Menú Portada
Exclusiva: "Estoy bien, pero algo abrumado", dice Fran.

Los enfados de Belén y Fran

Marzo 8, 2010

Se ha acabado. Belén Esteban ha puesto el punto final a su matrimonio con el camarero Fran Álvarez. No hay vuelta atrás, o tal parece. Los enfrentamientos y algunos otros problemas han empujado a esta situación.

pq_923_belenfran.jpg

Han escrito el capítulo final de su relación sentimental. Se conocen desde que eran pequeños y juntos formaban una relación, algo inestable, pero bastante acompasada. Belén Esteban y Fran Álvarez han sesgado definitivamente su romance. Y con la noticia, un millar de especulaciones y comentarios. Los maledicientes insisten en que el anunciamiento del divorcio responde a una estrategia para que el cortijo de Jorge Javier Vázquez continúe siendo líder en las tardes de Telecinco. Lejos de la realidad, la noticia saltó de la forma más inesperada y cuando los temas del espacio estaban ya más que organizados. Por eso, escuchar cómo Antonio Tejado cuestiona la realidad y pesadumbre de la noticia escama y hasta encoleriza. Es cierto que la mala nueva llegó el mismo día en el que se abrió ‘La jaula’ de Antena 3, pero en absoluto estaba previsto ni planeado. Insinuar que casi se obligó a la Esteban a montar el paripé para arañar puntos de share es una auténtica falacia. Más aún cuando ‘Sálvame’ consigue, sin querer, escenas bizarras que serán recordados in eternum.
 
Las lágrimas de Belén
 
Belén está destrozada. Sabe que la noticia ahora será comentada y analizada hasta el extremo, pero no ha querido pasar la oportunidad de explicarse cómo será su vida a partir de este momento. Ya ha firmado el divorcio, por lo que parece más que claro que no hay posibilidad de reconciliaciones ni medios perdones. La convivencia ha sido su mayor problema. Al caer la noche, Belén es tan insoportable como tierna, pero parece que el carácter refunfuñón de Fran tampoco ha ayudado en esta cruzada por salvar su matrimonio. Ahora todo son lágrimas y reproches. La situación entre ellos es cordial, pero hay bastantes cosas que resolver y que, en estos momentos, les enfrentan de una manera visceral. Hay, incluso, asuntos que conciernen a la pequeña Andreíta y que en estos momentos traen por la calle de la amargura a la Reina de San Blas. Habrá que esperar para conocer nuevos datos sobre el ya llamado ‘belenazo’. Lo que no se puede negar es que la Esteban sigue dando noticias le pese a quien le pese. Es como una especie de máquina recicladora que transforma, modela y vuelve a crear. ¡Qué grande!
 
No quiere hablar
 
El que parece más remiso a conceder entrevistas ahora que ya se ha anunciado el bombazo es el otro protagonista, Fran Álvarez. Él es poco amigo de los periodistas, y no porque tenga asco o manía a la prensa del corazón, sino porque la timidez que le envuelve le impide mantener la cordura cuando se le acerca una cámara de televisión. Es su mayor problema, en caso de querer dedicarse al medio televisivo. Al otro lado de teléfono, Fran está algo nervioso y alterado. Son muchos los compañeros que, desde el momento en el que se anunció el final de su relación con la oxigenada, se lanzaron al teléfono para contrastar e intentar sonsacarle las primeras declaraciones: “Estoy muy abrumado, no puedo decir absolutamente nada más, salvo que quiero y necesito tranquilidad. Estoy bien, pero he decidido que en esta ocasión no voy a hacer declaraciones porque no quiero más follones. No quiero saber nada de la prensa ni de los periodistas”. Es coherente, al menos. Fran es uno de los personajes más íntegros y bañados en normalidad que habita en los submundos del corazón. Por eso consigue seducir a todos. Incluso a los enemigos acérrimos de Belén, que ahora también tiran de teléfono para saber y conocer. Lo tendrán difícil. Aunque la relación ya se ha roto, Fran es difícil de convencer. Ojalá cambie. Sería maravilloso.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)