Menú Portada

Los diputados salientes se llevarán gratis los móviles pagados por el Congreso y los entrantes disfrutarán de unos nuevos de última generación y con las máximas prestaciones

Noviembre 4, 2015
jesus posada

El pasado 21 de octubre se cerró la X Legislatura en el Congreso de los Diputados. Cuatro años presididos por Jesús Posada en el que hemos tenido casi de todo. En lo político, el Partido Popular ha hecho valer su mayoría absoluta de 186 escaños, una circunstancia, que es seguro que no se repetirá tras las Elecciones del 20 de diciembre. Pero también hemos visto todo tipo de cambios en su gestión económica, desde unas obras eternas que ni siquiera han finalizado en estos cuatro años ha decretarse unos recortes y austeridad de los cuales apenas quedan rastros.

Fue en julio de 2012 cuando Mariano Rajoy anunció en el propio Congreso de los Diputados unas medidas de austeridad a las que no fue ajena la Cámara Baja, pero tres años después se ha pasado a lo contrario. Lo demuestra, por ejemplo,  el gasto de 3.794.561 de euros en viajes de Sus Señorías en tan sólo los 9 primeros meses, la licitación de un contrato de 438.746 euros en 490 tabletas y 699 ordenadores de sobremesa para que puedan ser utilizados por los diputados y el personal administrativo de la institución en la próxima legislatura o el contrato millonario de telefonía en el que se reserva lo mejor de lo mejor para los diputados.

Otros 650 teléfonos móviles con las máximas prestaciones

El 22 de julio de 2014 el BOE anunciaba el nuevo concurso para la adjudicación del contrato de servicio de telefonía móvil, fija y otras comunicaciones en el Congreso de los Diputados. Tras distintas vicisitudes, por ejemplo, se vio obligado a publicar una nota aclaratoria sobre algunos puntos, la formalización del contrato, con una duración hasta el 31 de diciembre de 2016 y por un valor de 1,2 millones de euros a los que había que sumar el IVA. Se cerró 6 meses más tarde, publicándose su formalización de nuevo en el BOE el 2 de febrero de este año.

Aunque el contrato cubre todas necesidades de telefonía del Congreso de los Diputados, el punto más llamativo es el de telefonía móvil con unos requisitos que desde luego no son nada acordes a una institución que debe ser ejemplar en el gasto: 650 terminales nuevos de los cuales, los que pertenecen a Sus Señorías, son equipos de la más alta calidad y que finalmente quedarán en propiedad de los diputados, en este caso con menos de un año de antigüedad. Del total de los  teléfonos, 425 son de los denominados de “perfil 1”, Smartphone, con las más altas prestaciones. Los requerimiento mínimos más destacables reflejados en el contrato son: almacenamiento de 32GB, conexión 4G, cámara de 8 megapíxeles, fotos y vídeos desde 30 fotogramas en la cámara frontal, geo etiquetado de fotos y vídeos, pantalla HD o similar, etc. Unas especificaciones que cumplen solo un puñado de los terminales existentes en el mercado. De hecho, se especificó que la empresa ganadora tenía que presentar tan sólo tres modelos a elegir de este tipo de equipos frente a los cuatro de la siguiente gama. Pero tampoco son pocas las prestaciones que se exigen para 225 teléfonos “perfil 2” o Smartphone básicos. Aunque las características son inferiores, no se puede decir que sean teléfonos sencillos: conexión 4G, pantalla mínima de 3,5 pulgadas en vertical o cámara de 5 megapíxeles.

Siempre a la última

Con todas estas prestaciones, lo más escandaloso es cómo se configura la renovación de los equipos, no sólo porque se especifique que  “será obligatoria la renovación de todo el parque de terminales móviles del Congreso de Diputados”, sino por otros dos condicionantes de la licitación. Por un lado, porque el contrato finaliza en diciembre de 2016, lo cuál representa que en un hipotético nuevo contrato se cambie de teléfono con menos de dos años de renovación. Pero si se prorroga el mismo, también está asegurado estar siempre a la última: “Al inicio de la prórroga se realizará una renovación tecnológica de los terminales si procede”.

Pero no hará falta esperar para ver el cambio de terminales. Como el fin de la Legislatura se “rompe” en dos partes, la vigencia del contrato se distribuye entre ambas. Así,  los diputados salientes podrán llevarse sus terminales que serán sustituidos por otros aún más modernos para los que juraran o prometerán su cargo en 2016. De hecho, la licitación también se guarda un as en la manga obligando a que “el operador renovará su oferta de móviles cada 3 meses”. Una condición que hará que, por ejemplo, tengan acceso a los nuevos iPhone 6S que acaban de ponerse a la venta, algo que hará las delicias de los diputados que son enamorados de Apple. La preferencia por la empresa norteamericana se demuestra también en su nueva licitación de tabletas que también estrenarán los nuevos miembros del Congreso. En el caso de este contrato, se especifica que los nuevos equipos deberán tener el sistema operativo iOS; es decir, el que sólo tienen los iPads, una forma un poco burda de “ocultar” cuál es su verdadero objeto de deseo.

Pérdida, robo, avería… con la mejor protección 

Pero volviendo a los móviles, también tienen unas prestaciones en servicios posventa que serían la envidia de cualquier usuario y que no son para nada económicas. En primer lugar, en caso de avería, robo o pérdida, tiene asegurado la sustitución inmediata del teléfono ya que se proporciona al Congreso un stock igual al 10% de los teléfonos móviles y un 15% de tarjetas SIM de sustitución y también en la misma cuantía de cargadores y auriculares.

A todo ello hay que añadir, además, que será la empresa  de telefonía y no el usuario quien que se responsabilice de la garantía y del mantenimiento de los teléfonos a los que hay que sumar la obligación de un servicio de garantía extendida y mantenimiento. Este cubre tanto hardware y todos sus productos y la “validación, recuperación y adecuación de las configuraciones de los elementos componentes del servicio”.  Todo un lujo pagado por todos y que acabará en el bolsillo de los ya de por sí muy bien remunerados diputados.