Menú Portada
El secretario de Estado para el Deporte presumió de su gestión ante la prensa

Lissavetzky dice que quiere seguir en el cargo si el PSOE gana las elecciones

Octubre 30, 2007

Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, comentó ante la prensa, en acto organizado por la agencia Europa Press, que desearía seguir en el cargo si el PSOE gana las elecciones generales del mes de marzo. Presumió de su gestión y de los éxitos del deporte español bajo su mandato, aunque sólo fue capaz de nombrar los del baloncesto. No, si gana el PSOE, Jaime Lissavetzky tiene difícil continuar.

pq__505644.jpg

Jaime Lissavetzky habla en público y bien de los éxitos del deporte español, pero sólo se acuerda de las medallas de la selección de baloncesto. Se ve que en estos casi cuatro años no ha habido más. Es capaz incluso de presumir de su ‘éxito’, que no hubiera sido posible sin el trabajo de sus antecesores en el cargo, cuando lo que se encontró en el Consejo Superior de Deportes (CSD) fue una ruina labrada por los Martín Marín y los Gómez Angulo de turno. Pero a este dirigente del Socialismo madrileño se le ha visto más en fotos con deportistas y políticos de la oposición que con los del suyo propio. Y eso en Ferraz ni ha gustado.
Sus abrazos con el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, un representante del PP andaluz, o su proximidad con la gestión de Madrid´16 y antes de Madrid’12, también promovida por el partido de la oposición y que el PSM ha tratado de reconducir sin éxito por lo faraónico y para nada social proyecto.
Jaime Lissavetzky no ha sabido sacar provecho político de los éxitos del deporte español en este período olímpico que ha coincidido con el mandato del PSOE, y al Gobierno sólo le han salpicado la mala imagen de país tolerante con el dopaje y líder mundial del mismo, las nacionalizaciones de deportistas para que represente a nuestro país, especialmente en atletismo, y que han cerrado el paso a los nativos, o la nula representación de nuestro país es un organismo como el Comité Olímpico Internacional (COI), donde sólo nos queda el octogenario Samaranch. Eso sí, es tan poco inteligente que ante la Prensa presume de todo lo contrario y achaca la medalla de Paquillo Fernández en los pasados mundiales de Atletismo a que tenemos representantes en esa federación internacional y por eso tras ser descalificado le volvieron a reponer en el podio. O sea, Paquillo, que no ganaste tu la plata sino los representantes españoles en la IAAF que convirtieron tu trampa en medalla.
En su visión de futuro Jaime Lissavetzky dice que Chicago será el rival para la adjudicación de los Juegos de 2016 y no Río de Janeiro, como creemos la mayoría. Parece olvidar que todo el voto sudamericano se lo llevan los brasileños y sin ese voto Madrid puede no pasar ni el primer corte. Pero Jaime Lissavetzky está a muerte con Gallardón y su proyecto.
Eso sí, anunció la creación de un consejo consultivo del deporte español, una especie de Consejo de Estado del Deporte, para que lo presidida Juan Antonio Samaranch, formado por deportistas que tienen la distinción de la Gran Cruz del Mérito Deportivo y de reconocido prestigio. Crea el cargo, aunque funciones reales, ya me contarán las que puede tener.

Raúl, otro charco

Y cómo no. Dos horas con la prensa dan para mucho… y terminó metiéndose en un charco. El del fútbol, que a poco que los actuales rectores de la Federación Española anden listos, va a suponer un dolor de cabeza político para el Gobierno. Anunció de pasada que en breve saldrá la orden ministerial que convoca las elecciones federativas, como ustedes saben por este diario desde el lunes. El mundo del fútbol contra el Gobierno no es algo que Zapatero quiera oír ni va a permitir que suceda. A ver cómo lo arregla don Jaime.
Por si fuera poco, se atrevió a hacer de adivino y predijo que Raúl, el jugador del Real Madrid, estará en la fase final de la Eurocopa. Se lo habrá confesado Luis Aragonés, porque ya les aseguro yo que no ha sido Angel María Villar con quien no se habla. “Deseo que España pueda ser campeona de Europa, aunque para ello le falta suerte y algo más”, fueron sus palabras en el encuentro de Europa Press. Y lo terminó de arreglar añadiendo que “espero unas próximas elecciones en la RFEF transparentes”. El que espera algo teme.