Menú Portada
Se trata de una macro-urbanización a las afueras de Pamplona

Las supuestas irregularidades inmobiliarias de Miguel Sanz

Octubre 2, 2008

Mientras el presidente de la Comunidad Foral de Navarra, Miguel Sanz, deshoja la margarita sobre si su partido, UPN, apoyará o no los Presupuestos Generales del Estado de Rodríguez Zapatero hay otro asunto que le trae de cabeza. Un respaldo que, de producirse, le supondría la ruptura con el Partido Popular que no tiene representación en Navarra.

pq__SANZ.jpg

Y, de paso, una nueva zancadilla al nuevo equipo de Rajoy que, sin duda, aprovecharán los críticos para reprocharle que es incapaz de mantener un acuerdo que, hasta la fecha, ha resultado muy provechoso para ambas partes.
El otro frente del presidente navarro se centra en la operación de compra-venta de suelo en las Cendeas de Cizur y Galar. Eran otros tiempos de bonanza económica y el suelo residencial se había convertido en una fuente inagotable de ingresos. En julio de 2005, el Gobierno de Navarra convocó un concurso público para la adquisición de suelo y un año después lo resolvía a través de la empresa pública Nasursa. Y entre otros terrenos adquiría 300 hectáreas en la Cendea de Cizur y otras 21,67 en la de Galar.
Tan sólo algunos detalles de esta operación que les ampliaremos a partir del próximo lunes: valorada en 3.935 millones de euros, se preveía construir alrededor de 19.000 viviendas. En total, una población superior a las 50.000 personas lo que convertiría a este núcleo urbano en la segunda población de la Comunidad Foral. Vamos, al estilo de Paco “El Pocero” y su residencial en Seseña. Eso sí, el sistema empleado es de auténtica ingeniería financiera.
Ahora, habrá que preguntarse cómo explicará Miguel Sanz a los navarros esta megalomanía inmobiliaria. Porque el proyecto, muy ambicioso y próspero en 2005, se augura como una auténtico fiasco tal y como marcha el mercado. Insistimos, a partir del lunes todos los pormenores de la operación.