Menú Portada
El hijo de la Pantoja se embolsa nueve mil euros por bolo

Los 60.000 euros de Kiko Rivera

Diciembre 10, 2009

Está consiguiendo lo inimaginable. Sin dar palo al agua, el hijo mayor de Isabel Pantoja está ganando mucho dinero. Podría cobrar más de sesenta mil euros mensuales.

pq_916_kikorivera.jpg

Está triunfando en las discotecas de nuestro país. Su presencia en pueblos y aledaños a las grandes ciudades está consiguiendo que el mundo de la noche no pare nunca. Quizás porque Kiko Rivera tiene una gracia especial y muchos adolescentes o veinteañeros se ven reflejados en él. Lo cierto es que en los últimos tiempos la vida del hijo de Isabel Pantoja ha sido todo un trajín de acontecimientos festivaleros, hechos que han provocado que su caché aumente como la espuma. No hay mal que por bien no venga. Me cuentan que, en la actualidad, por uno de esos bolos el mozarrón se embolsa nueve mil sonantes euros y que, mensualmente, realiza hasta siete apariciones estelares nocturnas. Lo que más sorprende, sin embargo, es que algunas de estas actuaciones han sido conseguidas, contratadas y, por tanto aceptadas, por María Navarro, la fiel representante y amiga de Isabel Pantoja. La misma que ahora confunde en los escenarios a otros periodistas con este que les escribe. La historia del ataque desde el Auditorio de Barcelona es poco o nada admisible, teniendo en cuenta que la cantante ha ejercido de instigadora para que las masas actúen en su defensa. Todavía no doy crédito.
 
Kiko y el amor
 
Si en algo no tiene suerte el hijo mayor de Pantoja es en el amor. Todas sus conquistas sentimentales acaban ventilando sus penas y confidencias en los medios de comunicación, tal vez porque creen que su comportamiento no es el más adecuado cuando los sentimientos se esfuman. La última en hablar fue Carolina, su última novia, una brasileña de rompe y rasga con la que Rivera compartió cuatro meses de su azarosa vida. La morena no tuvo problema en explicar en ‘Sálvame Deluxe’ cómo transcurrían sus días como novia oficial y a qué dedicaban su tiempo libre: “nos pasábamos todo el día jugando a la play station”. Toda una revelación que no sorprende, pues en la ficha laboral del mozarrón tan sólo aparece reflejado un tímido intento de ser camarero en ‘Kantora Copas’ y una especie de gogó discotequero de extrarradio. De lo que sí puede presumir Kiko Rivera es de lucir esbeltas mujeres a su lado. Nadie lo entiende, pero las damiselas de zonas asilvestradas de Madrid no esconden sus deseos libidinosos ante su estilo “agroman”. ¡Qué suertudo!
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)