Menú Portada

Lo que nos espera este año en la Fórmula 1: El ascenso de Ferrari, el (poco posible) agotamiento de Mercedes, las mejoras de McLaren y la batalla Sainz-Verstappen

Enero 4, 2016
Sepang International Circuit, Sepang, Kuala Lumpur, Malaysia.
Sunday 29 March 2015.
Lewis Hamilton, Mercedes F1 W06 Hybrid, leads Sebastian Vettel, Ferrari SF-15T, and Nico Rosberg, Mercedes F1 W06 Hybrid.
World Copyright: Steve Etherington/LAT Photographic.
ref: Digital Image SNE25183

Año nuevo, reglas viejas, resultados afines. Esto es un poco lo que se espera de esta nueva temporada, la sexagesimoséptima de la historia de la Fórmula 1 y preámbulo de lo que promete ser un cambio de ciclo el año siguiente. Todas las escuderías tienen a equipos de trabajo desarrollando ya el coche del año 2017, y los menos dotados sufrirán a la hora de dividir sus esfuerzos. Sacarán tajada los que cuenten con mayor cantidad de recursos y entre ellos están las dos formaciones que van a luchar por un mundial en el que muchos ya ven a Ferrari disputando cara a cara el último título basado en una geometría mecánica que pasará a ser obsoleta al final de 2016. Mercedes y los italianos dominan este terreno y a los que hay que añadir la sublimación de unos motores, que como fabricantes de los mismos, tienen actualizados con las últimas mejoras. Los muy discutidos V6 híbridos cambiarán este año una de sus características menos brillantes a la hora de correr: el sonido.

Uno de los elementos que resulta más pintoresco al espectador en los circuitos, o al menos resultaba, era el estruendo procedente de los propulsores pero la arquitectura turboalimentada devora los decibelios que vuelven a entrar en las cámaras de combustión. Esto quita mucha presencia a unos coches que este sentido resultan decepcionantes desde que en 2014 se impuso esta tecnología. Hay tres tipos de sonidos que emana de un Fórmula 1: el del aire en su avance, el de los neumáticos en su rozamiento con el asfalto y los ruidos mecánicos propios del coche, pero estos últimos son tan —relativamente— tenues que ahora se pueden escuchar los dos primeros y no quedan ahogados por el bramido de un motor que parece el de un turismo averiado. En 2016 se va a permitir una especie de agujero en el tubo de escape que permita recuperar las sensaciones propias del deporte durante décadas. Este va a ser uno de los cambios de este año… y pocos más.

Mercedes sigue favorito y Ferrari se sitúa al acecho

Los implacables Mercedes aún cuentan como favoritos con una programada continuidad en su estructura, alineación de pilotos y una mecánica de la que se sabe se puede seguir estirando. De excelente se puede tildar el trabajo y avance de Ferrari durante 2015. El año anterior se mostraron a segundo y a veces segundo y medio de los coches grises y este año han partido por la mitad esa diferencia. Algunos observadores como Jacques Villeneuve ya ven el final del ciclo liderado por Mercedes y creen que Sebastian Vettel tiene una oportunidad de oro para conseguir su quinto título. Las mejoras estructurales iniciadas por Marco Mattiaci y más tarde Maurizio Arrivabene han sentado estupendamente a la Scuderia y la llegada de técnicos de campanillas como Jock Clear, procedente de Mercedes, deberían traer mejoras de rendimiento en materias en las que fallaban. A FCA (Fiat Chrysler Automobiles) le vendría de perilla poder ofrecer buenos resultados en las primeras carreras, o incluso en los tests de pretemporada porque en el mismo día en que se publica este artículo —lunes 4 de enero— Ferrari sale a bolsa en Italia, mientras que sus resultados en la de Nueva York son más bien pobres. Necesitan brillar. En todo caso los indicios apuntan a que el título de 2016 saldrá de entre estos dos.

Red Bull pasará por un año de continuidad mientras acaban de dar con un motorista de referencia que se les una a nivel socio, y no como mero proveedor. Renault ya afirmó que no invertiría nada extra en el desarrollo de sus motores y pocos auguran una mejora notable en su rendimiento general. La firma del rombo vuelve al Mundial y ya ha advertido que nadie espere resultados espectaculares al menos en tres años, a lo que se puede añadir que para ello necesitarán un piloto de campanillas, y en el mercado no hay ninguno que parezca interesado en apostar por este proyecto que se encuentra en proceso de reinicio. El último rumor es que el previsto Frederic Vasseur, posible director del equipo pierde fuelle, se queda en GP2. El que en principio sería sólo asesor, Alain Prost, podría ser el director de la escudería, algo que él quería evitar debido a la intensa actividad que ello conlleva.

Las mejoras que se esperan de McLaren y la lucha de los mejores debutantes en Toro Rosso

McLaren-Honda sigue buscando las mejoras y tanto sus directivos como Fernando Alonso se muestran positivos al respecto. Esperan poder recortar en al menos un segundo la diferencia que les separa del resto a pesar de lo que avancen durante este invierno. De ser así sus monoplazas deberían colarse en la Q3 cada domingo y pelear dentro de la zona de puntos, al menos en su zona baja. Les queda mucho trabajo por delante en un proyecto que tiene aspecto de ser de largo recorrido.

Los otros dos puntos de interés de la temporada que ahora empieza son dos luchas internas: la desatada en el interior de Force India, con un excelente Checo Pérez que en 2015 superó de manera inesperada y contundente a la eterna promesa y ganador de Le Mans, Nico Hulkenberg, y la de Toro Rosso, con los dos mejores rookies juntos en años en palabras de Helmut Marko, el consejero deportivo de Red Bull. Esta última lucha tiene algo de fratricida y darwiniano, porque es posible que uno de los dos suba de nivel mientras que el otro, puede que salga del equipo. Esto no es una información, ni siquiera una previsión, sino que responde a una pauta bien conocida por parte de la bebida energética y que ha costado la carrera en la F1 a muchos pilotos que se han visto de la noche a la mañana sin asiento.

A la espera de lo que se vea en los entrenamientos de pretemporada a finales de febrero en Montmeló, esta es la previsión de lo que puede ser una temporada algo más divertida que la anterior. La tecnología del V6 empieza a apretarse y las tecnologías teóricamente comienzan a emparejarse un poco así que es muy posible que veamos coches más igualados desde el plano del caballaje. De ser así, las escaramuzas en la zona media de la tabla van a dejar un buen sabor de boca al año que ahora comienza.

José M. Zapico

@virutasf1