Menú Portada
LOS PRIVILEGIOS DE SUS SEÑORÍAS (VI)
Mientras cuatro miembros se dedican a pedir a la vicepresidenta de esta Cámara que evite "una posible intervención militar" en Cataluña

Los eurodiputados españoles ganan hasta 15.000 euros al mes por trabajar 134 días al año

Octubre 25, 2012

Si éramos pocos, faltaban los eurodiputados. Cuatro eurodiputados españoles, de Convergencia i Unio, el Partido Socialista de Cataluña, Iniciativa por Cataluña y el Bloque Nacionalista Gallego han solicitado en una carta a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, que impida “la posible intervención militar” española en Cataluña.

Los parlamentarios denuncian, en su misiva enviada el pasado lunes, que “figuras públicas relevantes” o “con cargos en la jerarquía militar” han amenazado con emplear “la fuerza militar contra la población catalana” y han llamado a “preparar ya la posible intervención militar” en la comunidad catalana, según ha publicado el diario el Mundo. En concreto, Los firmantes son Maria Badia (PSC), Ramon Tremosa (CiU), Raül Romeva (ICV) y Ana Miranda (BNG), llamativa esta última por no ser diputada catalana y producirse un día después del batacazo electoral de su partido en las elecciones Gallegas.

Algunas consecuencias, las hemos visto rápidamente como la dimisión de María Badía como secretaria general de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo, según informó el propio presidente de esta delegación, Juan Fernando López Aguilar. Badía ha enviado a López Aguilar una carta en la que le explica que decidió firmar, junto con otros eurodiputados catalanes, una misiva a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, para denunciar las “intolerables invocaciones a las Fuerzas Armadas” y a su posible intervención al hilo de la situación en Cataluña. Pero a lo que no ha renunciado es a su cargo como eurodiputada, y es que, esos privilegios, están al alcance de muy pocos..

Sueldos millonarios aprobados por ellos mismos

La Eurocámara se ha convertido en un auténtico “cementerio de elefantes”, muchos políticos acaban allí sus últimos días, lejos de la política nacional, pero no del país. De hecho, tan sólo tienen plenos 134 días al año, es decir de lunes a jueves y (salvo siete viernes al año, que corresponden a actividades parlamentarias exteriores) y con dos semanas en Navidad y cuatro en agosto de ausencia de actividad. Por ello, la clase business de Madrid o Barcelona a Estrasburgo y Bruselas está más que demandada estos días, sí, clase business con la que esta cayendo, y es que este fue uno de los penúltimos escándalos de los diputados europeos, su no renuncia a este tipo de billetes a pesar de la crisis.

Tampoco han rebajado sus asignaciones para gastos. Ellos mismos, que votan el presupuesto de la eurocámara, aprobaron a principios del año a pesar de la propuesta del portugués Miguel Portas (el mismo que propuso dejar de utilizar los vuelos en clase business), mantener los 4.299 euros que reciben cada mes para gastos y tan sólo se redujo un 5% el importe en dietas, el resto sigue lo mismo. De hecho, el sueldo base fue uno de los asuntos que más ampollas levantó en su momento después de que “se aprobaron” hace tres años multiplicarlo por más de dos, pasando de un sueldo base de 3.124 euros a uno de 7.666, que se actualiza con la inflación. Así, de los 7.956,87 euros que ganan mensualmente por este concepto, tras descontar el impuesto comunitario (nada que ver con la presión fiscal española) y el pago de una cotización a un seguro de accidentes, se queda en 6.200,72 euros netos.

 A esos 6.200 euros se añaden dietas, viajes y asesores. Para gastos generales, la cantidad que ya hemos detallado, 4.299 euros mensuales. Con este importe deben sufragar los supuestos gastos en los que se supone que incurren en el Estado que le ha elegido (oficina de los diputados, teléfono, mantenimiento de los equipos informáticos…). Luego hay que añadir, las dietas para ir a Bruselas y Estrasburgo, que contemplan el “derecho al rembolso del coste real de sus billetes de viaje para la asistencia a esas reuniones, previa presentación de recibos, hasta un límite máximo equivalente a la tarifa de la clase business para los viajes en avión, a la tarifa de primera clase para los viajes en tren o hasta un límite de 0,50 euros por kilómetro para los viajes en automóvil”. Los vuelos en business, suponen una media de entorno de los 1.500 euros ida y vuelta, y este gasto, todas las semanas.

Dietas de lujo y asistentes

Pero las dietas van más allá, ya que el régimen interno determina el derecho a “unas dietas fijas basadas en la distancia y en la duración del viaje para cubrir otros gastos relacionados con el viaje (como, por ejemplo, los peajes de autopistas, los gastos por exceso de equipaje o los gastos de reserva)”. Así,  por viajes fuera de la UE, el importe llega a los 150 euros diarios, y fuera de la UE los 300 euros al día. Pero para asegurar que no les falte de nada a sus señorías ya que a menudo viajan fuera de su Estado miembro, se les paga una dieta fija anual que supone un único pago de hasta 4.243 euros.

A todo ello hay que sumar que disponen de un importe máximo anual de 19.709 euros por diputado para contratar un asistente, ya que los eurodiputados pueden seleccionar a su propio personal. En definitiva, la media de sueldo del eurodiputado alcanza los 15.000 euros mensuales, para en teoría estar como máximo en 134 sesiones al año.

De escándalo en escándalo

Desde el año 2009, cuando aprobaron la subida estratosférica de sueldo  que les garantizaba cobrar 4.500 euros más que con la anterior regulación, (antes cobraban lo mismo que un parlamentario de su país) no han hecho más que aparecer críticas. En España ni PP, ni PSOE ni UPyD respaldaron medidas como congelarse los sueldos o dejar de volar en bussines. Pero hay mucho más, hace unos años la televisión alemana RTL filmó cómo sus señorías se escaqueaban de los plenos en viernes, acudiendo a fichar para cobrar los 300 euros extras que se contemplan por acudir al pleno del último día de la semana, incluso una diputada alemana de “Los verdes” llegó a amenazar a los cámaras que le estaban cazando en plena faena.

Este mismo año fue una diputada británica la encargada de documentar estos abusos políticos. A través de fotografías, probó que sus compañeros de Cámara en Bruselas acudían los viernes a fichar y se iban corriendo al aeropuerto.  Ahora nos toca hablar de “cazas sobrevolando las comarcas catalanas” y despistar sobre los verdaderos problemas económicos de Cataluña, y por supuesto de lo que nos cuesta tener los eurodiputados con estos privilegios a pesar de tener 3 países intervenidos, y España e Italia en puertas.

<!–[if gte mso 9]>