Menú Portada
Un gran amigo del rey emérito que le trató mucho en aquellos años califica la historia de "fabula", y nos confirma sin ambages que no existe otro hijo del rey emérito de nombre Felipe trabajando en el entramado de Zarzuela

Los frágiles argumentos de Ingrid Sartiau, supuesta hija de Juan Carlos I

Febrero 2, 2015

Por el momento parece que el abogado que la representa se ha tomado unas vacaciones cerrando por unos días su despacho, quizá para aquietar el gran enfado que se dice que tiene por haber sido ella y no él quien fue objeto de un sustancioso programa en Tele5

pq_929_ingrid.jpg

La vieja generación del Gotha europeo va lentamente desapareciendo y ahora es la corte noruega la que se ha puesto de luto por el fallecimiento de Johan Martin Ferner, el discreto cuñado del rey Harald y esposo de la princesa Astrid, cuyo funeral se celebra hoy lunes en la capilla de Holmenkollen en Oslo. Una nueva pérdida en los mismos días en los que las familias reinantes se Europa se han entregado a rendir homenaje a las víctimas del campo de concentración de Auschwitz, de cuya liberación se celebra el 70 aniversario. En Estocolmo los reyes Carlos Gustavo y Silvia se desplazaron hasta la Sinagoga para homenajear a las víctimas del Holocausto, a pesar de que el abuelo del rey sueco fue un comprometido nazi que tuvo que ser depurado tras los juicios de Nuremberg, y de que el padre de la reina ha sido acusado de haber sacado provecho de las incautaciones a bienes industriales de judíos alemanes a comienzos de los años 40.

En Oslo, la princesa heredera Mette-Marit ha seguido el ejemplo rindiendo homenaje en la fortaleza de Akershus a las víctimas noruegas de los campos de concentración. En Londres, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles han hecho lo propio conmemorando la jornada del Holocausto, recordándose entonces las muchas y buenas acciones en favor de los judíos de la abuela del príncipe, la princesa Alicia de Grecia.

Muchas incógnitas en torno a belga Ingrid Sartiau

Pero el gran acto tuvo lugar el pasado miércoles en tierras polacas donde los reyes de Holanda (él cubierto con la kipá hebrea), los reyes de Bélgica, la princesa heredera Victoria de Suecia (que se sentó junto a Jesús Posadas, presidente del Congreso de los Diputados y que representó a España), el príncipe heredero Haakon de Noruega, el príncipe heredero Federico de Dinamarca, y los grandes duques herederos Guillermo y Estefanía de Luxemburgo se dieron cita en Auschwitz para la conmemoración de la liberación del campo. Algo particularmente emotivo para las familias de Bélgica y de Luxemburgo algunos de cuyos parientes sufrieron persecución e internamiento en campos, si bien también allí se echó en falta la presencia de algún miembro de la familia real británica.

Entre tanto en España continúa de actualidad la demanda de paternidad dirigida al rey Juan Carlos por la belga Ingrid Sartiau, que velada por la falta real de informaciones concretas deja muchas incógnitas en el aire. Por el momento parece que el abogado que la representa se ha tomado unas vacaciones cerrando por unos días su despacho, quizá para aquietar el gran enfado que se dice que tiene por haber sido ella y no él quien fue objeto de un sustancioso programa en Tele5.

El entonces príncipe, muy vigilado por Franco

Pero en paralelo son muchos los que hacen cábalas sobre el dónde y el cómo de los encuentros de don Juan Carlos con la madre de esta supuesta hija de la que, como hemos podido conocer, nadie de la familia del rey había escuchado antes hablar. Un gran amigo del rey emérito que le trató mucho en aquellos años califica la historia de “fabula”, y nos confirma sin ambages que no existe otro hijo de don Juan Carlos de nombre Felipe trabajando en el entramado de Zarzuela como ha afirmado el abogado de la interesada. Además, cuesta creer, y así nos lo enfatiza esta persona, la historia de tres noches locas en la Marbella de 1965 en tiempos en los que el entonces príncipe se encontraba muy vigilado por los servicios secretos del general Franco, cuyo puritanismo no hubiera pasado por algo un affaire semejante.

Por otra parte tampoco es muy factible que don Juan Carlos pasase por Bruselas en el otoño de 1965, fechas en las que Ingrid habría sido concebida, pues sus viajes al extranjero en aquellos años estaban sujetos a los permisos del Jefe del Estado y él se mantenía muy activo en territorio español. Aquel otoño don Juan Carlos y doña Sofía regresaron de sus vacaciones en Grecia el 25 de septiembre, y en los meses de octubre, noviembre y diciembre ambos estuvieron muy activos atendiendo numerosos actos en lugares como Madrid, Cádiz, Alcalá de Henares o Barcelona. Tanto es así que, como nos informan desde Bruselas, el príncipe ni siquiera figura entre las listas de los invitados al funeral de la reina Elisabeth de Bélgica fallecida en 23 de noviembre de ese año.

Las intrigas de Carlos García Revenga

Pronto comenzará a desplegarse más este asunto que aún puede dar mucho que hablar, pero mientras eso llega por una nueva vía nos confirman informaciones anteriores ya publicadas por Extraconfidencial.com que certifican el gran poder de Carlos García Revenga sobre la infanta doña Elena. Alguien de lo que durante años fue el círculo más íntimo de la infanta, y no tiene mas que palabras de encomio para ella pues la define como una persona “maravillosa, entrañable y que derrocha dignidad y humildad”, nos habla de “intrigas” por parte de García Revenga con el objeto de mantener su poder sobre ella y de separarla de lo que durante años fue su grupo natural de amistades. 

Una triste situación mientras en próximos días podremos saber si la reina doña Sofía viaja o no a Grecia para la celebración el 7 de febrero de las bodas de oro de su primo el príncipe Miguel de Grecia y su esposa la pintora Marina Karella. Un acto que conmemorará el matrimonio celebrado en Atenas en 1965 de este príncipe interesado por la historia, la arqueología, la literatura, y los fantasmas, que desde siempre ha mantenido una relación muy estrecha con doña Sofía que en el pasado ya le ha visitado en la mansión que él posee en la hermosa isla griega de Patmos.

Ricardo Mateos
ricardomateos@extraconfidencial.com