Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

Los escandalosos mensajes del diputado de Ciudadanos por Málaga, Guillermo Díaz, colocado “a dedo” en las listas por el secretario de Organización de la formación naranja, Fran Hervías: “No hay democracia en España y si la hay no es lo que quiero”… “No hay nada más enemigo de la libertad que la izquierda”

Octubre 26, 2016
guillermo-diaz

El diputado por Málaga, el abogado no ejerciente Guillermo Díaz Gómez, parlamentario de la formación Ciudadanos que lidera Albert Rivera, y que resultó elegido en las Elecciones del 26-J tras ser puesto “a dedo” en las listas por el secretario de Organización de la formación naranja, Fran Hervías, se dedica a verter en sus blogs comentarios dudosos de todo tipo. Afirmaciones que van desde una dura critica a la democracia que se vive en España -“No hay democracia en España y si la hay no es lo que quiero”-, pasando por descalificaciones a los partidos de izquierda -“No hay nada más enemigo de la libertad que la izquierda”-, o hacia los periodistas: “Los periodistas, cual perros de presa de los políticos, buscando su parcela en el poder, nos deforman las cosas al antojo de sus tinteros”.

El diputado Díaz Gómez al poco de ascender a la primera línea de la actividad política borró todos sus tuits de su perfil. “Hay una auténtica caza de brujas en las Redes y opté por borrar los mensajes. No quería borrarlos todos. La informática no es mi fuerte y quería borrarlos respetando los tuits escritos durante los últimos seis meses, pero no supe usar la aplicación que me descargué y acabó con todos mis mensajes”, ha llegado a afirmar. No es la primera vez que sus comentarios o reflexiones han levantado la repulsa pública. Sucedió con una supuesta violación ocurrida en la Feria de Málaga de 2014, donde en su Twitter defendió de entrada a los cinco chicos acusados, pidiendo su presunción de inocencia.

Díaz Gómez, un buen orador, ha intentado retirar todos estos “post’” ante la gravedad de sus afirmaciones y comentarios, pero con lo que no contaba es que en Ciudadanos el “fuego amigo”’ conserva pantallazos de esos contenidos, que hoy reproduce en exclusiva Extraconfidencial.com.

Una llegada conflictiva al Congreso

La llegada en esta XII Legislatura al Congreso de los Diputados del diputado de Ciudadanos por Málaga, Guillermo Díaz Gómez, nacido el 29 de abril de 1978, número dos en las listas de la formación de Albert Rivera por esta provincia andaluza, no estuvo exenta de polémica. Díaz fue designado “a dedo” por el Comité Ejecutivo Nacional, tras la decisión personal del secretario de Organización de la formación naranja, Fran Hervías, “ya que es un político muy cercano al aparato del partido”, afirman afiliados de Ciudadanos indignados de cómo este licenciado en Derecho, que ha trabajado para empresas privadas en labores de consultoría y en gestión de salas de exhibición cinematográficas, a su vez personal laboral en excedencia del Ayuntamiento de Málaga, político que militó en las Nuevas Generaciones del PP y ex asesor técnico del grupo de Ciudadanos en la Diputación de Málaga, ha logrado colocarse de esta manera en el poder.

Díaz asumió el puesto de número dos de Ciudadanos por Málaga al Congreso después de que José Calle, que lo ocupó para las Elecciones del 20-D, renunciara a este puesto para las elecciones del pasado mes junio “por motivos personales” tras estar cuatro meses en el Congreso. Se daba la coincidencia que Guillermo Díaz fue derrotado en las primarias celebradas en Málaga en julio de 2015 para elegir al cabeza de lista al Congreso de los Diputados. Salió Irene Rivera, hoy también diputada por Málaga. Pero fue Fran Hervías, con el que Díaz conserva una relación muy fluida, quien le colocó primero en la lista como reserva de esas mismas Elecciones y luego le repescó sin convocar un proceso de primarias y sin dejar paso al siguiente de la lista, el aparejador Gabriel de Pablo, afiliado de Mijas, de donde también proviene Irene Rivera.

Los mensajes de Guillermo Díaz

Los mensajes y reflexiones de Guillermo Díaz en determinados blogs y medios de comunicación, en los que también participa, son de todos los colores y gustos. Por ejemplo, en su comentario al libro del escritor y periodista catalán Arcadi Espada, en su día vinculado a Rivera y a Ciudadanos, titulado “En nombre de Franco: los héroes de la Embajada de España en el Budapest nazi”, se puede leer: “En definitiva, todos los periodistas deberían leer esta obra para aprender como uno puede contar hechos de forma interesante sin necesidad de adornos ni juicios de valor, ofreciendo al lector hechos, como si fuera poco. Pero si nos centramos en la historia que nos cuenta, todos los hombres deberíamos conocer la historia de aquellos que se jugaron el tipo para salvar a su especie, aunque fuera por orden de Franco”.

comentarios-del-diputado-guillermo-diaz
Haz click para descargar los comentarios de Guillermo Díaz

También en otra de sus reflexiones hay criticas sobre la estructura democrática en España: “No hay democracia en España, y si la hay no es lo que quiero. Hay un sistema que perpetua a los mismos en el poder, viviendo a nuestra costa como aristócratas ricachones, pero sin la educación y abolengo que a estos se les presupone. Comilonas, comisiones, chiringuitos y cortijos. Catetos, inmorales y ladrones ¿Qué nos dan a cambio? Libertad. Mentira. Nos dan unos derechos abstractos: libertad de expresión, religiosa, de asociación, de reunión, sindical -cueva de ladones y extorsionadores-, de pensamiento (…)De ahí en adelante, no le puedo dar una torta a mi hijo, ni registrarle un cajón por si tiene drogas, no puedo ser nazi ni racista -esta prohibido-, machista o comerme un delfín frito”.

