Menú Portada

Las vacaciones en pareja hacen que se tengan más ganas de ser infiel: en verano, las “aventuras” de una mujer con pareja crecen más en los últimos años

Abril 17, 2017
pareja-manana

Las vacaciones, como las que acaban de finalizar hoy para muchos, no son sinónimo de paz y concordia en la pareja, muchas veces, se convierten en un problema. Un nuevo estudio muestra que las vacaciones hacen que se esté más abierto a la idea de tener una aventura. Los resultados, proporcionados por el portal de viajes Felices Vacaciones, revela que un 40% de los hombres y mujeres sienten mayor tentación a ser infiel a su pareja durante un viaje de asueto y un 20 % acepta que es infiel a su pareja mientras viaja.

La principal razón por la que preferirían pasar más tiempo de sus vacaciones con su amante o buscarse (si no tienen) una buena aventura extramatrimonial, es que no tienen suficiente sexo dentro de su relación.

Diferencias entre hombres y mujeres

A partir de aquí, los hombres y las mujeres difieren en sus razones. Otro estudio del portal de citas Victoria Milán completa las motivaciones.   Ellos son más propensos a ser infieles, porque se sienten asfixiados por la presión que ejerce su pareja durante las vacaciones (23,40%). Para ellas, las múltiples discusiones con sus maridos o novios es el segundo motivo (19,30%), el mismo que se encuentra en la tercera posición para los hombres con un 14,2%, Para ellas el no tener el suficiente tema de conversación para tanto tiempo libre juntos (15,3%), es también una razón suficiente para buscarse un amante.

En verano, aún peor

Pero si las cortas vacaciones de Semana Santa disparan las infidelidades, es peor en verano. El factor clima y temperatura ejercen influencia en el raciocinio de todos los seres humanos; por consecuencia, cuando se viaja en verano a un destino más caluroso, el cerebro se estimula, pues el calor parece excitar el sentimiento al riesgo y la empatía, factores clave para la infidelidad.

Por último, este estudio acaba con el falso mito de que los hombres son mucho más infieles que las mujeres. No sólo los porcentajes de infidelidad son prácticamente iguales, las “aventuras” de una mujer casada o en pareja son las que más crecen en los últimos años.