Menú Portada
El empleado despedido y en huelga de hambre detallaba en su perfil sus ensayos para su grupo musical coincidentes con periodos de baja

Lo que Twitter te da, Facebook te lo quita

Noviembre 29, 2012
pq_885_cobas.JPG

Vinodelfín es el nombre del grupo musical en el que Marcos Armenteros, el ex empleado de Telefónica en huelga de hambre desde hace tres semanas, toca en su tiempo libre. Un hobby que debió írsele de las manos a juzgar por la cantidad de horas que tenía que ensayar antes de los conciertos, y que a veces no eran, según las evidencias, compatibles con su tarea como técnico de planta en las oficinas de Barcelona.

Las mismas redes sociales que le están ayudando, a él y a sus tres ex compañeros –y como sigan así, ex amigos- a promocionar su radical acción para ser readmitido, a convocar flashmobs, a crear hashtags y TTs y todas esas virguerías de la vida digital, le van a costar un disgusto, porque gente lista hay en todas partes y ya hay quien ha atado cabos.

Los conciertos de Vinodelfín y los ensayos previos están detalladamente contados en el perfil de Facebook de Marcos. Lógico, es algo que le apasiona y para eso están las redes sociales, para expresarse y compartir. Las fechas de ausencia de Marcos en Telefónica también son fácilmente contrastables, hay partes de baja y hay compañeros de área cuya paciencia también tiene un límite.

Así pues existe información de ambos calendarios, y naturalmente cruzarla es cosa fácil. Y es una triste pena llevar 23 días sin comer para protestar por algo tan sencillamente contrastable. Y eso sin entrar en que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ya ha obligado a Telefónica a indemnizarle con 118.000 jugosos euros, que ya ha pagado y Marcos ya ha cobrado.

Los días pasan, el asunto se recrudece y las tensiones entre ellos aumentan. Porque son cuatro en huelga, -seis empezaron pero dos ya no han resistido- pero sólo uno es más rico que al principio, y además, ha logrado una campaña de promoción impagable para el que ahora ya es su único trabajo.