Menú Portada
El CSD concedió el aplazamiento de las elecciones de la Federación de Fútbol, pese a que no le fue pedido

Lissavetzky acepta que su orden ministerial era una chapuza que no podía exigir su cumplimiento

Abril 24, 2008

El Consejo Superior de Deportes (CSD) consumó la tropelía y saltándose sus propias normas aplazó las elecciones de la Federación Española de Fútbol (RFEF) por propia iniciativa, sin que el propio interesado lo solicitara. Ahora es turno de la oposición que encabeza Mateo Alemany. Se abre el camino de la Justicia ordinaria, ya que la deportiva no ha sido tal.

pq_503_villar.jpg

No ha habido pronunciamientos en público. Se esperaba la resolución y una vez conocida, la Plataforma Federación de todos, como ha venido advirtiendo durante dos meses, tomará medidas legales. El cachondeo ha sido total, de tal calibre que hay margen para pensar mal … y acertar. Cuando el sercretario de estado de sus explicaciones , sabremos mas. O no, que es lo que me temo. Pero claro, hasta el momento sólo el Larguero de la Cadena Ser y extraconfidencial.com le han dicho las verdades del barquero. Y Lissavetzky no tiene respuesta, al menos creíble o decente.

La RFEF no pidió el aplazamiento conforme a la orden ministerial. OM, que ya es hora decirlo, no había por dónde cogerla. Atacable por todos los flancos jurídicamente e insostenible, razón por la que los excelentes juristas de Angel María Villar se la han toreado y el secretario de Estado, sabían de la mediocridad de su norma y antes que enfrentarse a un largo proceso judicial contra su propia imagen, ha preferido hincar el pie y dejar sin cumplir la ley a una Federación que la viene vulnerando desde hace muchos años pero que sólo en el segundo gobierno de Aznar fue llevada ante la Justicia, que acabó condenándola hace un año. Por cierto, numerosos casos pendientes se agolpan en los juzgados esperando ver la luz, pero una mano negra los debe tener retenidos en un cajón. Es hora de que vean la luz, aunque sea en un medio escrito digital.

Es tiempo pues de esperar los pasos de la Plataforma. En los próximos días tendremos noticias de cuáles son los cauces y contra quién van las demandas. Al señor Lissavetzky hay que recordarle que la asamblea de la RFEF del 3 de marzo cambió sus estatutos y borró de los mismos el sometimiento el ordenamiento jurídico español. Eso es lo que se ha tragado el secretario de Estado para el Deporte actual, que va camino de hacer buenos a sus inútiles predecesores Gómez Angulo y Martín Marín. Algo de Guinness.