Menú Portada
Alberto Martín no descarta luchar por la custodia

Lidia Bosch quiere volver a la tele

Febrero 8, 2010

Es carne de interpetación. Ella lo sabe y va a intentar incorporarse a alguna de las series de televisión coin la que consiga retomar la vida tranquila y sosegada que tenía antes de contraer matrimonio con Alberto Martín.

pq_922_lidiaa.jpg

Nadie puede negar que éstos están siendo los momentos más duros de la vida de Lidia Bosch. Enfrentarse a un constante e intoxicado goteo de informaciones que la tildan de manipuladora, mentirosa y hasta maquiavélica le ha pasado factura. Por eso no es de extrañar que la catalana haya empezado a desconfiar hasta de su propia sombra. Durante este difícil periodo ha sufrido demasiados mazazos y muchas decepciones y traiciones. Es ley de vida, quizás, pero no deja de ser cuanto menos llamativo que alguien como ella, con una trayectoria brillante en lo personal y perfecta en lo profesional, esté en boca de todos. Da que pensar que hay una mano experta que anda removiendo, a su antojo, esas piezas de un puzle que ahora no encajan. Es absurdo e incluso ofensivo que los portadores de Alberto Martín la señalen tímidamente como urdidora de una trama para sonsacar más dinero de una pensión o manutención que es la que le corresponde. Parece excesiva frivolidad, quizás porque es descabellado creer que una madre ponga la salud mental de su hija en juego. Lidia Bosch no es ni tan mala como la pintan, ni tan fría y calculadora como se empecinan los que la tienen entre ceja y ceja. Entre otras cosas, hay quien la critica por haberse puesto en contacto con las presentadoras de los programas matutinos para buscar apoyos. Sin embargo, nadie se ha parado a pensar en que con algunas de ellas ha mantenido muchas horas de pasillos y encuentros al caer la tarde. Creen que ella puede con todo, pero no es así. Al ajetreo que le azota en estos momentos no es fácil de aguantar. Y más cuando, me cuentan, Alberto no descarta luchar por la custodia de los niños. No lo tendrá fácil, pues Lidia tiene todo atado y bien atado.
 
Me cuentan que Lidia está estudiando la posibilidad de incorporarse a una serie de televisión que le devuelva la paz y la armonía que tenía cuando únicamente era noticia por sus papeles interpretativos. De momento, Bosch no sabe cómo será su futuro, pero lo tiene claro: quiere recuperar la vida que tenía antes de su matrimonio. Ella, que no duda que esa relación fue un auténtico error, volvería a repetir la experiencia porque los dos pequeños que corretean alejados del turbio presente, son lo mejor que le ha pasado en su vida. Eso y el nacimiento de Andrea, la auténtica niña de sus ojos. Ojalá que, muy pronto, pase semejante huracán y la actriz vuelva a sonreír. Es lo que se merece.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)