Menú Portada

Las supuestas “víctimas” de la Operación Lezo: los trabajadores del Canal de Isabel II cobran una prima de 150 euros acumulables por cada año trabajado, reciben premios por permanencia y tienen su puesto de trabajo asegurado, aunque haya sobredimensionamiento en plantilla (I)

Junio 20, 2017
Canal de Isabel II

Este lunes se cumplen dos meses del arranque de la Operación Lezo. Sesenta días de una instrucción, que ya se extiende más allá de España, y que busca esclarecer todas las supuestas operaciones delictivas costa del Canal de Isabel II. Y, como suele ser habitual, no han parado de surgir oportunistas. Lo utilizó Podemos en su fracasada moción de censura contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Pero también algún sindicato de la empresa pública que gestiona el agua de todos los madrileños. Así, Comisiones Obreras (CC.OO.), anunciaba su intención de personarse como acusación particular en el juicio sobre la Operación Lezo, en relación al “saqueo” que según la organización sindical se produjo no sólo con Ignacio González, también en los gobiernos de Alberto Ruíz Gallardón y Esperanza Aguirre.

Jaime Cedrún, secretario general de CC.OO. de Madrid, afirmó que las principales víctimas de la “vergüenza” acaecida al calor del Canal Isabel II han sido, además de los consumidores, los propios trabajadores de la entidad, que han sufrido acoso laboral e incluso sanciones. “Han sido días muy duros”, señaló también Emilio Torres, representante de este sindicato entre los trabajadores de la empresa pública. Lo que no dice el sindicalista es que, además de estas supuestas penalidades, los empleados del Canal disfrutan de un Convenio Colectivo privilegiado con beneficios imposibles de encontrar en casi ninguna Corporación.

150 euros al año acumulables por antigüedad

Mientras que las empresas que aplican el concepto de antigüedad lo hacen por cada tres o cinco años (trienios y quinquenio), en el Canal de Isabel II lo hacen cada año y por una cantidad nada desdeñable, con independencia de la categoría profesional del empleado. Por cada año de servicios prestados en la Empresa cada empleado percibe 150 euros anuales; es decir, si, por ejemplo, alcanza los 20 años de antigüedad, recibirá 3.000 euros. Esta cuantía, resultante de multiplicar el número de anualidades por el valor fijado para éstos, se distribuye a lo largo de las doce mensualidades.

Este no es el único “beneficio” por antigüedad. También, como “Premio de Permanencia”, los trabajadores reciben permisos de trabajo: El año que cumplan 10 años de antigüedad, 7 días de permiso; a los 20 años 15 días naturales consecutivos y a los 30 años, 30 días de vacaciones.

Complementos por objetivos e incentivos a la productividad

El Convenio del Canal de Isabel II también establece un complemento anual por objetivos, según la evaluación de su dedicación y el cumplimiento, que puede alcanzar hasta el 10% del salario base más el complemento de destino.

Además, también abona un plus en concepto de incentivo de productividad mediante la evaluación del desempeño. Este puede alcanzar hasta el 7% del salario base más el complemento de destino. Si, por ejemplo, a un trabajador la suma del salario base más este complemento alcanza los 30.000 euros, podrá recibir hasta 5.100 euros por estos dos conceptos.

Puesto de trabajo asegurado, aunque sobren empleados

Pero el privilegio más importante lo tienen con respecto a la seguridad en su puesto de trabajo. Incluso en el supuesto de existir sobredimensionamiento de plantilla, cualquiera que sea la causa, el trabajador no será despedido, sino que será reasignado en otra Unidad de la Empresa, garantizándose la estabilidad en el empleo, sin reducción de su jornada de trabajo. Es más, se le proporcionará la formación necesaria para el desempeño de otro puesto de trabajo, garantizándose su retribución salarial, aunque desempeñe otro de inferior nivel salarial.

Según el sindicato CC.OO., la herencia de la gestión del Canal de Isabel II ha sido 1.000 millones de euros de deuda y los únicos beneficios anuales que hubo “se repartieron entre unos pocos”. Parece claro que también se distribuyen entre todos sus trabajadores.