Menú Portada

Los ángeles de la guarda

Junio 19, 2013

Llevan tricornio y uniforme militar. Y cuando el panorama se pone feo como en las últimas horas en el pirineo oscense y catalán, con los ríos Ésera o Garona, salidos de madre, llevándose por delante puentes, carreteras, coches, casas y pueblos enteros, allí están los “tíos”, dicho con todo cariño y respeto, para echarnos una mano o las dos. Eso sí, debemos facilitarles un poco la tarea y no ponernos a ver como bajan el caudal del rio, como ese imprudente señor, en el valle de Benasque, a un palmo de la orilla, como si estuviéramos disfrutando de un partido de futbol y de las diabluras de Thiago Alcántara.

Jueves, 20 de junio, y los subrayo en negrita porque es el final de esta primavera, que nos ha traído por la calle de la amargura. Los expertos nos advirtieron que sería distinta, menos calurosa y más lluviosa, pero el problema ha estado en los cambios bruscos de humor que ha tenido. Hemos ido mezclando nevadas, con puntas de calor, sin saber muy bien a qué atenernos. Y nos dice hasta pronto, con una mejoría total en las condiciones atmosféricas.

La ultima borrasca, que ha hecho estragos en el nordeste, se debilita camino de Francia, dejándonos las últimas tormentas severas, esta madrugada, en los pirineos. Quedan restos de inestabilidad en el cantábrico oriental y a últimas horas en las costas gallegas y asturianas. El viento del noroeste dejará riesgos costeros, alerta amarilla, en las costas de Vizcaya y Cantabria, donde despiertan con brumas matinales La que si cambia de cara son las temperaturas, que van recuperando valores. En tierras pacenses en Talarrubias, suman hasta 28 grados, en el Guadalquivir, vuelven a la senda de los 30 de máxima, que es lo mínimo que podemos pedir. Me sigue preocupando Canarias, donde el viento del norte sigue dejando muchas nubes y no deja despegar a un Verano que ya tocamos con la punta de los dedos

“Tras mala primavera, peor verano espera”.