Menú Portada

Lorenzo tendrá la alfombra roja para fichar por Ducati tras su brutal exhibición en el Gran Premio de Qatar

Marzo 21, 2016
lorenzo portada

Ahora depende de él elegir su futuro. Jorge ha confirmado que es el hombre a batir; que la vitola de favorito no es una casualidad. Este fin de semana, ganar tenía un objetivo extra, subir su cotización en la marca que aún puede pujar más por él: Ducati. En la Fórmula 1 hay una máxima lapidaria: un piloto vale lo que haya hecho el último Gran Premio. Y, durante los próximos quince días, esta frase se va a cumplir, con Jorge Lorenzo, en MotoGP. Y no estamos hablando solamente de dinero.

Una carrera de poder a poder

También se dice mucho que las condiciones “son iguales para todos” pero todos, los pilotos de MotoGP, nos enseñan que son muy diferentes, y los buenos son mejores que el resto cuando se enfrentan a esas condiciones. Y se nota más que en los coches. Mucha centralita única, mucha igualdad de gomas y al final son los “pilotos pata negra” los que están delante, los que menos fallan.

En la carrera del circuito de Losail, Jorge salió como un jabato, y Iannone y Dovizioso le metieron un hachazo tan grande en el primer paso por la recta, que el español casi se sube a lomos de una de esas dos Ducati, que ahora tiene a tiro de contrato, de cara a 2016. Pero Lorenzo apeló a su pundonor y pudo con sus rivales italianos, los tocayos de Borgo Panigale. Andrea Iannone resbaló delante del #99 y desapareció de su vista en un suspiro. Y a Andrea Dovizioso le pasó a quince vueltas para el final y marcó la primera vuelta rápida de la carrera.

Los dos enemigos íntimos desde 2015, Rossi y Márquez, quedaron detrás y fue el de Cervera el que le arrebató el podio al de Tavullia. Rossi acabó cuarto, pero a ritmo, y cerca, de la cabeza: no es tan mal resultado. Y Marc no pudo con el otro Andrea que quedaba en pie. Dovizioso dio un recital a lomos de la nueva Desmo16 y le enseñó a sus rivales que esa moto, hecha a semejanza de una Honda, va sobre raíles y vuela en las rectas.

El propio Lorenzo se mostró sorprendido de cómo Dovi había podido con Marc en las últimas vueltas. Él, por su parte, le enseñó a los responsables de Ducati cómo corre y gana con su Yamaha: con nueva vuelta rápida y récord de la pista. Las gomas blandas funcionan, o Lorenzo las hace funcionar. Sea como fuere, el estreno de Michelin se saldó con buena nota.

lorenzo dentro
Jorge Lorenzo, ganador en Qatar

La otra carrera, la de las renovaciones y ofertas

El arranque de la temporada en Qatar empezó caliente, como contamos la semana pasada; y se ha ido recalentando aún más, dentro y fuera de la pista, día a día. Pero, curiosamente, la tensión entre Rossi y Márquez ha ido pivotando hacia una pugna entre Rossi y Lorenzo. Y, sí, hay que reconocer que fue el italiano el que quiso volver a desgastar psicológicamente a sus rivales. Sin resultado aparente, como siempre, con estos de esta era. No son los mismos rivales de antaño.

Valentino se hizo una foto importante para él jugando al fútbol con Xavi Hernández, leyenda del Barcelona, que ahora vive en Qatar. Abrazado a un mito español, como lo son sus enemigos en el Mundial, escenificó a la vez su rechazo a una encuesta publicada que “suspende” la imagen de Rossi en España. Pero el gran golpe de efecto se produjo el sábado por la mañana, con el anuncio de su renovación con Yamaha dos años más, 2017 y 2018. El “Doctor” seguirá corriendo con su M1 hasta que cumpla los 39. Aparte de esto, Yamaha MotoGP ya cedió los derechos de merchandising a la empresa de Valentino y Yamaha Japón patrocina su cantera de jóvenes promesas. El matrimonio está sano y renueva sus votos sin complejos.

Lin Jarvis, director de Yamaha MotoGP, presentó una renovación de contrato a Jorge la semana pasada, avisando que no entraría en una guerra de ofertas. Son lentejas, pero pesan como pepitas de oro: nunca tuvo Jorge una oferta económica igual, hasta ahora. La repentina decisión de Lorenzo de esperar ha hecho declarar a Jarvis que tiene previsto que su piloto se marche a Ducati: porque la marca italiana quiere un piloto de primera fila y él es el mejor del momento, y el más disponible, de entrada.

Jorge entró en una dialéctica con “Vale” a través de la prensa, diciendo que el italiano había acertado renovando rápido porque no tenía más opciones; pero que él era el campeón y su situación era diferente. Rossi replicó, literalmente, que Lorenzo no tiene “huevos” para irse a una marca como Ducati y que cuenta con que se quedará en Yamaha. En pista, ese sábado, tuvieron su primer lance feo y se enfrentaron aún más.

Jorge Lorenzo, en el enfoque correcto

Lorenzo cerró la jornada con la pole y el domingo ganó con la autoridad de su mítico martillo vuelta a vuelta, inalcanzable para el resto. Y el recado, desde la rueda de prensa del podio, a un ausente Rossi: su gesto repetido tres veces, boca cerrada, significa que él ya sólo habla en la pista. Por respeto a Yamaha, dijo, que ha decido no volver a hablar de ninguna polémica referente a su (aún este año) compañero de equipo.

Lorenzo declara públicamente que decidirá su futuro muy pronto, como mucho en la próxima carrera, en Argentina, en dos semanas. Esto significa que nos esperan quince días en los que podemos encontrarnos con la noticia, en uno u otro sentido, en cualquier momento. Porque Jarvis, a pesar de tener muy buena relación y admirarle mucho, también le cede poco tiempo para decidir si sigue en Yamaha o se marcha. Todo va muy rápido este año. Además de Rossi, KTM anunció justo antes de las carreras que había fichado a Bradley Smith para su estreno en MotoGP en 2016.

Si Lorenzo salta de Yamaha a Ducati las fichas de MotoGP se moverán como un “tetris”. Pedrosa estaría en la órbita de Jarvis y Viñales tendría camino libre a HRC. Se da por hecho que Rins ya es el dueño del asiento, en Yamaha Tech3, que deja Smith por KTM. Una buena pista: el baile de gorras, Monster o Red Bull, entre algunos pilotos.

Lo mejor para Jorge es que ambas opciones son muy buenas. Una clave puede estar en la diferencia de “los tiempos” de los contratos. A Lorenzo le gusta la fórmula de “uno más uno” y Ducati se la acepta. Mientras, Yamaha le sube el sueldo, pero exige compromiso firme de dos años, porque no quieren estar el año que viene con la misma historia que el año pasado. Si queréis apostar, sois libres. Yo pongo un dólar a que Lorenzo por fin dará el salto al reto que le falta. Y otro más, a que saldrá ganando con ello. En el sueldo, y en el box. Y hasta en la pista.

Diego Lacave

@DiegoLacave