Menú Portada
La instrucción del caso Asamblea será más larga de lo esperado, dado el sinfín de irregularidades

Las secuelas de la presidencia de Ramón Calderón tardarán un año en conocerse

Julio 14, 2009

Las secuelas de la presidencia de Ramón Calderón al frente del Real Madrid tardarán más de un año en conocerse, dado el confusionismo e irregularidades que se están detectando. Como recordarán, el juez Santiago Torres, titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, ordenó la retirada de la contabilidad del club bajo el período de mandato de Calderón, hace más de dos meses. Desde entonces no ha parado de pedir más documentos. Lo que parecía sería una instrucción sencilla, limitada al acto de la asamblea adulterada del 7 de diciembre pasado, se va convertir en algo mucho más prolijo y de consecuencias imprevisibles.

pq__calde_civil.jpg

Ayer publicaba el diario Marca –nosotros sí citamos, ellos jamás lo hacen- que en la posible venta de Klaas Huntelaar al Stuttgart alemán, el Real Madrid tendrá que pagar siete millones de euros al Ajax, el equipo al que el Madrid se lo compró en enero por 20 millones de euros, debido a una cláusula de dicho contrato en la que los blancos obligaban a pagar esa cantidad extra en un hipotético traspaso. Y ese contrato y esa cláusula los firmó Ramón Calderón. No se cuenta en esta historia que el precio del jugador era de 27 millones de euros y que el Ajax aceptó la rebaja a cambio de esta cláusula de futuro. Futuro que ha llegado antes de tiempo, pero que viene a ilustrar las sorpresas que los nuevos dirigentes blancos se están encontrando.
Pero las sorpresas están apareciendo en el modelo de gestión llevado a cabo por el equipo de Calderón, del que alguno de sus miembros sigue en la estructura del Real Madrid de Florentino Pérez. Si recordamos la breve campaña electoral del mes de junio, la plataforma Etica Madridista prometió públicamente su apoyo al candidato que asegurara que tiraría de la manta y pondría al descubierto las irregularidades que se encontrasen en el club. Florentino aceptó aquel reto.
Pero parte de esa labor de investigación la está realizando el juez Torres porque en la maraña de la asamblea adulterada no se quedó en lo superficial –los infiltrados en las votaciones-, sino que quiso saber para qué era necesario hacer trampas. ¿Para tapar algo? Y en esas está, revisando los libros de cuentas, los contratos, los fichajes, los traspasos… todo. Y cuando ve un nuevo indicio, pide al club más documentación.

La herencia familiar

De manera que los que creían que en el Madrid sucedería como en anteriores épocas donde unos presidentes tapaban a otros, ahora no va a ser posible aunque se pretendiese. Y cada vez que desde el juzgado piden un nuevo papel, se busca y se entrega. Pero pese a lo diligente que es Santiago Torres, esta instrucción va para largo y veremos en qué se concreta.
Mientras, Ramón Calderón sigue a lo suyo. Cobrando ahora de la Federación por la organización del centenario y colocando a sus amiguetes en la propia RFEF con buenos sueldazos. Pero no queda ahí su quehacer. La semana pasada se publicó que Calderón está enrolado en un grupo que pretende comprar el Xerez Deportivo, nuevo equipo de Primera. En público lo ha desmentido, pero no en privado, aunque ha puesto un matiz a dicha compra: quien en todo caso invertiría el dinero es su esposa, proveniente de una herencia familiar, porque él, como todo el mundo sabe, no tiene medios económicos para hacerlo. Cosas veredes.