En otro comentario titulado “Los “indignados manipulados” destaca que “es cierto que a pesar de lo que muchos piensan, no hay nada más enemigo de la libertad que la izquierda”.  En otro de sus escritos dirigidos al líder americano Barack Obama dice lo siguiente: “Aquí hay mucho leído que afirma que usted es socialdemócrata, pero es por tontos, no por progres; es decir, que te vas a salvar por eso de ser negro y demócrata”.

Y, por último, hay comentarios descalificantes para los periodistas y los medios de Comunicación: “El pueblo es manipulable, de hecho es permanentemente manipulado. Esto se consigue a través de unos medios de Comunicación que implantan ideas y argumentarios. Los periodistas, cual perros de presa de los políticos, buscando su parcela en el poder, nos deforman las cosas al antojo de sus tinteros. Hay excepciones, pero son escasas. El Nunca Mais, el 11-M, el No a la Guerra, el aborto, el matrimonio homosexual, la memoria histórica, todas esas cosas, algunas lejanas y otras cercanas, pero todas sin excepción girando alrededor del voto”.

Estas son algunas pinceladas del diputado Díaz Gómez, autor de los libros “Hipatia de Alejandría” y “Las mentiras del cine bélico”, que con anterioridad fue gerente del cine municipal Albeniz, en Málaga, como personal laboral gracias a la intermediación en su día de los dirigentes del PP, en cuya formación juvenil se había formado.

Fue candidato “paracaidista” del PP en el municipio vasco de Zarátamo

El diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz estuvo afiliado en el Partido Popular en Málaga durante un largo espacio de tiempo y se presentó con 22 años en una lista para el municipio vizcaíno de Zarátamo, en el número cuatro de la lista electoral de esta localidad vasca que no había pisado nunca. “En Zarátamo no estuve nunca. Éramos los paracaidistas. De hecho no me dejaron ni ir. Tenía 22 años, el ardor de la juventud, pero me llamaron al orden para que me tranquilizara. Al año siguiente abandoné la formación popular”, afirmó a la revista El Observador.

Díaz Gómez es hijo de militar, nacido en Melilla, pero de pequeño se fue a vivir a Barbastro (Huesca), la tierra del líder del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer. “Mi padre estuvo allí destinado. Después viví en Badajoz. Y en Bilbao y en Pamplona. Luego viví en Aguadulce, en Almería, y por cuestiones familiares nos vinimos a Málaga porque aquí estaban mis abuelos maternos. Llegué con once años”, afirmó.

Según ha contado el propio Guillermo Díaz, él fue uno los primeros afiliados del partido Ciudadanos en Málaga tras una cena en 2013 con Albert Rivera, donde el líder catalán “le convenció para que volviese a la política que dejó hacía 15 años”. Este extrovertido diputado de Ciudadanos practica magia, mentalismo, hizo boxeo en su día y participa en medios escritos y en radios, en programas de divulgación científica e histórica, ya que es un apasionado de la historia. “Estudié Derecho porque no sabía qué hacer. Preparé unas oposiciones para Inspector de Policía, aunque no superé las pruebas físicas. Y menos mal. Mientras las preparaba, empecé a trabajar en Yelmo Cines. Allí me promocioné y me hicieron gerente. Cuando el Ayuntamiento compró el cine Albeniz, me llamaron para llevarlo junto a un grupo de profesionales. Como buen friki, tengo dos libros de historia y muchos artículos relacionados”.

Todo un ejemplo de nueva regeneración política de un miembro de la dirección de la formación de Albert Rivera, cuya labor ha sido hasta ahora “pensar” y no el dar la cara. Su misión ha sido la de “pensar estrategias y líneas de actuación” como secretario de Acción Política, antes de Comunicación, y también como cargo de confianza de C´s en la Diputación de Málaga. A pesar de ser una persona importante en la directiva de Ciudadanos en esta demarcación andaluza, Guillermo Díaz ha sido hasta ahora uno de los personajes más desconocidos de C´s en Málaga.

“Nunca asumiré nada que no hayáis votado”

Pero además de sus referencias a Obama, Franco, los periodistas y la izquierda, hay también un escrito enviado a los afiliados de la formación naranja en Málaga donde se puede atisbar su ética:

Veo que se insiste en la idea de que voy a ser Subdelegado Territorial. Como solo estoy en este chat de conversación, si queréis reenviar este mensaje, os lo agradezco mucho. Ni quiero ni voy a ser Subdelegado de nada. Solo seré cargos que se voten, por lo que nunca asumiré nada que no hayáis votado vosotros. Es más: quiero que el Subdelegado se vote. Igual que quiero que se vote todo cargo en el partido. Soy analógico en este tema. Con el tiempo veréis quiénes mienten y quiénes dicen la verdad. Un saludo a todos y paciencia amigos, que solo las gacelas thomson saben correr nada más nacer.

Guillermo.”

A pesar de este mensaje, Guillermo Díaz llegó como número dos en la candidatura de su partido al Congreso de los Diputados por la provincia de Málaga gracias “al dedo” de Fran Hervías, secretario de Organización de Ciudadanos, sin proceso democrático alguno. El único al que concurrió fue el de las primarias donde se presentó para encabezar la lista malagueña como diputado frente a Irene Rivera y Javier López. Y lo perdió.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho