Menú Portada
Salvo Onda Cero que apuesta por la continuidad del éxito

Las radios revolucionan nombres y parrillas para la próxima temporada

Julio 18, 2012
pq_923_RNE-sede.JPG

Una vez que las cadenas de radio asimilan el EGM de Julio y extraen sus conclusiones se produce un paréntesis estival en el que las diferentes programaciones sufren algunos cambios. Se relajan los contenidos y, de paso, los ejecutivos aprovechan para dar minutos de titularidad a locutores y periodistas de la cantera que durante la temporada suelen estar en el banquillo o bien se limitan exclusivamente a sus programas locales o regionales.

Las radios están, pues, en el taller, preparando todos los ajustes para arrancar en septiembre con la maquinaria dispuesta a dar la mayor potencia posible. Y la temporada 2012-2013 se presenta como verdaderamente revolucionaria en este medio que cada día goza de más repercusión y prestigio entre la ciudadanía.

La SER ya no es lo que era

En el caso de la SER hay que analizar un cúmulo de circunstancias que han dado lugar a un cambio radical. Carles Francino deja la mañana muy a su pesar para hacerse cargo de la franja vespertina de cuatro a ocho, en cuyo último tramo incorporará veinte minutos de desconexión regional. El ERE y las reducciones de plantilla que se avecinan son un mazazo para las emisoras locales de la cadena. Este cambio supondrá el traslado de Gemma Nierga a las mañanas. La catalana recogerá a las diez, y tampoco de muy buen grado, el testigo que le pase Pepa Bueno, que llega a la Gran Vía tras dejar el Telediario 2, de TVE, un fichaje muy controvertido por el secretismo que la empresa mantiene sobre las astronómicas condiciones de su contrato.

En la SER son cada vez más las voces que critican que Bueno sea tratada como una estrella de un tramo informativo para el que la casa cuenta con profesionales bastante más cualificados que la extremeña, en medio de una oleada de despidos masivos. A decir verdad, los nuevos gestores de Prisa han venido mostrando una especie de fijación con Pepa Bueno, a la que pensaron colocar al frente de la versión española de Huffington Post, que se está revelando como otro nuevo fracaso del grupo. Finalmente, fue Montserrat Domínguez quien se hizo cargo del invento, abandonando sin que nadie en el sector lo entienda muy bien su programa de fin de semana en las mañanas de la SER con el que repetía liderazgo en cada EGM y que desde septiembre estará conducido por Javier del Pino, a quien se ha encargado echar el cierre de la corresponsalía en Washington sin sustituto. La asfixia económica del Grupo obligará al mismo tiempo a prescindir de la delegación en París.

En RNE, un auténtico terremoto

En Radio Nacional de España se vive ya un auténtico terremoto. El nombramiento de dos históricos de la Corporación como Ventero y Vegue, ambos con plaza propia por oposición, auguraba cambios suaves en la cadena pública. Sin embargo, las destituciones de Juan Ramón Lucas, Toni Garrido y Pepa Fernández han sido fulminantes. En el caso de Lucas, no se encuentran explicaciones para que RTVE prescinda de él cuando ha logrado mantener una línea ascendente de audiencia en su programa matinal, un muy buen producto radiofónico de impecable factura.

Llega, por tanto, la hora de los rumores sobre quiénes se ocuparán de esas franjas. Para sustituir a Juan Ramón nuevamente vuelve a sonar el nombre de Antonio Jiménez, que ya pilotó las mañanas tras la primera victoria electoral de Aznar. Antonio, director y presentador de El Gato al Agua de Intereconomía, llama a todas las puertas que puede, consciente además de que la pervivencia del Grupo que preside Julio Ariza es cada vez más complicada por su gigantesco déficit. Si, finalmente, Jiménez llega a RNE, el oyente se hará una idea de cuál será la línea ideológica de la radio pública, un temor que hasta el momento se había limitado a la hermana mayor, TVE, con el más que polémico nombramiento de Julio Somoano como director de Informativos.

La COPE, en manos de una consultora sueca

La COPE ha optado por confiar su futuro a una consultora sueca, la encargada de decirles a los obispos que hay que rejuvenecer la antena. La cadena se arriesgará a incorporar contenidos de radio fórmula a su franja matinal convencional. Javier Nieves, un brillante locutor de Cadena Cien, se hará con la antena desde las diez de la mañana, una vez que Ernesto Sáenz de Buruaga acabe su turno. Por tercera temporada consecutiva y con resultados francamente escasos.  Ese “comité de sabios” sueco también ha recomendando que Ernesto relaje mucho sus contenidos, es decir, que haga un programa con menor carga política y económica. Después del fiasco de César Lumbreras en las tardes, la COPE ha decidido contar con Ramón García, que arrancará a las tres de la tarde para entregar el micrófono a las siete a Juan Pablo Colmenarejo, lo que hace pensar que también se escuchará la marcha fúnebre para la información local de la cadena, al igual que en la radio de Prisa. Los gestores de la episcopal son conscientes también del gigantesco desembolso realizado el pasado año para fichar al núcleo duro de los deportes de la SER, que ha aumentado la facturación publicitaria aunque ha quedado muy lejos de las expectativas que la COPE había depositado en ellos tras una negociación millonaria.

ABC Punto Radio, la gran incógnita

El caso de ABC Punto Radio es el más insólito de todos. Cambió el nombre y la identidad corporativa apenas un mes y medio después de comenzar la temporada. La experiencia ha acabado por dar la puntilla a una cadena con cada vez menos postes emisores y sin ninguna influencia en la opinión pública, lastrada además por una situación económica crítica que la obliga casi a regalar la publicidad. Los ejecutivos de Vocento han mantenido contactos con los de la COPE para buscar algún acuerdo, que está muy lejos de alcanzarse. ABC Punto Radio pretende que en esa hipotética alianza Melchor Miralles y Ángel Expósito comanden la mañana y la noche respectivamente, después de haber cosechado sendos fracasos en la antena del multimedia vasco. Entre periodistas y anunciantes cada vez se cuestiona con más insistencia si ABC Punto Radio comenzará la nueva temporada en septiembre o si se desvanecerá en el éter para siempre.

Y Onda Cero apuesta por la continuidad del éxito

Fuera de todo este complejo movimiento queda Onda Cero. La radio de Planeta sigue demostrando su solidez como segunda opción cada vez más consolidada, con excelentes datos de audiencia y unas cuentas saneadas, algo muy complicado en medio de una crisis que sacude a todos los medios. Salvo el relevo en la conducción del programa deportivo de la noche, la parrilla de Onda Cero se mantendrá inalterable siguiendo los principios de sus directivos, que siempre han defendido que lo que 43funciona no hay que cambiarlo.