Menú Portada
Se embolsará cerca de diez mil euros

Lolita Flores se someterá a la Dieta de la Alcachofa

Marzo 6, 2011

Me cuentan que la cantante está dispuesta a coger al toro por los cuernos y responder, una por una, todas las preguntas relacionadas con sus últimos escándalos empresariales. Lolita, que recibirá cerca de diez mil euros por su comparecencia ante los medios de comunicación, no ha puesto inconveniente para que, hasta el Restaurante José Luis, se acerquen todos los programas de televisión y revistas del papel cuché para explicarse.

pq_925_lolita.jpg

Arrecia la tormenta. Todos hablan de sus líos empresariales. Cuando Lolita Flores creó su firma de ropa y accesorios no se podía imaginar que acabaría con deudas y denuncias. Son varios los proveedores que han llevado a los tribunales a la cantante para que abone deudas que alcanzan los cincuenta y sesenta mil euros. Cantidades realmente importantes que la cantante quiere afrontar con absoluta decencia, sin prisas pero sin pausa. De hecho, ya tiene gran parte de ellas aniquiladas. Quizás por la situación que le envuelve, Lolita acepta casi sin pensarlo todos los trabajos que le ofrecen. Sus conciertos empiezan a ser más limitados y ella quiere explotar su papel interpretativo. Hace algunas semanas firmó un contrato con El Acanto Producciones para ser la nueva imagen de la famosísima dieta de la alcachofa. Además de porque el producto resulta apetecible, ante la sensibilidad y el buen hacer profesional de Sonia Sánchez, directora de El Acanto, no pudo decir que no. El acto de presentación y promoción tendrá lugar el próximo martes y Extraconfidencial.com estará allí.
Me cuentan que la cantante está dispuesta a coger al toro por los cuernos y responder, una por una, todas las preguntas relacionadas con sus últimos escándalos empresariales. Lolita, que recibirá cerca de diez mil euros por su comparecencia ante los medios de comunicación, no ha puesto inconveniente para que, hasta el Restaurante José Luis, se acerquen todos los programas de televisión y revistas del papel cuché para explicarse. Es su momento. Demasiado tiempo ha tardado en explicar cuál en qué punto se encuentra su conflicto judicial con una Ingrid Fuster a la que le gustan tanto o más los focos que a ella. La Fuster pasea su victoria en los tribunales –le denunció por impago de pagarés- por todos los platós y no duda en vociferar en su contra. Hace bien, pues de momento ya se ha embolsado cerca de veinte mil euros con sus diversas visitas televisivas. Sin embargo, a pesar de su vehemencia, los Flores al completo aseguran haber salido triunfadores del polémico contencioso: “Mi hermana ha ganado, a ver si os enteráis de una vez por todas, os están engañando”, dice una Rosario Flores que, con nuevas carillas dentales, ha entrado con fuerza en las listas de los más vendidos con Rastrakiski. Quién sabe.
Lo que no se puede negar es que las aseveraciones mediáticas de sus enemigos han provocado una distorsión más que evidente de la imagen de la artista, que graba de sol a sol los capítulos de una nueva serie de Telecinco a la que le auguro corta vida. Lolita ya no es la que era para el gran público, por eso no ha dudado en acudir a los tribunales para solicitar medidas cautelares contra todos aquellos que se han alzado en su contra. A falta de una decisión final, lo cierto es que la fama no debe ser óbice ni cortapisas para denunciar ante los medios de comunicación todo aquello que resulte injusto, aberrante o ilegal. Al César lo que es del César.