Menú Portada
Las dos cadenas se hunden en Bolsa y están a punto de perder todo lo ganado en los tres años de cotización

Los efectos colaterales de 9-M en Antena 3TV y Telecinco

Marzo 10, 2008
pq__CARVASI.jpg

Tras las elecciones del 9-M se suceden los análisis. Los hay para todos los gustos, poniendo el matiz en aquello que más se acerca a las posturas ideológicas de cada cual. El 9-M deja, además de los efectos directos sobre el ámbito de la política, otros colaterales sobre los dos canales privados de mayor audiencia, Telecinco y Antena 3TV. El inmediato viene a desmentir un viejo adagio de los departamentos de informativos de ambos canales: “la información política no interesa”. Parece mentira que tal afirmación la mantengan los máximos responsables de esos departamentos a tenor de su trayectoria profesional. En cualquier caso, el recurso a esa máxima hizo que los informativos de Antena 3TV y Telecinco se convirtieran en un relato de sucesos variopintos, magnificados hasta el infinito, entre los que se colaba una escueta información política sesgada y teledirigida.

Una oportunidad perdida, ¿por qué?

El segundo efecto colateral es una herida en las propias carnes de Telecinco y Antena 3TV al privarse por decisión propia de las mayores audiencias que se han registrado en los últimos años en el medio televisivo español. Tres ejemplos: primer debate de candidatos, 25 de febrero, más de 13 millones de telespectadores; segundo debate de candidatos, 3 de marzo, más de 12 millones de telespectadores y programa especial elecciones, noche electoral, más de 12 millones de telespectadores.
Pues bien, en los dos primeros eventos con 13 y 12 millones de audiencia respectivamente Antena 3 y Telecinco no se llevaron nada porque sus máximos ejecutivos, los italianos Carlotti y Vasile, decidieron no emitir las imágenes de esos debates al no contar con ellas en exclusiva. De tan estrambótica decisión -¿quién son ellos para privar a sus respectivas audiencias de lo que ha sido el mayor acontecimiento electoral de los últimos años?- resultó otro fiasco: en el programa especial de la noche del domingo Antena 3 se quedó en el ridículo 11%, mientras Telecinco fue incapaz de atraer a más del 12% de la audiencia. TVE concentró ante sus pantallas casi el 22%.

Mala imagen

Al margen de la mala imagen que da en televisión el rostro de Gloria Lomana, directora de Informativos de Antena 3TV, y de lo previsible que es Pedro Piqueras, el mismo cargo en Telecinco, los dos canales privados fueron víctimas de sus grandes errores: sus audiencias, poco acostumbradas a recibir información política de altura, cuando hay un acontecimiento relevante se van a TVE y, cada vez en mayor medida, a Cuatro. Venden mortadela y, claro está, cuando se trata de comprar jamón la clientela elige otra tienda.
¿Han aprendido la lección? El carácter de los dos italianos, Mauricio Carlotti y Paolo Vasile, invita a pensar que se mantendrán en sus trece y que, en cualquier caso, será la audiencia la que se ha equivocado. A lo más lejos que han llegado Lomana y Piqueras en sus entrevistas a los candidatos ha sido a trasladar a los telespectadores o directores de periódicos las preguntas más incisivas. Ellos bien maquillados y con el guión bien aprendido, porque en política nunca se sabe y no es conveniente molestar a nadie no vaya a ser que se toman represalias. ¡Cómo estarán las cosas en la televisión española para que se haya tenido que sacar del baúl de la historia a dos periodistas retirados para ejercer de moderadores! Es lamentable, pero es lo que tenemos, que no lo que nos merecemos.

Pasado polémico

No estará de más recordar que Gloria Lomana tuvo que abandonar la sección de información política de los informativos de TVE con ocasión de un debate sobre el Estado de la Nación que enfrentó a José María Aznar y a Joaquín Almunia. Lomana, que ejercía como mera informadora, traspasó esos límites para alabar las bondades de las propuestas de Aznar y descalificar las replicas de Almunia. Tuvo que salir de TVE, pero encontró refugio en Antena 3 en la sección de política, puerta que le abrió Ernesto Sáenz de Buruaga, ahora en Telemadrid.
Piqueras ha tonteado con el poder socialista y en el primer Gobierno ZP fue designado director de Radio Nacional de España, cargo que compatibilizaba con la dirección de un programa en TVE para completar el sueldo. Todo un despropósito en una casa que está gestionada sin criterio y con amiguismo. Ahí tenemos la prueba de cómo se agradece el buen comportamiento: Zapatero concede su primera entrevista tras la victoria electoral a Pedro Piqueras en Telecinco. ¡Que tiemble el presidente ante las aceradas preguntas de Piqueras!
Así las cosas, los dos canales caminan, como diría Groucho Marx, de fracaso en fracaso hacia la victoria final. Telecinco y Antena 3 han suspendido sin paliativos su examen en Bolsa. Tres años después del saltar al parquet, ambas compañías están a punto de recuperar el precio de salida. Carlotti y Vasile han presumido –ya no se acordarán- de revalorizaciones del 150%, pero gracias a sus habilidades hoy, como en el juego del parchís, han vuelto a la casilla de salida. Dos genios, que como ya dijimos aquí, están en apuros. Pero, ¿tomarán medidas para subsanar los efectos colaterales?