Menú Portada
Tras el supuesto peritaje de los menores

Lidia Bosch estudia medidas contra Alberto Martín

Mayo 19, 2010

Todos utilizan sus mejores armas para defenderse. Lidia Bosch recibió la noticia del supuesto peritaje de sus hijos menores como un jarro de agua fría.

pq_923_lidia.jpg

No se puede negar que la imagen de Lidia Bosch cambió radicalmente el día en el que tuvo que enfrentarse a un tremendo escándalo que atañía a su hija mayor, Andrea, nacida de su relación con el también actor Miguel Molina. Lidia acudió a los tribunales para poner en conocimiento de los juzgados un abuso al que, al parecer, fue sometida su hija en manos de su último marido, Alberto Martín Caballero. La justicia le dio la espalda. Por alguna extraña razón, las pruebas aportadas por la actriz no fueron lo suficientemente válidas para condenar al arquitecto y, ahora, entre recurso y juicio, diversas informaciones apuntan a que Alberto habría pedido un informe psicológico de los dos hijos menores que tiene con Lidia para intentar arrebatarle la custodia de los pequeños. Una información que, con el paso de los días, adquiere mayor notoriedad. Las revistas de esta semanas hacen hincapié en este punto y reproducen las imágenes más actuales de la intérprete tras conocerse tan durísima información.
 
Dicen que va a luchar con todas sus fuerzas para intentar salirse con la suya. Es una forma algo desaforada de demostrar que la calidad de vida de los mellizos no es tan buena como se hace ver. Algo insólito, pues es de sobras conocido que Lidia se desvive por sus hijos. Viaja con ellos, los cuida y protege de todo cuanto les puede hacer daño. De hecho, cuando se enteró de la iniciativa de su ex marido rompió a llorar desconsoladamente. No entiende cómo puede actuar de semejante manera. Sobre todo porque ella sólo ha sido el hilo conductor entre su hija y la justicia. Y, por supuesto, ella cree a pies juntillas a la ya mayor de edad. No debería no creerla. Sin embargo, me cuentan que Lidia tampoco se va a quedar quieta ante el embiste desmedido de Alberto Martín. En estos momentos estudia interponerle una nueva demanda ante lo que ella considera un acoso sin parangón. No obstante, el silencio le envuelve cuando se le pregunta abiertamente sobre tan dramático acontecimiento. Lo único que critica ferozmente es las incertidumbres judiciales a las que tiene que hacer frente constantemente: “No entiendo cómo es posible que todo haya adquirido este cariz y, sobre todo, habría que preguntarse el motivo por el que todo ha recaído en el juzgado en el que ha recaído”, me dijo hace un tiempo la actriz, poco después de que regresara de la fría Laponia con sus hijos. Para que luego Alberto hable y hasta especule.
 

Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)