rositas” ante el Juez Castro y el Fiscal Horrach sin aportar nada nuevo en su segunda declaración controlada por la Casa del Rey. El duque se sometió a un interrogatorio demasiado light del Magistrado, que apenas duró media hora. Y a las preguntas de la fiscalía, que asumió la responsabilidad pero que no pudo con la amnesia del duque de Palma. Nada sabía de sus cuentas en el extranjero, en los paraísos fiscales de Suiza o Belice; nada sobre su relación con el gobierno municipal madrileño de Alberto Ruiz Gallardón y su Madrid 2016; nada de su relación con la princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein; nada sobre los presuntos tres delitos fiscales cometidos (“lo llevaban mis asesores”); nada de sus reuniones periódicas con la alcaldesa de Valencia, Rita Barbera, y con el ex presidente Francisco Camps. Alguna incluso, apuntó Torres el otro día, en el Palacio de la Zarzuela (ante su negativa la Fiscalía Anticorrupción estudia pedir el libro de vistas de Zarzuela aunque Urdangarín dada su condición real no tiene la necesidad de ser registrado). Y, por supuesto, nada sabía de los famosos correos aportados por su ex socio y ex amigo Diego Torres, sobre los que su abogado, Mario Pascual Vives, dudó sobre su legitimidad jurídica, impugnándolos, como ya avanzó Extraconfidencial.com.

Torres-Horrach: un interrogatorio crucial

Pero la gravedad de estos correos, que durante la pasada semana pusieron en jaque a la monarquía española, es clara y notoria. Y máxime en la manera en cómo fueron conseguidos. Hoy desvelamos como Diego Torres pudo recuperarlos: por los fallos policiales y judiciales en los registros de las sedes sociales de la Trama Noos, tal y como manifestó en su última declaración del sábado día 16 el ex socio de Urdangarín a preguntas del Fiscal Pedro Horrach, el verdadero Fiscal anticorrupción que lleva esta causa judicial. Este es un extracto muy significativo:

D.T: Bueno, oiga, yo no tengo toda la información, yo tengo, bueno, usted ha estado en el registro en el despacho. Hay cientos de cajas, y yo he tenido un año para mirar caja a caja, papel a papel…

Fiscal: ¿De dónde lo ha sacado esta?, ¿de dónde ha sacado esta? La documentación que ahora nos exhibe ¿de dónde la ha sacado?

D.T: De ahí, del despacho, de lo que quedó en el despacho, de los medios físicos, de los papeles que había y de los medios electrónicos que había allí en el despacho. No tengo ninguna otra fuente. Todo está en las actuaciones o estaba allí en el despacho, accesible…

Fiscal: ¿…?

DT: Si me permite, yo lo que sí le puedo explicar es ejemplos de actuaciones, donde se ve perfectamente la mecánica, todos los mails no los tengo, ojala los tuviera.

Fiscal: Estoy seguro que habrá muchas, y le ruego que las aporte, si quiere, claro, donde comunican, ustedes, a Carlos García Revenga o a alguien de la Casa Real, las actuaciones que van a hacer. ¿Cuándo le comunicaron a la Casa Real lo del Valencia Summit? Porque si ya la reunión se produce en Zarzuela, ya había habido una comunicación previa.

D.T: Bueno, por ejemplo, no recuerdo si lo tengo por aquí. Creo que ya está aportado el correo donde Don Iñaki le pasa a Don Carlos García Revenga, la propuesta de carta a Doña Rita Barberà, para la colaboración inicial sobre el tema de Copa América que desarrolla Juan Pablo Molinero. Más adelante, creo que también hay algún correo, donde se revisa otra carta, posterior a la reunión en Zarzuela, donde Don Iñaki se interesa por si realmente tienen interés o no tienen. Creo que lo tengo ahora entre los documentos, pero los correos de Don Iñaki presentándole las cartas que le va a enviar a Doña Rita Barberà están siendo enviados a Don Carlos García Revenga para su revisión. Yo lo que no entiendo es que este señor pueda decir que no sabía nada, eso no creo que lo pueda decir, porque… es que está documentado.

Fiscal: ¿Tiene usted aquí algunos documentos al respecto?

D.T: Sí

La más que previsible declaración del conde Fontao

Ahora la Fiscalía y el Juez Castro se tomarán un periodo de unos quince días para reflexionar cuáles son las nuevas medidas a tomar. Queda claro, como ya avanzó Extraconfidencial.com, que la infanta Cristina, salvo un cataclismo, no será llamada a declarar ni como testigo ni como imputada. Consideran, tanto el Juez como el Fiscal, que no existen pruebas contundentes contra ella y que no se puede traspasar una línea roja ya marcada de antemano.

Lo que sí se estudia ahora es poder llamar a declarar al abogado José Manuel Romero, conde de Fontao, el asesor de la Casa del Rey que fue la persona que negoció con Iñaki Urdangarín su salida del Instituto Noos y que le ayudó para construir otros negocios. El conde de Fontao sí que figura, y muy perjudicado,  en las declaraciones judiciales de Diego Torres. Y el Juez Castro y los fiscales lo saben y podrían llamarlo a declarar en breve, porque si no, incluso podrían cometer un delito de prevaricación si no lo hacen.

Ahora la pregunta que se hacen todos los expertos jurídicos en Palma de Mallorca es saber si este cortafuegos y escudo protector que acaba de hacer la Casa del Rey con la inmolación en el día de ayer de Iñaki Urdangarín llega o no demasiado tarde. Pronto lo sabremos. En las manos del Juez Castro y los Fiscales Anticorrupción está la solución.

Juan Luis Galiacho
Enviado Especial a Palma de Mallorca