Menú Portada

Las productoras cinematográficas españolas se hacen con 25 millones de euros del Ministerio de Cultura tras inflar sus resultados en taquilla a través de un supuesto fraude de compra de entradas

Enero 26, 2016

El ministro Méndez de Vigo ha concedido esta cantidad en la convocatoria de 2015 y ha aprobado cambios legislativos para normalizar la situación. Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y presunto implicado en esta trama, ha recibido la ayuda más alta: 1,5 millones por la película de Álex de la Iglesia, “Las brujas de Zugarramurdi”

premios-goya-cine-espanol

Parecía que nada podía toser al cine español. La dulce resaca de “Ocho apellidos vascos” en su versión catalana, arrasaba en taquillas convirtiéndose en el mejor estreno de la historia del cine español con 8 millones de euros de recaudación en su primer fin de semana. Un hecho que tenía su continuación en las nominaciones a los Premios Goya, la fiesta del celuloide nacional, en lo que parece, uno de los mejores momentos que ha vivido el séptimo arte en España, al menos en su rocambolesca historia moderna. Pero como ocurre en la mayor parte de los sectores de mercado, no todo lo que es oro reluce.

Cuatro Juzgados madrileños investigan a varias Salas y productores del cine español por un supuesto fraude en la compra de entradas. En el proceso se encuentran implicados nombres de importantes productores nacionales como Enrique Cerezo, Gerardo Herrero o Enrique González Macho, presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, antes de dar el relevo en este mismo año a Antonio Resines. La compra de entradas por parte de los productores parece ser una práctica habitual y clandestina en la industria cinematográfica española con el objetivo de alcanzar los requisitos mínimos de taquilla que marca la normativa para obtener ciertas subvenciones.

Distribución de subvenciones extremadamente irregular: Enrique Cerezo, el gran beneficiado

Unas subvenciones muy desiguales que siguen prorrogando la existencia de oligopolios en la producción y distribución cinematográfica española. Ahora, una duda más salta a la palestra, ¿son estas ayudas coherentes con la captación real del público en taquilla, o estas cifras se encuentran infladas por los productores? El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dirigido por Íñigo Méndez de Vigo publicaba la nueva resolución del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, por la que se conceden ayudas de carácter general y complementario para la amortización de películas cinematográficas de largometraje, en la convocatoria del año 2015”.

El importe total concedido a tenor de estas ayudas es de unos 25 millones de euros (24.777.859,15 euros), pero los puntos obtenidos por cada film hacen que la distribución de los mismos sea extremadamente irregular. Curioso es cuanto menos que uno de los principales acusados en la investigación de los Juzgados madrileños acerca de la compra fraudulenta de entradas, reciba la ayuda más alta de la convocatoria del presente año: 1,5 millones de euros. La productora de Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y propietario del canal autonómico de Madrid 8madrid, ha recibido la subvención más elevada por la película de Álex de la Iglesia, “Las brujas de Zugarramurdi”.

También ha recibido la misma cantidad máxima la productora nacional El Deseo por la película “Los amantes pasajeros”. Sin embargo, si comparamos estas cantidades con aquellas que han recibido otros largometrajes que no han cosechado tan buen resultado en taquilla, el resultado es demoledor. Por ejemplo, la co producción “El secreto del cofre del rey Midas”, se lleva más de 7.500 euros, pero una de sus productoras, Arcadia Motion Pictures, solo se veía beneficiada con una pírrica subvención de 68,56 euros tan pequeña en la concesión como bochornosa en la entrega. “La distancia” ha sido la película que menos ayudas ha recibido con 864 euros que se han tenido que repartir sus productoras Advanced Music y Arcadia Motion Pictures.

Cambios legislativos

Para evitar estas situaciones y con el escándalo del supuesto fraude en la compra de entradas sobrevolando las salas de cine españolas, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha revisado el sistema de concesión de ayudas y ha publicado una nueva resolución por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas y se determina la estructura del Registro Administrativo de Empresas Cinematográficas y Audiovisuales. Estas modificaciones de las normas legales y reglamentarias requieren la actualización de las bases reguladoras de las ayudas para su adaptación al nuevo modelo. Así, la reforma de la Ley del Cine cambia el sistema de ayudas que se concederán con otros criterios ajenos a la taquilla obtenida.

Queda por ver si estos cambios serán suficientes y llegarán a tiempo para erradicar una conducta polémica y convulsa que ha adquirido el sector cinematográfico español, en el que solo ganan los de siempre, y son pocos.

Doinel Castro