Menú Portada
Tras la polémica

Lolita Flores lo tiene claro: se defenderá en los tribunales

Enero 23, 2011

La cantante, que estos días está inmersa en la grabación de una nueva teleserie para Telecinco, parece estar harta de las polémicas y ha decidido poner en manos de sus abogados las declaraciones de todos aquellos que debaten sobre su vida privada, con la intención de denunciar a propios y extraños.

pq_923_lolitafloresgrande.jpg

La aparición estelar de Charo Vega en el programa ‘Sálvame’ ha provocado una auténtica revolución en el entorno de los Rivera. La nieta de Pastora Imperio abrió la caja de pandora al confirmar que Lolita Flores había mantenido una relación sentimental-sexual con el torero Francisco Rivera. Desde entonces, los comentarios no se han hecho esperar. De hecho, la reacción del matador llegó horas más tarde cuando, en uno de los stands de Fitur, contestó vehemente: “Mi tía Charo no es nadie para hablar sobre si Lolita y yo hemos o no hemos mantenido una relación sentimental”. Como es lógico, la respuesta de una Charo encolerizada no tardó en producirse: “Ese imbécil, que no me dejó dar un beso a su madre cuando estaba en la caja, no puede reprocharme nada porque mi madre se murió hace un tiempo y todavía no me ha dado ni el pésame”. Incendiarias declaraciones que no han hecho más que avivar una llama que se extiende con rapidez por el entorno más inmediato de los protagonistas.
Tanto es así que, pocos minutos después de que la guapísima Charo abandonara las instalaciones de Telecinco, Flores la telefoneó para cantarle las cuarenta. Una reprimenda poco o nada acertada, teniendo en cuenta la inocencia con la que Vega actuó. No hubo malediciencia en sus palabras, por eso no debería ahondarse en la herida. El amor que se profesan mutuamente debería estar por encima de dimes y diretes. Sin embargo, la cantante, que estos días está inmersa en la grabación de una nueva teleserie para Telecinco, parece estar harta de las polémicas y ha decidido poner en manos de sus abogados las declaraciones de todos aquellos que debaten sobre su vida privada, con la intención de denunciar a propios y extraños. Insisten en que Lolita no hará distinciones a la hora de resguardar los aspectos más íntimos de su cacareada trayectoria personal. Habrá que esperar, puesto cometería un error imperdonable si llevara a los tribunales a los que la quieren sin intereses ni dobleces.