Menú Portada
"Equipo de Investigación" tiene prevista su difusión para el próximo lunes

Los Gil pretenden obtener medidas cautelares para la no emisión de un programa en Antena 3TV sobre su herencia

Junio 2, 2011
pq_927_familia-gil.jpg

Si Jesús Gil y Gil levantara la cabeza –algunos aseguran que sigue vivo, otro mito-, no daría crédito. El ex alcalde Marbella aprovechaba cualquier oportunidad para promocionarse o publicitar sus negocios. Hasta tal punto que su desmedida ansia le condujo a los banquillos, que no a la cárcel. Su prolífica familia heredó un auténtico imperio empresarial que, ahora sí, puede llevar a los Juzgados a sus herederos. A ninguno de sus hijos les interesa aparecer en los medios de comunicación salvo para lo imprescindible. Pero hay cosas que no se pueden evitar.

El caso es que, a raíz del Informe de Fiscalización sobre la cuentas del Ayuntamiento de Marbella, este organismo dictaminó que son los herederos del ex presidente del Atlético de Madrid los que deben hacer frente a las responsabilidades económicas heredadas del patriarca familiar. A saber: Jesús Gil, encargado de todos los temas inmobiliarios a través de Gilmar; Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Club de fútbol madrileño que busca y rebusca reencontrar su identidad; Óscar Gil, máximo responsable de las viviendas de la “maldita” Urbanización Los Ángeles de San Rafael (Segovia); y, por último, Miriam Gil, predestinada a mantener viva la agenda de contactos de su padre en Marbella.

Medidas cautelares

Los compañeros del programa “Equipo de Investigación”, que emite Antena 3TV, se pusieron manos a la obra. Como se hace en estos casos, un grupo de periodistas destacado para el seguimiento informativo de cada uno de los vástagos de Jesús Gil y Gil. Salta la alarma en el clan familiar que bastante tiene con la desastrosa imagen, pese a la magnífica afición, que transmite el equipo presidido por Enrique Cerezo. No quieren imagen negativa de los negocios familiares.

Y, ni cortos ni perezosos, ponen el asunto en manos del abogado José Antonio Choclán, ex magistrado de la Audiencia Nacional, defensor de Correa en el caso Gürtel y de dos testaferros de Juan Antonio Roca, Óscar Benavente y su hermano José Luis.  Vamos, el cerebro jurídico de los hermanos Gil. El letrado, durante las investigaciones judiciales, arremete contra la Fiscalía Anticorrupción, en este caso contra José Grinda y Belén Suárez, los designados para investigar a la familia Gil. Pese a todo, “Equipo de Investigación” prosigue con sus pesquisas y seguimientos informativos lo que fuerza a que los Gil remitan un comunicado a la dirección del programa en el que indican que no desean realizar ningún tipo de declaración.

Los periodistas continúan con su trabajo lo que provoca, según ha podido saber este periódico de fuentes de absoluta solvencia, que el letrado Choclán sehaya planteado la posibilidad de reclamar ante el Juzgado la adopción de medidas cautelares para que se prohíba la emisión del programa prevista para la noche del próximo lunes día 6. Lo que decíamos, si Jesús Gil y Gil pediría una silla en el plató. Y, ojo al dato, Choclán fue el magistrado que redactó la sentencia final del caso Banesto. La historia promete.