Menú Portada
El polaco Robert Kubica sufrió en 2007 un accidente a más de 300 kms/h con un choque que rozó los 75G, sin embargo al día siguiente volvía a casa en avión como si nada le hubiera pasado

Los expertos creen que McLaren oculta una falla mecánica grave, causada por parte de Honda, en el accidente de Fernando Alonso

Febrero 25, 2015

Hay varias teorías: desde un desmayo previo, la entrada de gases tóxicos en el llamado cockpit o hasta un calambrazo que noqueó al piloto en plena curva tres. Esta última idea casa con los constantes problemas que tiene la escudería uno de los peores inicios de temporada protagonizados por un equipo “grande” en años
Las imágenes del circuito cerrado de televisión del trazado fueron automáticamente confiscadas por la FIA para su posterior estudio y han decidido iniciar una investigación para determinar las causas y consecuencias del choque. Nunca han sido mostradas públicamente


Tras tres días de Hospital, Fernando Alonso ha salido aparentemente ileso de su accidente del pasado domingo y, aunque todos se preocupan por la salud del piloto asturiano, no son pocos los que cuestionan las palabras emitidas por su manager o su equipo. Las explicaciones acerca de su extraño accidente llenan de dudas a observadores y aficionados. La información aportada deja muchas preguntas en el aire, y no toda concuerda con lo observado por los testigos.

El bicampeón surcaba el asfalto catalán a mediodía del domingo cuando, según el comunicado de la escudería británica, Alonso perdió el control de su monoplaza tras una ráfaga de viento, pisó la zona externa izquierda de la pista y retornó a ella para estrellarse violentamente contra el muro de protección del lado derecho.

Dudas más que razonables

Esto choca de plano con lo que transmitieron testigos presenciales del suceso, como Sebastian Vettel que iba justo detrás, que afirma que Fernando aminoró su velocidad sin causa aparente pero sin perder el control de su McLaren, se desvió hacia la derecha de la pista hasta chocar lateralmente y de forma no excesivamente violenta contra el muro de protección. Otro testigo de excepción fue el fotógrafo Jordi Vidal, que apunta a un repentino cambio de dirección a una velocidad inferior a la normal en esa zona y a una nula reacción vital por parte del accidentado durante minutos tras el choque.

Las asistencias aparecieron de manera instantánea en la zona y taparon con sábanas, tanto la operación de rescate, como su traslado del Hospital del trazado hasta el helicóptero que lo evacuó. Esto, unido a que nunca se ha emitido parte médico alguno (una rareza), a que se sabe que Alonso fue sedado para ser trasladado en la aeronave y a lo largo de su estancia en la Clínica, hacen pensar que su dolencia no es sólo la de un golpe del que, dicen, llegó a alcanzar los 31G.

Tras un accidente de ese calibre los coches suelen quedar destrozados y, sin embargo, Eric Boullier, aseguró al rato de ocurrir el incidente que trabajarían para dar tiempo de pista al segundo piloto, Jenson Button. El inglés finalmente no salió y muchos de los presentes empezaron a murmurar que este tipo de cosas suelen ocurrir cuando hay una avería grave o de mala solución en el corto plazo. Por otra parte, las imágenes del circuito cerrado de televisión del trazado fueron automáticamente confiscadas por la FIA para su posterior estudio y han decidido iniciar una investigación para determinar las causas y consecuencias del choque. Nunca han sido mostradas públicamente.

Silencio y oscurantismo más que sospechosos

Hay varias teorías, desde un desmayo previo, la entrada de gases tóxicos en el llamado cockpit o hasta un calambrazo que noqueó al piloto en plena curva tres. Esta última idea casa con los constantes problemas que tiene la escudería uno de los peores inicios de temporada protagonizados por un equipo “grande” en años. McLaren es la formación que menos vueltas ha dado de todas esta pretemporada, y aunque muchos ven el potencial, pocas han sido las jornadas que han podido rodar con cierta tranquilidad y exentos de problemas. Uno de ellos, reconocido por la propia McLaren, es el llamado MGU-K, sistema de recuperación de energía que almacena en unas baterías lo que recopila en base a las frenadas. Algunos piensan que este moderno dispositivo, disponible ya en muchos coches de calle, descargó por error o avería su voltaje sobre el organismo de Alonso. Precisamente, durante esos días, la MGU-K, fabricada por Honda, había dado muchos quebraderos de cabeza a los ingenieros del equipo y fue sustituida en alguna ocasión. La avería sigue mostrándose tras estos entrenamientos y, ante su falta de fiabilidad, McLaren ha decidido asumir su desarrollo y mantenimiento.

A todo esto hay que unir el silencio y oscurantismo mostrado por McLaren cuando se les pregunta por la cuestión, la FIA o fuentes del circuitos no dicen ni una palabra, Alonso no hizo declaración alguna a la salida del Hospital o la extraña ausencia de mensaje alguno a través de Twitter (algo que le encanta y hace personalmente). El polaco Robert Kubica sufrió en 2007 un accidente a más de 300 kms/h con un choque que rozó los 75G, sin embargo al día siguiente volvía a casa en avión como si nada le hubiera pasado. Todo esto crea una atmósfera atípica y extraña que da que pensar.

La gran incógnita: ¿estará Alonso en perfecto estado para el 15M?

Si la causa es todavía desconocida, la explicación más plausible a esta conducta es que el responsable de todo ello haya sido una avería mecánica, probablemente causada por parte de Honda. El fabricante nipón no ha empezado con buen pie su nueva aventura en la Fórmula 1 a pesar de ser el que cuenta con el mayor presupuesto en desarrollo de los presentes en el certamen. Con una pretemporada plagada de averías, su cabeza visible, Yasuhisa Arai, ya ha pedido públicamente algo más de tiempo para desarrollar su parte del coche. Este poco tino llega en un momento malo para la marca, cuyo presidente acaba de dimitir tras un escándalo en Norteamérica relacionado con los airbags de sus coches de calle y, a las puertas de la presentación mundial de su coche estrella, el esperado NSX con motor híbrido, la misma tecnología que ahora está fallando en la F1.

Lo mejor de esta historia es que al menos Fernando Alonso descansa en su casa de Oviedo tras haber pasado tres días en observación en el Hospital barcelonés y, aunque no parezca que vaya a tomar parte en los test que restan esta semana en Montmeló, se espera que esté en perfecto estado para la carrera inicial de temporada el próximo 15 de marzo. Cuando se le preguntó a su representante, Luís García-Abad, respondió que lo que le preocupaba no era la primera prueba, sino la última en Abu Dhabi. Hábil, pero tampoco dejó claro si estaría en la primera.