Menú Portada
Las ayudas van a cargo del presupuesto del Instituto Nacional del Consumo de este año

Leire Pajín regala otros 3,6 millones de euros a las asociaciones de consumidores

Diciembre 15, 2011

Estas subvenciones van destinadas a promover el asociacionismo de consumo y a la realización de actividades de información, defensa y protección de los derechos de los consumidores

Aunque las Organizaciones de consumidores son entidades de carácter privado, independientes, y constituidas sin ánimo de lucro en la práctica utilizan fórmulas para obtener fondos de empresas privadas

FACUA, por ejemplo, utiliza “convenios de concertación” con grandes empresas, el último con Danone


La defensa del consumidor se ha convertido en un verdadero negocio lucrativo: subvenciones, puestos relevantes y amplia cobertura mediática. Una publicidad gratuita por la que muchas Asociaciones luchan para hacer llegar al ciudadano su mensaje, y que la gran mayoría de las asociaciones confunden con el verdadero apoyo al consumidor, mucho y ruido y pocas nueces.

Esta competencia feroz entre asociaciones se muestra por ejemplo en el reparto de subvenciones, un jugoso pastel que este año nos ha costado más de 3,6 millones de euros. Y es que Leire Pajín, nueve días antes de las elecciones cerró el reparto entre todas las organizaciones de ámbito estatal, 11 en total, y que van desde los 685.196,84 euros que ha recibido Unión de Consumidores de España (UCE) a los 81.700 euros de la OCU. Esta organización es la que menos recibe, pero una de las más agresivas en la captación de socios como ya informó extraconfidencial.com imitando incluso la imagen de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos en sus correos electrónicos de captación.

Entre las partidas repartidas por Pajín, de lo más diverso, por ejemplo, 158.000 euros para Seguimiento y análisis comunicación comercial durante 2011 que recibe la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), 75.000 euros para la creación de un canal multimedia de consumo dentro de un medio de comunicación de prestigio para detectar y difundir prácticas desleales o 85.000 euros para el programa de denuncia contra el spam telefónico de FACUA.

Y es que alrededor de los problemas de los consumidores se ha creado un entramado de jugosas ayudas públicas por el que hay verdadera competencia. En esta carrera, no faltan descalificaciones entre Asociaciones que teóricamente deberían buscar el mismo fin, la ayuda al consumidor, en busca de desbancarlas y llevarse un pedazo mayor del pastel público. Y es que a estas ayudas hay que añadir las que reciben en el ámbito autonómico y las vías de financiación que más allá de sus socios, buscan las empresas.

Vías de financiación paralelas

En este circo mediático sin duda uno de los líderes es FACUA, “espectáculo” que incluye denunciar cualquier tema, como hacer de “policías” ante el incumplimiento de la Ley Antitabaco, atacar a Media Markt por publicidad sexista o incluso estipular como las empresas editoras deben distribuir sus coleccionables en los kioscos.

FACUA destaca que su financiación procede de las cuotas de los socios y sus Asociaciones territoriales, además de las subvenciones de las Administraciones Públicas. Según ha defendido en otros medios su presidente durante más de tres décadas, Francisco Sánchez Legrán, “es obligatorio recibir subvenciones”.

Pero va mucho más allá, FACUA, que por ejemplo se jactó de la expulsión de AUSBANC del Consejo de Consumidores por financiarse con una “fórmula muy burda”, ha encontrado su propia vía de ingresos en los Convenios de Concertación con instituciones y empresas privadas, acuerdos bilaterales creados con el objetivo de “desarrollar actuaciones conjuntas encaminadas a mejorar la información de los consumidores”.

Uno de los últimos firmado con la todopoderosa Danone, con el objetivo de “garantizar y mejorar los derechos de los consumidores respecto a la calidad de los productos alimentarios, la información ofrecida al usuario y la atención a los consumidores” algo que se da por supuesto y que debería garantizar el Instituto Nacional de Consumo, sin ningún convenio por medio. Pero no solo eso, tiene firmados convenios con la Asociación CAAE (agricultura ecológica), Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos (AEAS), Asociación Nacional de Protésicos Dentales Autónomos (Anprodenta-UPTA), Asociación Técnica de Producción Integrada del Olivar, Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros, Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (Cgcoapi), Ebay, Grupo Leche Pascual, Iberdrola, Ivesur, Mercadona, Midas o Pepephone.

Pero a pesar de todo ello, como pasa con sindicatos y partidos políticos, todos los españoles destinamos millones de euros en cuantiosas subvenciones.