Menú Portada
CONVENIO DE LUJO (y III)
El número toral continúa siendo una incógnita

Los delegados sindicales, beneficiados por la “acumulación” de horas en la Administración

Octubre 5, 2010

En la actualidad, hay hasta cuatro por cada sindicato con representación suficiente en los centros de más de 5.000 trabajadores; tres entre 2.001 y 5.000; dos entre 751 y 2.000 y, por último, uno entre 250 empleados y 750

Cuentan con un local para cada uno de ellos "adecuado a sus funciones", que incluyen gastos de teléfono y demás inmobiliario


El III Convenio Colectivo único para el personal laboral de la Administración General del Estado da mucho de sí. Continúa la larga lista de condiciones beneficiosas para los representantes sindicales que amplían su campo de acción a los delegados sindicales de las principales organizaciones como CCOO o UGT, los responsables de la huelga general que tanto ha dado que hablar en la última semana.
Si bien resulta un enigma calcular el número de delegados sindicales presentes en los distintos centros de trabajo de la Administración del Estado, no ocurre lo mismo con las condiciones de trabajo de estos representantes que, a priori, cuentan con numerosos beneficios, incluyendo la posibilidad de llegar a ser liberados gracias al sistema de acumulación de horas contemplado en el Convenio en vigor.
Según este documento, las organizaciones sindicales podrían pactar los citados sistemas de acumulación de horas sindicales a favor de uno o varios delegados, lo que podría llevar a la posibilidad de liberar a alguno de ellos.  Aún con esto, en ningún caso se podrán sumar créditos de horas de delegado sindical con los que pudieran corresponder en su posible condición de miembro del Comité de Empresa o delegado de personal -porque, esa es otra, pueden coincidir-, o viceversa.

Un cálculo no tan difícil

A estas prebendas habría que sumar el gasto que suponen estas secciones sindicales al Estado que, tal y como hemos mencionado, resulta difícil de calcular debido a la opacidad en el documento respecto al número total de delegados. No obstante, se puede hacer una idea teniendo en cuenta que hay hasta cuatro delegados sindicales por cada sindicato con representación suficiente en los centros de más de 5.000 trabajadores; tres entre 2.001 y 5.000; dos entre 751 y 2.000 y, por último, uno entre 250 empleados y 750.
La obligatoriedad de contar con un local para cada uno de ellos “adecuado a sus funciones“, que incluyen gastos de teléfono y demás inmobiliario, suponen un añadido para los gastos de la administración. Por ello, resulta hasta irónica la inclusión de un apartado en el que se especifica que podría disponerse un local conjunto para todas las secciones sindicales de una provincia, aunque no lo establece como una prioridad.
Con estas condiciones, queda demostrado que no son precisamente las supuestas voces de los representantes de los trabajadores los que peor parados han salido con la reforma laboral. ¿Tomará el Gobierno cartas en el asunto?